Hermanos de causa

Quizás muchos cienfuegueros desconozcan que Alejo Casimajau Hernández, Andrés Casimajau Hernández, Juan José López del Campillo y D’ Wolf y Martín Gallart Odery, hijos de esta ciudad, cuentan en la historia como uno de los primeros levantados en armas para luchar por la independencia.

Alejo, Campillo y Gallart eran hermanos de causa, unidos por su militancia beisbolera en el club sureño Jabacoa de 1895. Aquellos peloteros sureños partieron desde Cienfuegos rumbo a Manzanillo. Zarparon en el vapor de cabotaje y transporte de pasajeros de la costa sur de la compañía de Antinógenes Menéndez. Ya en Oriente se incorporan a la tropa del coronel Amador Guerra. Respecto a la patriótica decisión tomada por nuestros peloteros Florentino Morales Hernández aseveró: “(…) nuestros peloteros fueron los pioneros de la ciudad en incorporarse a las filas del ejército libertador”.

La decisión de venir a pelear a su tierra natal los impulsó a incorporarse a la columna del Lugarteniente General Antonio Maceo Grajales en el Paso de la Yaya. Bajo las órdenes del Titán de Bronce se internaron en Las Villas por la ruta de la invasión.

Juan José López del Campillo y D’ Wolf contaba con 23 años cuando se incorporó a la contienda. Con el grado de comandante fue herido en el pecho por un proyectil que le atravesó el pulmón derecho. No obstante, continuó combate en lomas de Siguanea, hasta ser auxiliado por sus compañeros. Malherido compartió la recuperación con su compañero de equipo y de lucha Martín Gallart Odery.  Este último fue ascendido a teniente el 12 de diciembre de 1895, pero la fiebre lo atacó y murió solo en la finca La Jagua, cerca de Mayajigua, el 20 de noviembre de 1897. Martín Gallart Odery, aunque compartió en la manigua sus últimos días con su jabacoense hermano, murió solo. D` Wolf no estuvo presente en el momento de su deceso por su partida a Occidente.

Sin haber curado todavía de su herida D` Wolf se incorporó a las fuerzas de Antonio Maceo que marchaban en la invasión. Participó en los combates de Las Villas, Matanzas, La Habana y Pinar del Rio. Junto a Maceo, en Pinar del Río, participó en la acciones de Candelaria, Cacarajícara, Paso Real, Cayajabos, Las Taironas, Lomas del Rubí, Río Hondo, Bramales entre otros. Operó desde 1895 con los generales Antonio Maceo, Máximo Gómez y Juan Rius Rivera. El 2 de noviembre de 1898 volvió a su hogar de Cienfuegos, con el grado de coronel. Se desempeñó como jefe de la policía en Cienfuegos. A ese último cargo renunció el 5 de junio de 1902. Tras su renuncia partió a La Habana, donde se desempeñó a partir de 1902 en el cargo de capitán de la policía del capitalino barrio de Regla. Juan José López del Campillo y D´ Wolf falleció en su ciudad natal tras una aguda enfermedad, el 23 de Marzo de 1910 a los 38 años de edad.

Luis Jorge Bustamante, sobre Campillo, asentó en su Diccionario Biográfico Cienfueguero: “(…) debido homenaje al que representó brillantemente a la juventud revolucionaria cienfueguera”. En su honor se develó un busto, iniciativa del Centro de Veteranos y Patriotas de Cienfuegos en un terreno de la otrora calle Laredo, el 29 de abril de 1949. El rostro de Campillo D Wolf quedó inmortalizado para siempre por las manos del célebre escultor sureño Mateo Torriente Bécquer. Aquel lugar fue bautizado como el parque de Campillo.

Alejo Casimajov Hernández avanzó hacia Occidente junto a Maceo Grajales. Tuvo una activa participación en el combate de Mal Tiempo. Al concluir la guerra había alcanzado el grado de teniente coronel. Prestó sus servicios en el sector civil durante los años republicanos hasta su muerte el 15 de abril de 1924.

*Profesor de la Universidad de Cienfuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir