Inauguran en Cienfuegos observatorio para estudio de acidificación oceánica

Experto de la OIEA elogia el uso de técnicas nucleares para estudios ambientales en Cuba

2
1088
Experto del OIEA aprecia parte del equipamiento para el estudio de los procesos de acidificación de los océanos. /Foto: Juan Carlos Dorado
Experto del OIEA aprecia parte del equipamiento para el estudio de los procesos de acidificación de los océanos. /Foto: Juan Carlos Dorado

Dazhu Yang, director general adjunto y jefe del departamento de Cooperación Técnica del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), inauguró en Cienfuegos el Observatorio Regional del Caribe para el estudio de la acidificación de los océanos.

La nueva instalación científica es parte del proyecto denominado Establecimiento de una Red de Observación en el Caribe para la acidificación de los océanos y su impacto en Florecimiento de Algas Nocivas, empleando técnicas nucleares e isotópicas.

La nueva instalación científica es parte del proyecto denominado Establecimiento de una Red de Observación en el Caribe para la acidificación de los océanos y su impacto en Florecimiento de Algas Nocivas, empleando técnicas nucleares e isotópicas.

Es otra de las acciones en la extensa colaboración del Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos, CEAC, con el OIEA, —del que Cuba fue estado fundador en 1957—, dirigidas a dar soluciones a problemas ambientales.

Dazhu Yang, director general adjunto y jefe del departamento de Cooperación Técnica del Organismo Internacional de Energía Atómica. /Foto: Juan Carlos Dorado
Dazhu Yang, director general adjunto y jefe del departamento de Cooperación Técnica del Organismo Internacional de Energía Atómica. /Foto: Juan Carlos Dorado

“Hemos estado promoviendo el uso pacífico de la energía atómica para su desarrollo. El gobierno cubano ha dado mucha importancia al área de protección del medio ambiente, utilizando esas tecnologías y muchos de sus científicos competentes del país laboran para ello; la OIEA ha apoyado en este compromiso, y estoy muy contento de que hayamos contribuido a estos esfuerzos”, enfatizó Dazhu Yang.

“Nuestro organismo ha brindado asistencia al CEAC, en cuanto a cooperación técnica, capacitación de personal y la entrega de equipamiento técnico, y de la misma manera sus expertos han impartido cursos y recibido entrenamiento”, agregó el experto.

El observatorio es otra expresión de la colaboración activa de la OIEA con el CEAC durante 15 años, en la aplicación de técnicas al estudio de procesos ambientales, aseguró durante la apertura el Dr C. Alain Muñoz Caravaca, Investigador auxiliar del referido centro, quien recordó que “gracias a los nexos con este organismo del sistema de las Naciones Unidas, han asistido al estudio de complejos procesos de alcance global como el incremento del nivel del mar, los florecimiento de las algas tóxicas, el transporte de contaminantes, la salinización de cuencas hidrográficas y ahora al estudio de la acidificación de los océanos, sobre el que no existen suficientes evidencias aún”.

“La ubicación de sondas multiparamétricas, ancladas a unos 10 metros de profundidad en el fondo marino de Rancho Luna, permitirán registrar variables que define el cambio climático, como la temperatura y el ph”, anunció el MSc Miguel Gómez Batista, uno de los investigadores del proyecto.

“Establecer su sede de operaciones en el Centro Internacional de Buceo de Faro Luna, y las áreas donde realizan usualmente sus inmersiones , es parte de la cooperación que mantenemos con esta instalación turística, y contribuirá a mantener la custodia del equipamiento”, aseguró el científico quien basará su próximo doctorado en esta investigación.

“Estas mismas variables pueden estudiarse en archivos naturales, en este caso los corales, cuyas estructuras calcáreas son capaces de reflejar cambios en el Ph, y para cuyo análisis empleamos técnicas aportadas por la OIEA que permiten estudiar isótopos estables en el O2 y el Boro 11”, subrayó.

Para ello, se realizó en febrero pasado la primera perforación, extrayendo una columna de unos 100 cm, con la cual podrá reconstruirse el comportamiento de la acidificación del océano en más de un siglo atrás.

2 Comentarios

Dejar respuesta