Fidel estará por siempre en el Olimpo de la historia

0
1012
Foto: Igorra
Foto: Igorra

Aún el cantautor cienfueguero Lázaro García Gil confiesa no salir de la conmoción tras conocer la noticia del fallecimiento del líder histórico de la Revolución, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

“No nos acostumbramos, no nos acostumbraremos nunca a estar sin Fidel, porque siempre he dicho que este es un pueblo fidelista por naturaleza y convicción. El siempre encarnó y fue el portador de tantas cosas buenas que nos trajo a todos los cubanos, sobre todo a la clase más pobre, que era la inmensa mayoría.

“Me siento un afortunado en haber vivido todo este tiempo de su existencia, y ser testigo, además, de todos los cambios extraordinarios que hizo en esta sociedad, como fue extraordinaria su figura, la vastedad de su obra, el sacrificio de su vida.

“Quizá no nos demos cuenta porque lo tuvimos muy cerca, pero Fidel es muy grande en el Olimpo de la historia. Fidel es para los cubanos como Martí, como Bolívar para los latinoamericanos, como el Che; en fin, Fidel es de esa dimensión que no se olvida nunca. A Fidel no podemos dejarlo morir, y no lo dejaremos en cuanto seamos capaces de proseguir su obra.

“Ahora aparecerán muchas obras musicales dedicadas al líder de la Revolución. Recuerdo que yo hice dos composiciones en que lo tengo presente, asociado a la personalidad de dos mujeres maravillosas, Haydée Santamaría y Celia Sánchez.

“Sin embargo, estoy seguro que ningún compositor será capaz de atrapar en su obra la grandeza del hombre que se nos ha ido.

“Desde el punto de vista personal tengo varias anécdotas. Estando yo cumpliendo el Servicio Militar, lo tuve cerca por primera durante la inauguración de la Terminal de Azúcar Tricontinental. Luego, en Tope de Collantes, mientras presenciaba un acto cultural en el anfiteatro, Fidel se sienta en un banco detrás de mí, figúrate cuánta emoción sentí.

“Más tarde tuvimos varios contactos. Fidel siempre fue muy cercano a los trovadores, al arte y a la cultura en general. Tuve el gran honor de recibir de sus manos el diploma cuando me gradué de la Escuela Superior de Arte. En esa ocasión se quedó charlando con nosotros, Silvio Rodríguez y otros; en fin, era la camada de los fundadores de la Nueva Trova. Fue aquel un mediodía inolvidable.

“Fidel es Fidel, único e irrepetible, y lo llevaremos en el corazón hasta la muerte”.

Dejar respuesta