Traicionada la valentía tras los muros de San Lorenzo

Cuando muere en 1904, el hacendado Nicolás Salvador Acea de los Ríos, dejó parte de su herencia para la construcción y creación de dos escuelas destinadas a ayudar a infantes y jóvenes pobres, en las que se les diera cobija y oficio con el objetivo de hacer de ellos, en el futuro, personas de bien. Llevarían los nombres de: San Lorenzo y Santo Tomás, en memoria de su hijo Tomás Lorenzo, tempranamente fallecido.

La construcción del nuevo edificio concluyó en 1927. Se levantó sobre los cimientos que ocuparan inicialmente el Liceo de Cienfuegos con su fastuoso y elegante salón de reuniones —aunque también se usó para bailes— y el espacio colindante hacia el este, con la habitada casa familiar de los Acea, edificados ambos hacia la hermosa plaza de Ramírez, hoy parque José Martí, cual tira de portales corridos en su fachada para mitigar en cierto modo nuestro clima tropical.

El 1ro. de octubre de 1929 abrió sus puertas la Escuela del Hogar Santo Tomás para niñas, en la planta baja, donde se les preparaba para la vida doméstica. Tres años después, el 1ro. de diciembre de 1932, se inauguraba la Escuela de Artes y Oficios San Lorenzo, para varones, donde se llegaron a impartir varias asignaturas, entre las que sobresalía Mecánica General, enseñanza que les permitiría a los egresados asumir los retos tecnológicos de su época. Caracterizó a estas dos escuelas la enseñanza práctica.

El edificio mantuvo durante años su amplia gama de asignaturas formadoras para la vida social con un excelente claustro, que contó entre sus profesores a Consuelo Torrado, profesora de inglés y madre del futuro Presidente cubano Osvaldo Dorticos Torrado, durante los primeros años de la revolución.

Su trascendencia histórica – social la adquiere el edificio al ser seleccionado, dadas sus inigualables condiciones físicas, por los revolucionarios, como uno de los escenarios del levantamiento cívico militar popular del 5 de septiembre de 1957, organizado a manera de una sublevación nacional, que por diversas causas nunca llegó la orden de suspender. Convirtiéndose los valientes jóvenes, cual espartanos de la lucha, desde Cayo Loco al Parque José Martí, epicentro de los más duros y desleales combates.

Fue el último bastión de resistencia de los marinos y civiles sublevados, desde su azotea José Gregorio Martinez, se enfrento a las ráfagas de la aviación enemiga, muriendo por su plomo intenso; sus compañeros, después de haber liberado la ciudad cerca de 24 horas, ya sin parque, deciden que Dimas Martinez Padilla [1] los representase y creyese, en las falsas promesas del honor militar enemigo, logrando callar las rebeldes armas, con su verbo encendido, sin saber que iban a ser victima de la ráfaga traidora, disparada por militares sin escrúpulos, amparados en la oscuridad de la noche.

Hoy, 64 años después de la abominable y represiva acción, se levantan allí  —simbólicamente— muros de ideas, sentimientos y esperanzas, pues la revolución cubana como parte de su política educacional decidió mantener un centro de enseñanza básica urbana de nivel medio, que presta sus servicios a los jóvenes de la zona, nombrada “5 de Septiembre”, en honor a los caídos, quienes son recordados todos los años por sus hermanos de armas y pueblo en general.

El imponente frontón que lo distingue, apoyado en majestuosas columnas se viste de largo con una bandera cubana, que el clamor del pueblo perpetúa las imágenes de los mártires, cimientan los pétreos muros, que hacen nacer el largo peregrinar de homenaje de todo un pueblo hasta el Cementerio Tomás Acea, lugar donde reposan “…los valientes héroes de San Lorenzo…”


[1] Dimas Martines Padilla, Teniente, abogado consultor, Militar, mayor de tres hermanos, quien junto a su hermano Julio, participa en el levantamiento armado de Cayo Loco, trasladándose posteriormente a San Lorenzo, y dado su preparación  legal, confía en las leyes militares, una vez agotado el parque de sus fusiles.

Artículos relacionados

Un Comentario en “Traicionada la valentía tras los muros de San Lorenzo

  • el 4 septiembre, 2021 a las 8:39 pm
    Permalink

    Se escribe cierta parte de la realidad de los hechos en esa fecha pero debiera mentarse la masacre que realizo el ejercito de batista en horas de la madrugada asi como la cantidad de caidos muchos fueron masacrados despues de haberse rendido, los heridos un grupo que pudo darse a la fuga porque en horas de la medrugada fue bombardeado dicha escuela por tanquetas falto tambien las desapariciones del alferez de fragata Dionisio San Romas asi como del oficial Gonzalez Brito que fueron parte de la accion los cuales los desaparecieron aquellos que vivimos esa etapa recordaremos siempre las calles alrededor del colegio con sangre de los caidos y bomberos limpiando las mismas Espero leer un recuento sobre los acontecimientos Las tropas enviadas desde santa clara para repelar esta accion no pudieron tomar el parque Marti cuando entraron a cfgos lo hicieron en la madrugada con los refuerzos enviados desde Santa Clara

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir