Cementos Cienfuegos quema combustibles alternativos para sustituir importaciones

Si una industria cubana piensa como país, es Cementos Cienfuegos S.A. Desde el pasado año esta empresa mixta desarrolla acciones encaminadas a la quema de combustibles alternos, a fin de reducir la importación de los carburantes que utiliza en sus faenas productivas.

De acuerdo con Carlos López Mesa, vicegerente técnico, “consiste en la quema de neumáticos, aceites usados y lodos petrolizados”. Todavía en la primera fase, se procesan al día entre 130 y 150 gomas de vehículos, y hasta la fecha suman más de 3 mil 600. El propósito —dijo— es llegar a la cifra de 400 neumáticos por cada jornada.

“Muchas entidades, incluso radicadas en la zona oriental de Cuba, se muestran dispuestas a traerlos, y realizamos gestiones con el Grupo Empresarial de nuestro sector para asegurar el traslado. Así, todos los equipos que vengan a cargar, transportan neumáticos y retornan con cemento, lo cual representa cero costo para la fábrica”, agregó.

Para una segunda etapa, existe la intención de trocear esas gomas y sacarles mejor provecho. Actualmente, los planes económicos de la industria prevén que sustituya el 5 por ciento de su combustible tradicional, el pet coke, del cual espera importar unas 100 mil toneladas (t) en este 2020.

Autoridades de Cementos Cienfuegos reconocieron que el impacto aún resulta insignificante, pero insistieron en que, de zanjar los dilemas con la Refinería de Petróleo de la Perla del Sur para la obtención de los aceites usados y lodos petrolizados, los resultados pueden ser mayores.

José Luis Romero Cabrera, especialista de Cementos Cienfuegos, explicó el impacto medio ambiental de la quema de combustibles alternos, considerados desechos peligrosos./Foto: Juan Carlos Dorado
José Luis Romero Cabrera, especialista de Cementos Cienfuegos, explicó el impacto medio ambiental de la quema de combustibles alternos, considerados desechos peligrosos./Foto: Juan Carlos Dorado

“Quieren cobrarnos el flete por encima de los 70 dólares y, cuando hacemos las cuentas, casi nos cuesta más transportar una tonelada de lodo de la Refinería (a menos de 40 kilómetros de distancia) que traer una de pet coke del exterior. Y por supuesto, no vamos a pagar esa cantidad”, subrayó López Mesa.

Desde el inicio del proyecto, la principal planta cementera de la Isla solo ha quemado unos 30 mil litros de lodo, pese a disponer de una infraestructura diseñada con recursos propios —mediante la recuperación de motores, pipas, pailas y vigas—, avalada y exenta de costo alguno para la economía nacional.

“Lo decimos en todas las tribunas”, enfatizó López Mesa. “Es bueno para Cuba porque hablamos de desechos peligrosos que carecen de un destino final y nosotros contamos con la solución para ello”, apuntó.

Funcionarios de Cementos Cienfuegos destacaron la perspectiva ecológica y ambientalista inherente a la quema de los combustibles alternos, al posibilitar la destrucción de inventarios nacionales considerados con riesgo potencial de contaminación.

“Los lodos petrolizados, por ejemplo, ya han llegado a nuestra bahía, con daños que nadie sabe si serán o no reversibles. Un litro de aceite usado puede contaminar una cuenca hidrográfica. Sin embargo, nosotros tenemos la forma segura de eliminarlos”, comentó José Luis Romero Cabrera, especialista del Grupo de Optimización.

Según el experto, “la producción de cemento ocurre a elevadas temperaturas, entre mil 200 y mil 400 grados centígrados, con tiempos de residencia que duran más de un minuto. Por tanto, los posibles gases que pudieran generar las quemas se disocian con ese nivel de calor. Las emisiones son muy nobles y sin aportes a la carga contaminante”, añadió.

Podría interesarle || Grupo Bahía crea frentes para examinar la rada

Certificaciones y autorizos por parte del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), el Ministerio del Interior (Minint) y la Agencia de Protección Contra Incendios (APCI), validan los sistemas aplicados en las instalaciones de la fábrica, lo cual otorga al proyecto seguridad y confiabilidad.

“Por eso no entendemos cómo una empresa (la Refinería de Petróleo), acogida a las leyes de Cuba —nación firmante de la Convención de Basilea sobre el control, movimiento y eliminación de los desechos peligrosos—, se atreve a sacar un valor comercial de estos limitando su destrucción. No es ético, ni ambiental, ni legalmente tolerable”, afirmó Romero Cabrera.

La exhortación a “pensar como país” exige poner fuera de juego los obstáculos que impiden un funcionamiento armónico y sustentable entre los actores de la economía cubana, más en el contexto de asfixia que vive la Mayor de las Antillas como consecuencia de la política hostil del gobierno de los Estados Unidos.

Cementos Cienfuegos emprende con pasos sólidos una ruta en la que necesita ser acompañada. Además de pretender este año la exportación de 150 mil t de clinker —luego de permanecer un lustro fuera del mercado internacional—, la industria valora la futura implementación de otras iniciativas con enfoques similares a la quema de combustibles alternos, una de ellas orientada a la destrucción de todos los residuos urbanos que genera la ciudad de Cienfuegos, con positivos impactos socioeconómicos y ambientales.

Pese al suministro inadecuado de aceites usados y lodos petrolizados, Cementos Cienfuegos continúa creando condiciones para su procesamiento, a la espera de que se revierta el problema. /Foto: Juan Carlos Dorado
Pese al suministro inadecuado de aceites usados y lodos petrolizados, Cementos Cienfuegos continúa creando condiciones para su procesamiento, a la espera de que se revierta el problema. /Foto: Juan Carlos Dorado
Roberto Alfonso Lara

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir