Cuando el oxígeno apremia (+Video)

A cerca de 400 cilindros por día asciende la demanda de oxígeno en hospitales y centros de atención a pacientes con Covid-19 en Cienfuegos. En papeles, a la provincia corresponde la distribución de unos 200, pero el repunte de los casos, por encima de los mil diariamente, obliga a replantearse los números para buscar soluciones inmediatas y hasta de última hora.

Para responder a tal grado de emergencia se constituyó en la Perla del Sur el Centro de Dirección Provincial para la Coordinación y Aseguramiento del Oxígeno, bajo el mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Dicha estructura es dirigida aquí por el coronel Ricardo Murga Pacheco, segundo jefe del Estado Mayor y jefe de Operaciones en la Región Militar de Cienfuegos.

“Nuestro encargo —dijo— consiste en llevar el control del consumo de oxígeno, así como de las producciones de la planta de Gases Industriales ubicada en el municipio de Palmira, la cual abastece a las instituciones de salud. Ello nos permite mantener informado al gobierno central de la situación del territorio y de sus necesidades puntuales, a fin de adoptar decisiones oportunas ante cualquier urgencia.

“Las FAR asumen la responsabilidad de disponer y lograr cohesión en el trabajo con cada uno de los organismos: Economía y Planificación, Transporte, ministerios de Industrias y del Interior, y Salud Pública. Desde el punto de vista organizativo, esto contribuye a poder atender los crecientes pedidos de un recurso ahora mismo escaso en el país”, agregó.

El Centro de Dirección Provincial para la Coordinación y Aseguramiento del Oxígeno está conformado por especialistas de varios organismos del territorio, bajo el mando de las FAR. / Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)

Si al interior de los hospitales y otros centros de asistencia médica las tensiones relacionadas con el oxígeno amenazan con poner contra las cuerdas al sistema sanitario, no es menor el aprieto para quienes tienen hoy la obligación de impedir que algo así ocurra. Sin embargo, las cifras de las últimas jornadas suponen un reto para el mecanismo creado.

Alberto De la Teja Li, especialista en Sistemas Ingenieros de la Dirección Provincial de Salud (DPS), comenta que días atrás el número de personas ingresadas dependientes de oxígeno superaba los 275 y a mitad de semana ya rondaba los 430. Esta realidad echó por tierra, incluso, el más reciente estimado de 380 botellones diarios.

“Por eso es importante la labor del puesto de mando para garantizar el uso y la distribución eficientes del gas medicinal, con la misión de que llegue a tiempo a las instituciones. Ahora, hay momentos de mayor y menor cobertura. El miércoles, por ejemplo, alcanzó hasta las tres de la tarde y para cubrir hasta las doce de la noche tuvimos que hacer otra solicitud de unos 126 cilindros”, apuntó.

De la Teja Li reconoce que en ocasiones cumplir la tarea encomendada resulta difícil. “La vida de muchas personas conectadas al oxígeno depende de ello y hemos llegado al instante en que solo resta una hora, sabemos que se va acabar y lo que pasaría si sucede. Son situaciones muy duras que vivimos también en el Centro de Dirección”, señaló.

En el puesto de mando se lleva el control de las necesidades de gas medicinal que demanda Cienfuegos día por día. / Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)

Cienfuegos posee cerca de 600 botellones asignados a las dependencias de salud. Según autoridades del sector, eso satisface la demanda en medio del panorama epidemiológico actual, pues con el déficit de oxígeno existente es imposible llenarlos todos a la vez. No obstante, en la Unidad Empresarial de Base (UEB) de Gases Industriales, los turnos de trabajo se extienden por 24 horas en aras de incrementar los niveles de producción y distribución.

“En la planta gasificamos el oxígeno líquido y lo envasamos en los cilindros para luego llevarlos a los hospitales y unidades de asistencia médica. Pero en los últimos días, a falta del insumo, recibimos el gas medicinal de la productora de Jovellanos, en Matanzas”, explicó Idel Burcides Nápoles, jefe comercial de la UEB.

“Cuando teníamos el compresor del Hospital con el aire comprimido, era posible cumplir con los 200 botellones por día que requería el territorio. En este escenario —añadió— ya esa cantidad no basta y nos toca salir a buscarlo donde halla, a veces hasta en helicópteros por cuestiones de premura”.

La disponibilidad de vehículos para asegurar el abastecimiento deviene factor fundamental en el contexto del pico pandémico que golpea a Cienfuegos. “Contamos con el apoyo de entidades transportistas locales, lo cual ha facilitado la búsqueda y distribución del vital recurso. A tiempo completo permanecen con nosotros cuatro carros y están las opciones para afrontar cualquier percance que pueda surgir”, afirmó Alian Nieves Carballoso, especialista de la Empresa Provincial de Transporte.

Sin la confluencia de estos organismos, guiados por las FAR, las garantías de oxígeno fueran, incluso, más finitas, al conocer de antemano su limitada producción en Cuba. Y es cierto, el problema sigue y las tensiones continúan en las salas hospitalarias, pero otro sería el relato sobre los congestionados pulmones de Cienfuegos.

Artículos relacionados

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir