Un pedagogo que no cree en estereotipos

1
702
Jorge Navarro en estos momentos cursa el Doctorado en Ciencias Pedagógicas basado en el Comenglish. / Foto: Miguel Ángel Castiñeiras

Es viernes por la tarde y los niños de la escuela primaria Carlos Manuel de Céspedes reciben en el aula al Máster en Ciencias Jorge Navarro Brito. El “teacher” no subvalora las capacidades de los estudiantes y les habla en inglés, como si conversara con un grupo de extranjeros. Para sorpresa del transeúnte que pasa, se queda y observa, ellos entienden a la perfección.

“Nuestros niños tienen la capacidad de apropiarse del conocimiento del inglés, así como de cualquier otra lengua extranjera. Pero, además, tienen el derecho a la oportunidad de ser expuestos a estos saberes para, el día de mañana, ser un individuo socialmente más competente. De esta manera podrá, incluso, aumentar sus posibilidades en el sector laboral.
“Las escuelas primarias se deben ir abriendo a la enseñanza de los idiomas foráneos. No solo del inglés. Una vez que el niño rebase los 11 o 12 años, que ya ingrese a la Secundaria Básica, se puede ir acercando a otras lenguas”.

El Bimbi, como muchos conocen a Jorge, tiene la idea de que las universidades deben impactar con mayor fuerza en la sociedad. En 2006 se acercó a la escuela Armando Mestre, perteneciente al consejo popular de Pueblo Griffo, donde comenzó a implementar, con el apoyo de un conjunto de padres, el programa Let’s enjoy speaking english together.
Hoy, Navarro Brito no solo se desempeña como Jefe de Departamento de Lenguas Extranjeras en la sede Carlos Rafael Rodríguez, de la Universidad de Cienfuegos, sino que se encuentra involucrado en un proyecto que comprende acciones comunitarias para la enseñanza de los idiomas: el Comenglish, del cual fue, además, creador.

“Este conocimiento no se puede quedar en el cerebro de una persona. Hay que compartirlo. Somos una isla pequeña, rodeada del Caribe anglófono y francófono. Por situaciones adversas a nuestra voluntad, es una contradicción a veces que el cubano sea en cierta medida incompetente en lo que a lenguas extranjeras respecta y eso es algo en lo que debemos ir caminando.

“Detrás de la validación científica se va a ir proponiendo un plan que inserte a los niños de primero y segundo grados. Es importante que todos los planteles educacionales del país lo tengan, lo manoseen, lo calen. El Comenglish ya se está ramificando hacia cuatro escuelas, luego se va a ir extendiendo hacia otros centros de la periferia de la ciudad de Cienfuegos y, una vez que se valide científicamente, los resultados se llevarán a La Habana y la comisión determinará cuándo se pondrá en marcha a nivel nacional”.

Se define a sí mismo como una persona que le gustan los retos sociales. Los mira, los consulta en el seno familiar y los acepta. “Asumirlos no significa que tú vayas a limitar tu vida. Al contrario. Desde los retos sociales, puedes crecer y puedes tener la capacidad de tratar de educar a los que se encuentran a tu alrededor, a que también sean partícipes de esos desafíos”.

¿Qué te inspiró?

“Resulta de vital importancia para el pedagogo el ser un buen previsor social. Por mi parte, yo procuré prever este tipo de acciones. Siempre me inspiró el hecho de tener mis hijos en edades tempranas y por ellos fue que empecé con la idea. Hoy por hoy, tengo muchos: al pie de 240 en cuatro planteles educacionales”.

Me comenta que, tal vez por su pelo largo, tal vez por la manera en que se viste, ha tenido problemas a la hora de exponer sus visiones en determinados espacios.

“Somos muy diversos y la diversidad es una virtud en aras de educar”. /Foto: Miguel Ángel Castiñeiras

“Somos muy diversos y la diversidad es una virtud en aras de educar. No te voy a negar que sí he sufrido presión en el contexto académico donde me desenvuelvo. Algunos no me lo dicen directamente, pero me lo insinúan en forma de jarana. Cada vez que voy a alguna provincia, se me abren mil espacios. En Cienfuegos, por otro lado, me cuesta mucho más trabajo.

“Nadie se imaginaba que una persona como yo, desde las lenguas extranjeras, pudiera formar valores en niños muy pequeños. Lo anterior se demuestra cada vez que llego al aula y ellos me reciben con un Welcome, teacher!; How are you?; I love you, teacher!”.

La clase termina. Los niños despiden al máster Jorge Navarro Brito. Una vez en casa, el Bimbi saluda a su esposa y se dedica a las tareas del hogar. Sabe que todavía faltan muchas cosas por hacer: estereotipos que tumbar, saberes que compartir, valores que inculcar; pero… de seguro valdrá la pena el esfuerzo.

(*) Estudiante de Periodismo.

1 Comentario

Dejar respuesta