Donde el verde se mixtura con el rojo

Con una superficie agrícola de 2 mil 831 hectáreas (Ha) y más de 600 trabajadores, la Empresa de Cultivos Varios y Acopio Juraguá, se recupera hoy como el polo productivo de otrora, un emporio platanero de fama nacional. En diálogo con su director general, Rolando Pérez Ramos, y a través de un recorrido por toda su extensa área, apreciamos que ya están cubiertas unas 920 Ha con plantaciones de yuca, maíz, boniato, calabaza, mango, plátano, entre otros cultivos.

Con la Comunidad Agrícola Alejandro González Brito, escuela convertida en viviendas, como centro de un proyecto, recuperan un área de 551 Ha, que estuviera completamente cubierta de marabú y hoy ya incorporan más de un 50 por ciento a la producción. Estas tierras están bajo riego, a través de 5 máquinas de pivote central y se destinan a la producción de granos para la sustitución de importaciones y poner en el plato del cienfueguero los necesarios y aun caros frijoles.

juragua1

A medida que se desbroza el marabú, la madera se aprovecha en la fabricación de carbón por los propios trabajadores de la Unidad Empresarial de Base No. 2, producciones que se comercializan y exportan, aportando liquidez a la economía. La zona de fomento da empleo a muchos de los lugareños, se recupera el entorno de aquellas tierras y las producciones comenzarán a llenar tarimas, el medidor de cómo marcha la agricultura.

El próximo año se espera contar con una fábrica de tostones de plátanos prefritos, ubicada en La Yuca, aprovechando la infraestructura de una antigua unidad militar para instalar el equipamiento, de tecnología alemana y en fase de contratación, según declaraciones de Yasnoly Alfredo González Jiménez, director técnico y de desarrollo de la “Juraguá”.

Máquinas de riego, extensas plantaciones ya en producción, otras en fomento; los buldóceres desbrozando el marabú, los hornos de carbón, los plátanos paridos; y los hombres, porque sin su mano transformadora no fuera posible, nos muestran un panorama distinto en Juraguá, uno esperanzador, de nuevos tiempos, con el edificio del reactor en lontananza, allí donde el verde y el rojo se mixturan.

 

 

Magalys Chaviano Álvarez

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir