V de Vendetta

1
637

V de Vendetta plantea este escenario: Inglaterra, futuro próximo; un gobierno dictatorial impone su credo político semifascista, a partir del recorte de las libertades y la imposición de regios controles sobre una población sometida al miedo mediático y la represión.

V es el sobrenombre de un vengador, quien se opone a este orden de cosas y entra en escena rescatando de un ataque nocturno a Evey (Natalie Portman), la otra protagonista de esta suerte de extraña parábola fantástica basada en el comic homónimo del legendario Alan Moore y David Lloyd. Dicha historieta fue publicada originalmente en 1981, en pleno régimen de la Dama de Hierro, Margaret Thatcher, y para nada ocultaba su impugnación  al totalitario gobierno.

La película de igual nombre, con guion de los hermanos Wachowsky (los creadores de la trilogía The Matrix) tampoco emboza en ningún momento su diatriba abierta contra la era Blair y su sujeción al patrón yanki de dominación popular por la vía de la sugestión mental de los ciudadanos. El filme de James Mc Teigue resulta en cierto modo valiente e inusual por su discurso en el concierto de las superproducciones actuales, mas no apunta a una idea totalmente válida de alternativa al status quo, en tanto ni la ambigüedad moral ni el individualismo del héroe permiten una lectura de legítima lucha popular sino enfatizan tan solo la acción aislada de un ente más inspirado en sus poderes físicos que en sus ideas.

Otro problema de esta cinta de 2005 es la enrevesibilidad marca de fábrica de las tramas de los Wachowsky, empeñados en mantener aquí sus líneas de diálogo seudofilosóficos; y la poca personalidad en la dirección del australiano Mc Teigue, quien acusa en su mando la fuerza de gravedad arrolladora de los hermanos de quien fuera asistente en las tres partes de The Matrix.

Desde el punto de vista de la acción, en cambio, V de Vendetta no decepciona al fan más exigente del género, por sus escenas impactantes y su constante apelación a la tecnología en función de los giros de este tipo de relatos.

Guardar

Guardar

Guardar

1 Comentario

  1. Esta en particular me gustó, tal vez como cine no sea de las que vayan a quedar pero está muy disfrutable . El personaje de Stephen Fry es muy humano, aunque hay muchas cosas que me quedaron medio en neblinas, nunca llegue a comprender bien si el personaje de la Portman era lesbiana o algo así… La dirección de arte no es mala, las actuaciones están bien, y la fotografía es buena. Ya en lo del guión y lo medianito que está el filme cinematográficamente hablando, pues estoy de acuerdo.

Dejar respuesta