The Boy Next Door: obsesionado con su vecina | 5 de Septiembre.
mié. Oct 23rd, 2019

The Boy Next Door: obsesionado con su vecina

Jennifer Lopez en The Boy Next Door

Aunque si es cuerdo nunca llegaría a los extremos de sus acciones, un espectador masculino siempre tenderá a comprender parte de los motivos del psicópata traumatizado con su vecina en Obsesión (The Boy Next Door, 2015), cuando caiga en cuenta que la hembra de la otra puerta es una mujer como Jennifer López. En el filme, un fornido jovenzuelo es presa de abierta revolución de la testosterona al contactar en la casa cercana del barrio con esta latina “sin una sola mentira en su cuerpo” -como diría Vicente Battista de personaje semejante en alguno de sus cuentos.

A los bien cuidados 45 años de la actriz para la fecha de estreno, la lente de Dave McFarland propende a verdadero saqueo anatómico de sus curvas, cual si la cámara mirase con los ojos del muchachón quien, luego de acostarse con ella, quiere seguir chupando del mismo caramelo, sin comprender que aquello fue más bien un calentón pasajero de la señora con el objetivo de mitigar el ardor momentáneo y de paso castigar la infidelidad de su marido. Pero la “mami chula” del Bronx, al ver el entusiasmo del vecinito, cierra los flancos bajos y clausura la retaguardia más deseada del planeta Tierra a nuevas incursiones. Y es ahí cuando al muchachón se le sube lo de loco y comienzan las tropelías… Te comprendo, muchacho.

Obsesión, película chapucera y anacrónica donde las haya, representa uno de los peores thrillers eróticos de lunáticos de la historia del cine desde que Clint Eastwood cortase el celofán del subgénero hacia 1971 mediante Obsesión mortal, al abrir a la sazón transitadísima pista sobre la cual caminaron innumerables películas y que tuvo un momento climático mediante la tan archifamosa como reaganianamente conservadora Atracción fatal (Adrian Lyne, 1987). Visto el éxito taquillero de dicho filme y el incluso aun mayor de Instinto básico (Paul Verhoeven, 1991), la variante temática adoptó registros aun mucho más comerciales, a la marcha de filmes del corte de Durmiendo con el enemigo (Joseph Ruben, 1991), representativos de un curioso caso de “biocine” donde el consorcio argumental con dicha línea argumental condujo a un proceso de autofagocitación en el cual del orgasmo se pasó directamente a la muerte, sin escala intermedia.

Así y todo, cada año aparecen nuevas muestras del subgénero, no obstante pocas alcancen el carácter bastardo del estreno nacional, mixtura de softcore (porno suave) con thriller apegado a formas narrativas caducas, cuya fosilización conduce de forma irremisible a las más camp y ridícula muestra de desvirtuación del palimpsesto en la era de la posmodernidad. Ni “un mamífero de lujo” -empleemos ahora la frase de Federico Fellini para calificar a Anita Ekberg, su musa sueca de La dulce vida– en etapa crepuscular como la López puede convertirse en palanca tensora de este relato de vibras erógenas sembrado a la placenta de un tipo de suspense con más de 25 años de atraso.

Jennifer vuelve a ser en el bodrio dirigido por Rob Cohen y bajo el guion de Barbara Curry la triste portavoz de mensajes de la industria hollywoodense, brazo ideológico del sistema. Si en una comedia romántica de la guisa de ¿Bailamos? (Peter Chelsom, 2004), Richard Gere flirteaba con ella aunque sin traicionar jamás a su pareja sajona encarnada por Susan Sarandon, para demarcar públicamente así las claras diferencias de casta social entre inmigrantes latinos y ciudadanos naturales, en Obsesión las ideas a difundir son las siguientes: perdona la infidelidad de tu pareja masculina, quien volverá al redil intocable del matrimonio cual expresión sancta del orden familiar; no mires nunca a un jovencito porque te meará en la cuna; y para sofocar tus veteranas calenturas femeninas tenemos en las tiendas de nuestros 51 estados más de 200 millones de consoladores a la venta. Así todos salen ganando, desde la nervadura de un status quo que en verdad abomina a las otredades y la integración étnica pese a defenderlas en el apócrifo lenguaje políticamente correcto, hasta la industria de los juguetes sexuales ¡Qué grande es “América”!

Noticias relacionadas
Share

2 comentarios en “The Boy Next Door: obsesionado con su vecina

  1. Así es, Diego, y lo más singular del caso es que ella alguna vez supo actuar. Lo hizo para Steven Soderbergh en 1997, una vez, y pare de contar. Buen fin de semana. Saludos.

  2. jajajajajajaj Me quito el sombrero….. Quisiera que los críticos de cine cubano abordaran este tipo de filmes con igual intención desacralizador y “cuereadora”. Francamente estos tipos que se hacen llamar “directores de cine” lo que producen es bazofia carroñera, acaban con el verdadero séptimo arte con cada nueva entrega. Y por más gluteos que tenga la JLo, no salvan ni esta ni mucha de las otras que la diva latina a protagonizado, donde casi siempre hace el mismo papelito.

Se han cerrado los comentarios sobre el artículo. Gracias por sus comentarios.

Share