Desde Cienfuegos, a ritmo de Maracá

0
885
Foto: Cortesía del proyecto

Con apenas un año y dos meses de fundado, Maracá sobresale como novísimo proyecto músico-danzario de Cienfuegos enfilado a defender los valores de la cultura cubana. A pesar del corto trayecto, ya tiene en su haber cerca de catorce presentaciones.

“Desde el inicio teníamos claro que sería algo diferente, nuevo, en el sentido de los temas, la música, los conceptos que utilizaríamos. Incluso pretendíamos darle un fundamento antropológico a nuestro trabajo”, afirmó Adrián Gacell (Adrián González Díaz), uno de los fundadores de la agrupación.

Maracá, término guaraní que difiere de su significado en castellano apenas por el acento gráfico que remarca la pronunciación de la última sílaba, trata de resaltar el valor de este instrumento en la formación de las raíces musicales y danzarias de nuestro pueblo, además de aportar a la binarización de los ritmos caribeños como el son, la cumbia, el merengue, el vallenato y el calipso, que contienen un fuerte componente africano.

Este proyecto, ideado por Marleys Verdecia Marín y Adrián Gacell, ambos instructores de arte, influye en el gusto estético de los jóvenes que lo integran, pretende insertarlos en la vida cultural de la provincia, además de contribuir a la formación de valores y fortalecer sus vínculos con la sociedad.

“Desde que llegaron acá estos muchachos se han transformado, se vincularon a los estudios, muchos dejaron de fumar, de beber y otros han comenzado a trabajar, todo esto, debido al grandísimo poder del arte para cambiar. Algo muy importante: ellos no se quedan solamente con la preparación básica que le damos nosotros, buscan sus propias vías para aprender y superarse”, aseguró Marleys.

A pesar de su corta edad, Maracá se aventura en la preparación de una cantera con infantes de edades comprendidas entre los 3 y 14 años, a quienes enseñan desde los primeros pasos e insertarán en su próximo espectáculo, que subirá a las tablas del teatro Tomás Terry el 28 de marzo próximo.

Dejar respuesta