IV Clásico Mundial de Béisbol: Despaigne mete a Cuba en la segunda ronda

0
478
Despaigne, sin dudas, fue el héroe del partido con su batazo de cuatro esquinas en un momento clave. /Foto: Twitter de @wbc

Jonrón con bases llenas de Alfredo Despaigne y cierre de lujo del taponero Miguel Lahera propiciaron hoy el triunfo 4×3 de Cuba sobre Australia, con el cual los caribeños accedieron a la segunda fase del IV Clásico Mundial de Béisbol.

Solo dos entradas y dos tercios duró en el montículo el abridor cubano Lázaro Blanco, el hombre grande del staff. En la parte alta del tercer episodio perdió totalmente el control y explotó tras 62 lanzamientos -apenas 32 strikes-.

En ese momento Australia amenazaba con las bases llenas, pero el zurdo Yoanni Yera entró de relevo y logró controlar la presión para ponchar con apenas tres lanzamientos (dos rompimientos contra el suelo) a Logan White.

Los canguros australianos volvieron a amenazar una entrada más tarde con dos hombres en circulación, sin embargo, Yera metió el brazo y dio el cero.

Tras un tercio persistía el 0-0. El estrés del partido era palpable en los dos bancos. La clasificación a la segunda ronda se mantenía totalmente abierta para ambos equipos y los sueños de ambos países corrían por el río de la incertidumbre.

Entonces, en el final del cuarto inning, llegó la primera rebelión cubana. Los caribeños llenaron las bases con un out con Carlos Benítez al bate. Era una oportunidad de oro para tomar ventaja y liberar tensiones.

IV Clásico Mundial de Béisbol: Despaigne mete a Cuba en segunda ronda
IV Clásico Mundial de Béisbol: Despaigne mete a Cuba en segunda ronda

Pero el abridor de los transoceánicos, Warwick Saupold, obligó a Benítez a batear para doble-play y la paridad sin carreras continuó reinando en el majestuoso Tokyo Dome.

La actuación del derecho australiano inspiró a todo su equipo, que acto seguido, en el quinto arriba, cayó sobre los envíos de Yera y fabricó una carrera, para tomar el liderazgo del desafío.
Con el 1-0 todo cambió: Primero el manager de Australia John Deeble sacó a Saupold con apenas 50 lanzamientos (podía tirar hasta 65) y de inmediato Cuba se transformó.

Los caribeños atacaron al relevista Lachlan Wells y le marcaron un rally de cuatro carreras, coronado por descomunal Grand Slam del slugger Alfredo Despaigne, quien semanas atrás firmó un contrato multimillonario con el Fukuoka Soft Bank Hawks.

Del resto se encargó el bullpen cubano, aunque con varios sobresaltos que pusieron a temblar a millones de fans de la escuadra antillana.

Los australianos hicieron una carrera en el séptimo, cuando Trent Oeltjen le sacó la bola del parque al veloz derecho Vladimir García, quien a la postre se llevó el crédito del triunfo.

Después, en el octavo, los canguros volvieron a la carga y explotaron a García, aunque solo pudieron marcar una raya, pues el relevista Liván Moinelo, con la carrera del empate en segunda y la ventaja en primera base, logró cerrar el inning con ponche a Oeltjen.

La pizarra del Tokyo Dome mostraba cuatro carreras para Cuba y tres para Australia en el momento de comenzar el noveno episodio. El mánager cubano, Carlos Martí, sacó a Moinelo y puso a su taponero estrella, el derecho Miguel Lahera. La tensión era extrema.

Lahera se plantó en el box. Todos miraban el acuciante paso de los segundos. Tic-tac. Cayó el primer out: Logan Wade falló en elevado al jardín izquierdo. Llegó el segundo: ponche a Allan de San Miguel. El clímax quedó servido. Lahera estaba a 92 millas.

Un strike, dos, tres. Lahera ponchó a Brad Harman con una recta de 93… estalló el júbilo en el banco cubano, todos se saludaban. El objetivo de los caribeños, aunque tímido, de avanzar a la siguiente etapa estaba cumplido.

García se llevó la victoria, mientras Lahera salvó el valioso juego. Cuba sacó la casta de antaño para someter al valiente rival.

Despaigne, sin dudas, fue el héroe del partido con su batazo de cuatro esquinas en un momento clave.

Con esta victoria, la mayor de las Antillas sacó pasaporte a la segunda ronda del torneo por el grupo B junto a Japón, líder. En la próxima etapa esos equipos se mezclarán en una nueva llave con Israel y Holanda, los clasificados por el distrito A.

Los caribeños atacaron al relevista Lachlan Wells y le marcaron un rally de cuatro carreras, coronado por descomunal Grand Slam del slugger Alfredo Despaigne. /Foto: Twitter de @wbc
Los caribeños atacaron al relevista Lachlan Wells y le marcaron un rally de cuatro carreras, coronado por descomunal Grand Slam del slugger Alfredo Despaigne. /Foto: Twitter de @wbc

Dejar respuesta