Contar la historia: las diversas letras de la verdad

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 35 segundos

La historia es una disciplina humanística con el propósito de averiguar los hechos y procesos que se desarrollaron en el pasado. Más allá de las acepciones propias de la ciencia, es la narración de cualquier suceso, ya sean  imaginarios o no. Al mismo pasado solemos llamarle, en ocasiones, historia, y aunque no todos los historiadores aceptan la identificación  como una ciencia social, al considerarla una reducción en sus métodos y objetivos comparables con los del arte si se basan en la imaginación, muchos coinciden en su uso como instrumento para develar una visión de los asuntos lo más acercados posible a la verdad.

El libro publicado por la Editorial Mecenas de Cienfuegos, en el año 2016, bajo el título Letras y pensamientos desde el prisma, perteneciente a la colección Ideas y la autoría de Yolanda Ricardo Garcell, está dirigido, fundamentalmente, a lectores interesados en el pensamiento crítico. El mismo propone atractivos y sugerentes ensayos relacionados con América Latina y el Caribe, específicamente al tratamiento de los valores. Ilustra la situación de la mujer en el mundo, la trascendencia social de la literatura y la educación, en una época marcada por la deshumanización donde parece que el hombre está perdiendo su fibra más sensible.

La  destacada pedagoga deja al descubierto su afán continuo por defender y resaltar los derechos de la mujer latinoamericana y cubana. Su texto demanda una lectura profunda que, por supuesto, hará reflexionar sobre las temáticas tratadas. Garcell Ricardo nos permite distinguir su propia perspectiva sobre importantes aspectos de la vida social y cultural de varios países de nuestro continente, lo que posibilita al lector tener su propio reflejo a cerca del pensamiento de las figuras abordadas y sacar sus propias conclusiones de tan sensibles temas.

El libro está conformado por una selección de ensayos y estructurado en tres partes con un consecuente orden lógico, aunque en principio no lo crea el lector. Pensamiento de avanzada, Mujeres del Caribe y Educación y Sociedad. Realiza un recorrido heterogéneo por la literatura y el pensamiento caribeño, dando notoria primacía a las autoras femeninas y su aporte a la educación.

En la primera parte: Pensamiento de avanzada, se recogen textos sobre un grupo de escritores de mérito, donde prevalecen sus contribuciones en la creación de la conciencia y la justicia social. Especial tratamiento se le concede en este apartado a la obra de pensadores de la talla de José Martí y el puertorriqueño Eugenio María de Hostos, destacando su eticidad y aportes a la creación de valores en América Latina y el Caribe.

Se aborda, además, la impronta de la obra martiana en el quehacer de los hermanos Henríquez Ureña; tanto Pedro, Max y Camila fueron seguidores y cultivadores del pensamiento de Martí por estar en armonía con sus ideas y captar su esencia. Los consanguíneos concordaron en la calidad estética de la prosa, el verso, la oratoria y el periodismo del Apóstol, reconociendo talento y estilo excepcional del hombre.

De igual manera se trata el pensamiento social de Eugenio María de Hostos, sobre todo sus aportes a la axiología e imágenes sobre la mujer, caracterizada por su valor, heroísmo, moral y talento.

Como muy auténtico consideramos el ensayo que da conclusión a esta primera parte Imágenes hostinanas sobre la mujer donde se sintetizan, entre otras cosas, las visiones de Hostos sobre la mujer y su papel revolucionario en las transformaciones de su época. En este empeño es imposible pasar por alto la presenciade algunas damas poco valoradas e incluso invisibles todavía en nuestros días como la cubana Belinda Otilia de Ayala Quintana (Inda) con quien escribiera Hostos el capítulo amoroso más trascendental de su vida y fuera una mujer incomparable no solo por su existencia activa y creadora, sino por su sensibilidad, entrega y abnegación como esposa y compañera.

El principal aporte de la obra de Hostos y en este particular es la manera en que el lector puede advertir los esfuerzos diseñados para la emancipación de la mujer por vías educativas y bajo el principio de que “la razón no tenía sexo”, y el empeño de encontrar un nuevo orden social favorable a las féminas desde el siglo XIX.

En la segunda parte: Mujeres del Caribe, nos impacta el legado atesoradodurante dos siglos por la mujer caribeña con énfasis en la segunda mitad del siglo pasado. A través de la huella dejada por ellas en el continente americano, específicamente la mujer caribeña y por la obra de varios autores puede concluirse que el pensamiento de la mujer se fortalece y se incorpora como sujeto histórico en nuestros procesos de liberación y construcción nacional, a la vez que se describe su imaginación derivada de violencia y marginación. Pese a los esfuerzos de algunos,  y aunque no se cubra la plena dimensión social del papel de la mujer en el Caribe, puede apreciarse como ella se piensa a sí misma y se contextualiza, repasando en sus raíces, en su devenir y en sus proyecciones.

Sobresalen autoras como Dulce María Loynaz con sus confluencias cervantinasen su periplo de Un verano en Tenerife. Esta dama de la palabra escrita del siglo XX cubano, que cubrió la centuria con su presencia, inteligencia y sagacidad, al decir de Virgilio López Lemus,es citada con el respecto de una de las mujeres de más alta dimensión por su naturalezay sutileza poética. Pueden nombrarse muchas otras marcadas por la insularidad como: Gertrudis Gómez de Avellaneda, Luisa Pérez de Zambrana, Juana Borrero y la cienfueguera Mercedes Matamoros, para orgullo nuestro, y a quien en el futuro debiéramos dedicar tiempo y espacio.

Se presentan trabajos sobre otras mujeresexcepcionales como Serafina Núñez, Julia de Burgos, Dulce María Borrero, Salomé Ureña,símbolo de la dominicanidad, calificada por Hostos como la “verdadera musa de la patria” todas ellas, mujeres excepcionales que hicieron historia en su época. Es precisamente ese el principal aporte de esta parte del libro, cómo las féminas son legitimadas en sus imaginarios entre la resistencia, la lucha y la creación…al decir de la propia autora en sus palabras preliminares.

En la tercera parte y final Educación y Sociedad, el libro da un giro sorprendente,que pudiera confundir al lector, que está marcado por la intención de presentarnos aspectos relacionados con la educación en América Latina y el Caribe. Con el manifiesto del pensamiento tutelar, guiador, iluminador y defensor de los valores de nuestras culturas, nuestra memoria y nuestra historia, a través de la educación y su impacto social. Muestra grandes intelectuales latinoamericanos, llevándonos a través de sus obras, desde el siglo XIX hasta la actualidad, prevaleciendo José Vasconcelos, Paulo Freire, Frei Betto y Eduardo Galeano, ellos educadores emancipados a su tiempo, con pensamientos de avanzada educativa y revolucionaria, no solo por enfatizar en el desarrollo de la educación para el bien del continente, sino por reflexionar sobre la necesidad de educar a la mujer y el crecimiento de ellas ante la exclusión. De ahí la relación con las dos partes anteriores.

Antes de concluir es oportuno decir que, aunque es un libro  extenso, es el resultado del trabajo de años de su acuciosa autora.Lo considero valioso por su argumento, contenido yel tratamiento que la investigadora le da a la mujer latinoamericana y caribeña, reconociendo todos sus intentos por emanciparse desde épocasanteriores. Es un libro muy atemperado a nuestros tiempos donde aún quedan vestigios, más de los deseados, de una sociedad machista y patriarcal que se ha empeñado en omitir a la mujer.

Como muy admirableresulta,además, eldedicado, minucioso y exhaustivo trabajo de edición de la editora Melba Otero del Sol por la responsabilidad con el arte final, la calidad y el resultado estético de la obra; por las horas de desvelo patentizando e indagando todas las obras de los autores mencionados.

Sin más preludios dejo a consideración del lector, confiando en su sapiencia para que estime con ingenio y justicia los verdaderos valores de esta obra.

Segúnsu prologuista Emilio Comas, este libro “(…) requiere de una lectura aguada e inteligente, que por supuesto nos hará reflexionar y nos permitirá que, mirando al pasado y enrumbando el presente, podamos planificar desde ya un futuro luminoso para todos”.

*Directora del Centro Provincial del Libro y la Literatura.

Visitas: 23

3 Comentarios en “Contar la historia: las diversas letras de la verdad

  • el 17 abril, 2024 a las 4:55 pm
    Permalink

    Yolanda Ricardo Garcell es una maravillosa mujer del siglo xxi, desde el intelecto y como ser humano.

    Respuesta
  • el 17 abril, 2024 a las 2:31 pm
    Permalink

    Excelente historiadora narradora de la vida en rigor y espontaneidad
    Te admiro y profeso gran afecto
    Díana Lago

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *