“Especuladores”

20
1123
Este prototipo de cubano-americano es el del “especulador” —cubanismo para designar al ostentador— nato, quien llega aquí a alardear de su “gran” vida, de su plata y sus proezas sexuales. /Foto: Tomada de la web.
Este prototipo de cubano-americano es el del “especulador” —cubanismo para designar al ostentador— nato, quien llega aquí a alardear de su “gran” vida, de su plata y sus proezas sexuales. /Foto: Tomada de la web.

El sujeto vino, desde Miami, a pasar el fin de año en Cuba, con la parte de la familia que le queda aquí. Arribó a la barriada en un carro de turismo alquilado, al cual le ubicó par de banderas norteamericanas en las ventanillas.

Caminaba con los brazos separados del cuerpo, como si fuese un pesista cuyos dorsales le impidieran mantenerlos en posición normal. Miraba por arriba del hombro, con aires de superioridad; no sin ocultar cierto desprecio.

En los diálogos que se le pudo oír con la gente de la vecindad, solo hablaba de la “extraordinaria” vida que tiene en los Estados Unidos, de su maravilloso trabajo y del dinero que le sobra para comprar cerveza, cadenas y “jevitas”.

Manifestó su desdén por los “escachaos” cubanos de aquí, y hasta de su familia echó pestes por permanecer en la Isla y tener él que venir a “salvarla”.

Todo el tiempo que permaneció en la cuadra, desde su auto provenía un torturante reguetón repartero que —completamente seguros pueden estar los lectores— él no puede poner a esos decibeles en ninguna calle de los Estados Unidos, porque a los cinco segundos estaría preso. No obstante, el personaje se enorgullecía de la “libertad” que posee en su “paraíso”, donde, según él, puede decir y hacer cuanto desea.

Este prototipo de cubano-americano (el cual, por supuesto, no es representativo de todos los connacionales allí, quienes cubren distendido diapasón, pues muchos no se inclinan ante tales payasadas y pasan sus días de vacaciones o visita en Cuba con la discreción de las personas educadas) es el del “especulador” —cubanismo para designar al ostentador— nato, quien llega aquí a alardear de su “gran” vida, de su plata y sus proezas sexuales.

Pobre tipo, lo confundió todo. La persona que ubique una bandera yanqui en su auto, no importa sea ella cubana o japonesa, viva aquí o en Urano, no tiene idea de la historia del mundo y de cuánto crimen, oprobio y humillación esa enseña representa para millones de seres humanos.

La persona que hace eso —esté consciente de ello o no— no se está solidarizando con un modo de vida, sino con un sistema de gobierno basado en la extorsión, el saqueo y la sangre de los pueblos.

Quien deba presumir de su dinero para acceder a las mujeres nunca se acercará ni siquiera a algo lejanamente parecido a la verdad. Solo rentará una puesta en escena, la mísera representación de una circunstancia cuyo peso ni puede sospechar.

Como todos estos imbéciles, el sujeto miente en el aspecto político. Él no puede hacer lo que quiere en su tierra idolatrada, pues sabe perfectamente que está habitando, prestado, en el país de mayor cantidad de reglas y normativas del planeta. Todo el malacabeza cubano que llega allí tiene dos carreteras: o entra por el aro, o va para la cárcel. La mayoría cumple, con celo, cada regla.

De lo de hablar libre, en ninguna nación como en Cuba, como se acaba de demostrar, una vez más, a través de ese fabuloso ejercicio de participación popular —modelo de democracia sin antecedentes en el planeta— que ha sido la discusión del Anteproyecto de Carta Magna.

A todas luces, en los Estados Unidos se percibe un mejor salario que en Cuba. Estamos comparando a un imperio convertido en la primera economía del planeta gracias a su política de depredación y rapacidad, con una islita pobre, de herencia colonial y neocolonial, blanco de un constante bloqueo genocida.

Uno de los mayores deseos de mi vida es que todo cuanto se está proyectando ahora en nuestro país, en tantos órdenes, proporcione los resultados esperados, y logremos fortalecer nuestra economía e incrementar el salario. Entre muchas otras cosas, para que idiotas semejantes no vengan aquí a “especular” con sus dólares. A eso llegaremos, más temprano que tarde.

Mientras te encuentras con especímenes semejantes al descrito, también oyes a otros que viven allí y —caso contrario— hablan muy bien de este país y hasta desean retornar (cual abordásemos en la columna Repatriados, 28/12/2018). O igual escuchas o lees declaraciones como la siguiente, emitida por el beisbolista cienfueguero Yassiel Puig a un periódico estadounidense, el pasado 20 de diciembre: “Lo importante es ir para allá tranquilo. (…) No hay que especular ni humillar al pueblo. Siempre estoy contento entre los míos, entre mi pueblo”.

Repatriados

20 Comentarios

  1. El DLE (Diccionario de la Lengua Española) recoge “especular” (en una de sus tantas entradas) como “transparente, diáfano”. Obviamente, hace la aclaración de adjetivo en desuso; en efecto, el que especula (al menos los cubanos que lo hacen) están muy lejos de ser diáfanos o transparentes. Más bien son como rocas grotescas y deformes que se creen diamantes. ¡Es terrible presenciarlo!

  2. Me casé con una cubana hace 6 años y estoy trabajando como loco para ayudar a mi familia cubana inancieramente. Voy a Cuba dos veces al año y desde mi matrimonio nunca he ido a los hoteles. De esa manera puedo dar más dinero a mi familia. También veo estos cubanos americanos. Alquilan los autos más caros, conducen como locos y hacen mucho ruido cuando están de vacaciones en Cuba. Son idiotas. Deben estar avergonzados

  3. Agradezco que se haya especificado entre parentesis que este tipo de comportamiento no es representativo del cubano que reside fuera y que visita Cuba. Comparto la idea de que es un producto básicamente cubano, solo que ahora viene desde fuera. Sin generalizar ni absolutizar, es cierto que muchos ni tienen ni crean bases económicas ni laborales solidas aquí, que viven en cuartos rentados, con carros con demasiados años, no como un comienzo en el camino de la emigración, sino como norma diaria, ya que lo poco que ahorran y hasta se endeudan es para poder vivir esos momentos de “gloria” e ir a especular a Cuba. Quien realmente tiene por lo general es mucho mas sencillo y natural en su comportamiento.
    Mi esposa, nacida aquí, hija de cubanos, y mi hija nacida aquí, ambas aman a su bandera. Respeto la opinión del autor al respecto pero en lo personal siempre considero la importancia de saber ver la diferencia entre la clase política y dirigente de un país, sus políticas, sus proyecciones etc, y el pueblo, las personas de a pie, como decimos los cubanos, y el respeto que se les debe que no es menos que el que esperamos para nosotros mismos. Gracias.

  4. Hay un refran que dice “entre cielo y tierra no hay nada oculto”, pues bien ya aqui sabemos lo que muchos han comentado aqui mismo, las joyas son alquiladas, el trabajo en muchas ocasiones es ficticio, vienen cuando hacen 4 pesos dios sabe como, te muestran una foto de un carro del año comprado a credito entre 4 ó 5, el cubano que de verdad viene a ver a su familia y compartir con ella lo menos que hace es gastar dinero en tonterias, ese dinero que con tanto sacrificio ahorro lo utiliza en ayudar a sus familiares, y no quiero decir que no alquilen un carro, este ejemplar tambien lo tenemos aca, muchas veces los ves calzando y vistiendo ropas mas que caras estrafalarias y con 3 varas de hambre, nada que de que los hay los hay pero estoy seguro que la mayoria de los cubanos que viven fuera de Cuba felizmente no son asi, buen articulo periodista.

  5. Excelente artículo !!! Soy de los Cubanos que reside en EEUU y no entré por el aro , y por tal motivo no he podido visitar mi tierra natal Cienfuegos , siento admiración por Cuba y los Cubanos , y siempre les digo la verdad a mis familiares y amigos , aquí en EEUU me han arrestado hasta por el color de mi piel , mas si mi esposa es anglosajona o sea blanca , para muchos es imperdonable que un mulato como yo camine de brazos con una Blanca norteamericana , en Abril del año pasado mi esposa visitó Cienfuegos , se quedó encantada y este próximo Abril visitará mis familiares otra vez , Saludos .

  6. A muchos cubanos dentro de Cuba le gusta especular,hay un dicho que dice,el cubano se viste primero y come despues,en Cuba siempre existieron los dandis,un tipo de personaje conocido por su vestimenta,manera de caminar,hablar,joyas,y su dinero y que se creian poder comprarlo todo,hasta la policia,pero estos nuevos dandys procedentes,por lo regular de los EEUU,pasan de lo exagerado a lo ridiculo,muchas vesez ni trabaja,y como escribe otro,muchas de la cadenas y anillos son alquiladas.

  7. Todo eso es verdad. Ese o esos infladores que van a Cuba a humillar a sus hermanos. No sean abusivos y perros. Especulen aquí en USA. Mídanse aquí en la gorda. Estupidos.

    Un abrazo para los cubanos de bien desde Las Vegas, Nevada.

  8. Por circunstancias de la vida vivo fuera de Cuba, pero soy cubano y de los que visitan nuestro país sin mostrar mucho más de lo que siempre tuve cuando viví allá. He leído este artículo y no podría estar más de acuerdo, es más: siento envidia de quien lo escribió porque tiene las palabras que siempre he querido tener para poder decir estar cosas ALTO Y CLARO. Parece mentira que tantos cubanos que viven en “efficiency” en Miami, que apenas el salario les da para sobrevivir, van a Cuba a aparentar lo que no son, lo que no somos. Siempre visito mi barrio desde la humildad y a cada persona le digo de las “grandezas” de vivir en países capitalistas en donde eres un activo en una cuenta bancaria y cuando dejas de producir, simplemente dejas de existir. Admiro el lenguaje que has utilizado y me parece mentira que muchos de los que emigramos vayamos a aparentar, a “especular”, encima, sin tener motivos reales. He tenido la oportunidad que conocer a personas de muchos países del mundo, algunos de ellos con activos y propiedades muy grandes, y simplemente son personas sencillas. Toda esa especulación es algo que no es compatible con la ideología de nuestra Revolución y no puede ser un ejemplo a seguir. Felicidades por tan oportuno artículo.

  9. Estoy de acuerdo con el artículo en muchos detalles y especialmente contra la especulación y la forma de proyectarse al venir un cubano de otro país. Pero en cuba, en Cienfuegos hay muchos así cubanitos haciendo ruido,revendiendo,especulando etcc. Y las autoridades en la mayoría de los casos ausentes. En otros países por supuesto esta prohibido esa bulla estruendosa que hay en Cuba por lo tanto tanto eso como otras cosas estoy seguro lo aprendió aquí.? Cuanto tiempo lleva esa persona en el extranjero 1,2,3,10años es el mismo tiempo que también veo aquí el revendedor de cuc, el ruidoso con sus cajitas mágicas, el que habla obsceno y nadie, ni policía ni autoridad alguna dice nada. Este visitante especulador del comentario, nada es UN PRODUCTO CUBANO. Gracias si lo publican

  10. Este especulador no tiene dos dedos de frente. Es de mal gusto y falta de sensibilidad proyectarse de esa manera en un lugar donde reina la humildad. La falta de educación y preparación académica conlleva a este tipo de actos.

  11. Q falta de ética.A mi en lo personal no me interesa ni llama la atencion cada cual en su mundo y q cada persona viva su vida como quiera.Tenemos q preocuparnos por muchas cosas primero para después pensar si podemos hablar o criticar a los demas.Lo importante es ser feliz y si ellos lo son asi para q molestarse nadie.Q lastima por eso estamos como estamos…

    • Yuly, porque el comentario de opinión es un género en el que el periodista emite su opinión responsable sobre un fenómeno social, cultural, económico y hasta político. Eso de “para qué molestarse” se llama desidia, y conlleva a la anarquía, algo que esta sociedad, construida sobre fundamentos del respeto a nuestros semejante, no se puede permitir. Así comienza el “ambiente” antisocial y si nos descuidamos somos otra nación más de Latinoamerica donde la violencia, las pandillas y hasta la droga, reinan a su antojo. Es verdad que tenemos mucho que resolver, no somos ni por asomo la sociedad perfecta, pero debería preocuparnos a los cubanos las conductas que nuestros hijos pudieran imitar. Nada hay más lindo que la humildad, la ayuda al prójimo, al vecino… valores de cubita bella, que aunque vivan acá, allá y acullá conservan. Yo, sin embargo, conozco cubanos que viven fuera que cuando vienen preguntan en el chat si necesitas algún medicamento, y lo hacen desde EE.UU., España, Grecia, Luxemburgo, Canadá… Cubanos con dinero, clase, educación… y valores

  12. El artículo es necesario, bueno y actual, pero no comparto algunos detalles. Este espécimen no es un producto creado en Miami, estoy seguro que no lleva mucho tiempo en US, constantemente tengo que explicar a amigos de Miami que esto es un producto nuevo en Cuba. Tengo un hijo de 18 años nacido en US y le encanta Cuba el pasado año la visito tres veces, no viste de esta forma ni el ni sus amigos y cuando van al cine, playa o algún otro lugar se asombran de cómo visten y hablan los Cubanos recién llegados, cuando voy a Cienfuegos por ejemplo me asombra ver jóvenes de ambos sexos vestidos correctamente (con camisa manga larga incluido) pero veo también otros que para que les cuento y no por pobres pues posiblemente el atuendo sea más caro, estos estrafalarios por lo general no trabajan ni estudian, beben y fuman desde jóvenes y saben más del Yuma que un gringo, son un producto 100% Cubano antes de llegar a US.
    Lo otro que no me gusto es el trato que dan a la bandera, sé cuánto representa en la opresión de US a los pueblos del mundo y en especial al mío, pero no es solo la bandera del gobierno, es también la de aquellos que han estado al lado de Cuba incluso dando su sangre por Cuba, los que han estado al lado de los cinco héroes, los que apoyaron los reclamos cuando Elian, premios Nobel que han creado vacunas, medicamentos, soluciones científicas que ayudan la humanidad y aún sabiendo con el propósito de las dos banderas en el carro creo a mi entender que se vio solo lo malo del pueblo Americano.
    Estamos mal si pensamos que estos especuladores tienen su origen en Miami, les aseguro que salieron así de Cuba, y solo el estado y su sistema educativo tienen la solución a estos males, es mi deseo recordar al pueblo de Cuba que la mayoría de los que residimos fuera de ella nos regocijamos con sus logros y sufrimos cuando la agreden, cada vez somos más los que así pensamos, ya salimos de dos congresistas cubanos y saldremos de los otros y llegará el día en que el pueblos de Cuba y el de Estados Unidos sellen sus diferencias y seamos hermanos, comenzamos por el beisbol y una fábrica de vacunas y vendrán más cosas, saludos.

  13. También tenemos ‘especuladores’ criollos, aqui, en Cuba, en la cuadra, en el barrio… Son los ‘nuevos ricos’, los bisneros, los que se sienten por encima de la ley de de todo lo demás. Esos no son cubano -americanos, son cubanos- cubanos, pero no dejan de ser igual de especuladores.

  14. Bueno pienso que el comentario hacia mucho tiempo hacia falta por que es verdad, que estupidos como los del comentario que vienen a cuba a demostrar lo que en realidad no tienen, estos camaleones viven y vienen a cuba con tarjetas de creditos lo que tienen o dicen que tienen se lo deben al banco por que no esta pagado y tampoco dicen que el minimo es de 7.25 dollars la hora y que de eso tienen que pagar todo lo que deben que es mas de lo que ganan y muchos tienen dos trabajos y de que liberta habla el voqui perro este que hable para que vea la
    retreta de golpe de la policia, aunque hay muchos que bienen a cuba con tremenda humildad y sencillez. A esos los respeto y la bandera americana que se la ponga en el ………. vivo fuera
    de cuba pero mi gente son mi gente cubano por encima de todo.

Dejar respuesta