Conexión entre VOX de España e Israel: práctica de racismo y genocidio

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 38 segundos

Alejo Vidal-Quadras, fundador del partido de ultraderecha español VOX, reiteró su apoyo público tanto al grupo terrorista Muyahidín Jalq (MKO en sus siglas en inglés), como a la ocupación colonial sionista.

En una publicación inicial en la red social X (anteriormente conocida como Twitter), Vidal-Quadras expresó su respaldo a Israel frente al “fundamentalismo islámico” que, según él, estaba representado por la “teocracia iraní”.

En una segunda publicación, el fundador de VOX mostró su respaldo al “Consejo Nacional de Resistencia de Irán” (CNRI), el nombre bajo el cual el MKO se identifica actualmente, calificándolo como una “oposición firme, sacrificada y heroica al régimen teocrático criminal de los ayatolás iraníes (sic)”.

Es importante recordar que la relación entre VOX, Alejo Vidal-Quadras y el MKO tiene raíces profundas. El partido, fundado en 2013, habría recibido aproximadamente 880 000 euros del CNRI. Este financiamiento llegó al partido de extrema derecha gracias a la intermediación de Alejo Vidal-Quadras, uno de los fundadores y el primer presidente del partido. Es relevante señalar que Vidal-Quadras fue sancionado por el Gobierno iraní en 2022 por supuestamente “promover e incitar al terrorismo y la violencia”. Además, este político español ocupa el cargo de presidente en el lobby cercano al CNRI, conocido como el Comité Internacional en Búsqueda de Justicia, un grupo conformado por miembros del Parlamento Europeo cuyo objetivo principal es promover un cambio de régimen en la República Islámica.

Por su parte, el actual presidente de VOX, Santiago Abascal, expresó su respaldo a Israel al recordar que “con Israel tenemos un enemigo común: el yihadismo internacional”, y agregó que “debemos ser conscientes de a qué nos enfrentamos y de qué lado estamos”.

Además de los lazos con el MKO, una organización responsable de la muerte de más de 15 000 iraníes desde la instauración de la República Islámica en 1979, VOX posee razones ideológicas propias para respaldar la campaña colonial sionista en Palestina. Por un lado, se manifiesta un pensamiento islamófobo que considera al musulmán, particularmente al norteafricano, al que denominan despectivamente como “moro”, como el “otro histórico” de España. En esta visión esencialista de la historia de España, se plantea que los musulmanes invadieron la península en el año 711 y fueron finalmente vencidos por los Reyes Católicos en 1492. Esta perspectiva anti-musulmana de VOX se refleja en la exclusión de los musulmanes de la historia española, negándoles su papel fundamental en la misma.

Esta exclusión discursiva de los musulmanes de la historia de España también se emplea para presentar la situación actual del país como un periodo similar al del año 711. En este sentido, VOX no hace más que seguir la narrativa común a todos los partidos de extrema derecha, o “extrema derecha 2.0”, en Europa: la noción de que Europa está experimentando una invasión islámica que supuestamente pone en peligro las tradiciones cristianas y busca reemplazar a la población “autóctona”.

¡Entendido! Aquí tienes el segundo punto manteniendo la expresión “por otro lado”:

Por otro lado, dentro de esta anti-musulmanidad que estructura la ideología de VOX y su conexión con la ocupación colonial sionista, se encuentra lo que el sociólogo Johan Galtung denomina “sociocidio”, definido como la destrucción de la capacidad de una comunidad para autogenerarse y re-crearse.

Específicamente, en el caso palestino, el sociocidio implica la destrucción de los palestinos como comunidad política propia. En el contexto español, VOX sigue una pauta similar al buscar la despolitización de las comunidades musulmanas en el país, intentando anular cualquier esfuerzo de estas comunidades por forjar una visión autónoma que les permita sobrevivir políticamente.

Ambos, además, emplean el lenguaje del “fundamentalismo” para alcanzar sus objetivos político-discursivos.

Hay otra conexión entre VOX y la entidad sionista. Antes de que los palestinos puedan ser aniquilados, deben ser transformados discursivamente en monstruos bárbaros. VOX sigue un patrón discursivo similar al calificar a los inmigrantes musulmanes que llegan a España como “hordas de animales”, “violadores en masa” y “potenciales terroristas”.

Los indicios de aniquilación surgen primero en el lenguaje. Tanto VOX como la entidad sionista comparten bases discursivas islamófobas. Este discurso configura a los musulmanes como enemigos, una amenaza que debe ser eliminada en vez de ser abordada políticamente. En este lenguaje común se establece una distinción entre civilización y barbarie, lo que justifica el genocidio en Palestina y las prácticas abiertamente racistas de VOX.

A modo de conclusión, se podría afirmar que tanto VOX como Israel representan dos momentos diferentes dentro del mismo discurso. Por un lado, está la actual campaña colonial sionista, y por el otro, la fantasía de la expulsión del otro musulmán de España.

Visitas: 55

Hispan TV

HispanTV es un medio de comunicación alternativo en español, que se hace eco de las realidades del mundo entero con sus noticias, programas y documentales. Salió al aire a finales de 2011. En la web desde 2010.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *