La seductora conducción de la serie televisiva Hábitat

Hacia 2011 se produce en la Isla el lanzamiento de una serie audiovisual que con enunciados inéditos y salvando la tradición de los imperecederos El hombre y la tierra y Entorno, que condujeran los biólogos Félix Rodríguez de la Fuente (España) y José Ramón Cuevas (Cuba), en orden, se aventura en el noble propósito de robustecer la política medioambiental que aúpa Cuba. Aludimos al espacio Hábitat, producido por RTV Comercial, la Televisión Cubana y la Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna.

Mucho se ha encomiado el desempeño del director Randol Menéndez Cruz, biólogo colgado, camarógrafo de las telenovelas El eco de las piedras, La otra cara y Doble juego; asimismo, realizador de Historias de un zoológico (Canal Educativo 2, 2005), anticipo de Hábitat, la portentosa fotografía del equipo compuesto por Aliesky del Río Leal, Víctor Isla Lara y Sandy León de Armas y el inteligente  guion de Susana Rodríguez Mendoza.

Empero, no podía menos que focalizar, por esta vez, la labor de los conductores, que siguiendo la seductora línea popularizada por el ecologista australiano Steve Irwin (1962-2006), artífice de la serie TheCrocodile Hunter, utilizan su propio temperamento o gracia para atrapar el interés de los públicos y lograr la necesaria empatía. Justo, existe un mecanismo habitual en sus principales conductores: la actuación como resorte para acercarnos a la belleza de nuestra flora y fauna endógena y consumar una cultura ambiental.

Se explica que es ardua la labor de los conductores, quienes deben atravesar manglares, llanuras, trepar montañas, árboles o caballos (como lo hiciera muchas veces Raulito en entornos peligrosos, para mostrar los nidos de algunas aves o recorrer ciertos parajes), bordear ríos, sitios costeros, penetrar en cavernas, en cualquier ecosistema de la Isla, y hasta palpar algunos de los animales o plantas naturales, como hemos visto hacer a Ángel Luis recientemente.

Ellos se agotan en los sofocantes recorridos, pero ante cámara se muestran lozanos, como si interpretaran el rol de un científico asombrado y conocedor del entorno, que comunica con vehemencia sus saberes. Afortunadamente los textos no acusan estridencias o cientificismos, y cada uno ha sabido articular bien las palabras, intencionar los giros y dinamizar la puesta con sus interminables desplazamientos.

Raúl Isidrón Pichs (Cienfuegos, 1977), si bien no tiene estudios de actuación, ha incursionado en esta especialidad, liderando la radionovela Recuerda mi nombre (Radio Ciudad del Mar, 1999) y personificando pequeños roles en documentales propios, como Nuestra Señora de los Ángeles, la fortaleza de Jagua(2002) o Mateo (2003), concebidos en Perlavisión antes de partir a la capital, donde se convierte en locutor de programas como La Revista buenos días, Sácame del apuro, Todo natural, que dirige Menéndez Cruz, y el Noticiero Cultural de Televisión. Precisamente en 2012 se le otorga el Premio a la Mejor Conducción en el 7mo. Festival Nacional de Televisión.

Por su parte, Rubén Araujo (La Habana, 1992), quien debuta en La Colmenita y vimos crecer en el programa La sombrilla amarilla, es graduado de la Escuela Nacional de Arte y fue locutor de proyectos televisivos al modo de Conexión, dramatizados como la serie Mucho ruido o el teleplay En la otra acera y radiales al estilo de De tipa’ mí.

Ángel Luis Montaner Capey (Cienfuegos, 1993), uno de los últimos en aparecer, se titula de actor en la Escuela Profesional Samuel Feijóo de Santa Clara en 2010, y del Instituto Superior de Arte en 2020. Debuta en la pequeña pantalla en el telecentro Perlavisión, bregando como conductor yprotagonista de tres cortos de ficción, hasta que se traslada a la capital y conduce programas en el Canal Educativo o Canal Habana, al modo de Cinecito y Contar la historia.

Al tiempo labora en la agrupación teatral Retablo, en obras como En el Jardín se durmió un vampiro, que le merecen una nominación al Premio Caricato de 2019 y el Premio Adolfo Llauradó de actuación masculina en teatro para niños. Actualmente encarna al doctor Richard en la telenovela El rostro de los días, que transmite el canal Cubavisión.

A todas luces, se trata de conductores que asumen una construcción estalisnavskiana, la fe y sentido de la verdad (no se trata de expertos en las ciencias y responden a una coreografía para desplazarse); deben incluso improvisar ante los accidentes, como ocurriera en el episodio Rapaces (2013), cuando Isidrón es atacado por una ciguapa mientras asciende a su nido. Sin dudas, a la seducción que ocasionan los conductores se debe gran parte del éxito que ha hecho de Hábitat una de las obras clásicas de su género en Cuba.

A los públicos que buscan sorpresas como estas, en momentos en que debemos aislarnos para evitar la Covid-19, les recomiendo el visionaje de la serie Hábitat, que se exhibe los viernes a las 10:45 de la mañana por Cubavisión. Téngalo en cuenta… Vista hace fe.

 

Jorge Luis Urra Maqueira

Jorge Luis Urra Maqueira

Crítico de arte. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir