El Fidel que me inspira | 5 de Septiembre.
lun. Oct 14th, 2019

El Fidel que me inspira

Manuel Varela Pérez / Foto: Ismary Barcia

Manuel Varela Pérez / Foto: Ismary Barcia

Manuel Varela Pérez compartió con Fidel la militancia de la Juventud del Partido Ortodoxo. Coincidieron, el primero representando a la entonces provincia de Las Villas, el segundo, delegado por la Habana. Después este cienfueguero sería orador en el acto de 1950 con que los estudiantes del Instituto de Segunda Enseñanza reclamarían la liberación del líder preso, durante su primera visita a la ciudad.

La Revolución dio la oportunidad a Varela de ser maestro durante cuatro décadas, y durante una buena parte de este tiempo lo acompañó en las aulas una foto de Fidel, que a sus 80 años aún le inspira en largas jornadas como reportero de Radio Progreso.

Noticias relacionadas
Share

1 comentarios en “El Fidel que me inspira

  1. Los cienfuegueros somos privilegiados: conocimos a Fidel primero que otros pueblos. El 12 de noviembre de 1950 vino a ayudar como líder de la FEU, con su inteligencia y fuerza, a los que entonces éramos estudiantes secundarios en la huelga que sosteníamos contra el gobierno corrupto de los Prío. Aqui fue detenido por la Policía que lo envió al Tribunal de Urgencia de la Audiencia de Las Villas y en el juicio que se le celebró el 14 de diciembre de 1950 hizo su primera auto-defensa. Lo tuvimos en visita especial, el 6 de enero de 1959 apartándose de la Carretera Central en el recorrido de la Caravana de la Libertad, para “venir a rendir tributo a los mártires del 5 de septiembre (de 1957) y saludar al heroico pueblo de Cienfuegos”. En lo personal, como periodista lo encontramos tres veces en sus chequeos a la construcción del Plan Escambray entre 1969 y 1971, cuando escribiamos un libro al respecto, y dos veces en la Ciénaga de Zapata, entonces territorio sureño, cuando reportábamos, en los años 80, los hechos históricos de Playa Girón, y nos concedió entrevistas o sencillamente conversamos. E innumerables veces cuando visitaba Cienfuegos para controlar la edificación de la Central Electronuclear, de la Refinería de Petróleo, el Hospital Provincial, primero de su tipo en Cuba, u otras decenas de obras de la industrialización y los servicios. Sí, los cienfuegueros somos privilegiados y continuaremos su ejemplo de lucha y resistencia, sus concepciones de Revolución. Ser contemporáneos suyos nos alivia de no haber conocido a José Martí. Ahora descansarán juntos señalándonos el futuro que gracias a ellos pertenece a las nuevas generaciones cubanas y latinoamericanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share