Empresa de Tabacos Cienfuegos: El arte de torcer y sembrar | 5 de Septiembre.
sáb. Jul 20th, 2019

Empresa de Tabacos Cienfuegos: El arte de torcer y sembrar

Vega de tabaco en la Sierrita./Foto: Yuliet Sáez

La producción de tabaco, tanto en capas como torcido, para la exportación y el consumo nacional, es uno de los renglones económicos que hoy destaca en Cienfuegos. En diálogo con Vicente Torres García, el semanario 5 de Septiembre se acercó a los resultados económicos de la Empresa de Tabacos Cienfuegos.

“El pasado año trabajamos fuerte en consolidar el programa de desarrollo de este renglón en el territorio, y se cumplieron los compromisos previstos. En lo que va de 2017, al cierre del primer cuatrimestre estamos a un 101 por ciento en la producción de torcido para la exportación y el consumo nacional.

Vicente Torres García, director de la Empresa Tabacos Cienfuegos./ Foto: Yuliet Sáez

“Sembramos las 80 hectáreas pactadas de tabaco tapado, y a punto de terminar la cosecha debemos lograr un aproximado de 256 mil cujes y el acopio de 96 toneladas. La escogida, que mostraba algún atraso, logró recuperarse y ya ha aportado unos 2 millones de pesos. En sentido general, la producción se cumple y sobrecumple. Ya por esta fecha se han vendido 12 millones de pesos, de ellos unos 800 mil en divisa. Estas son las cifras pactadas hasta el cierre, pero continuamos perfeccionando el trabajo para lograr incrementos en la producción total de la empresa. En la parte agrícola tenemos el propósito de incrementar de 80 hectáreas hasta 250, según el plan de desarrollo que nos hemos trazado hasta 2021”.

¿Qué territorios implementan la producción de hojas de tabaco?

“En Cumanayagua, fundamentalmente, que reúne los requisitos de clima y suelos, por la cercanía de la montaña. Para el segundo semestre sembrarán allí 100 hectáreas, con un crecimiento sostenido. También construiremos en ese territorio una nueva escogida de tabaco tapado, una inversión de más de 2 millones de pesos, que ayudará, sin dudas, a continuar en aumento el desarrollo de este renglón”.

¿Podría ilustrarnos con datos relativos a la industria, cómo marchan los programas?

“Nos encontramos inmersos en un plan de mejoramiento de las fábricas de torcido con las que contamos: Cienfuegos, Lajas, Castillo de Jagua y Cumanayagua. Crecer en las producciones para la exportación y para el consumo nacional, esa es nuestra proyección. Cumplir y sobrecumplir como se han comportado las cifras: 12 millones en tabaco para la exportación, y casi 5 de consumo nacional”.

¿Podemos apreciar que el mayor por ciento de trabajadores de esta industria es asumido por féminas; y que han logrado crear empleos en bien de las comunidades, como sucede en el Castillo de Jagua, podría abundar al respecto?

“Contamos en la parte estatal con más de 900 trabajadores, de ellos, el 78 por ciento son mujeres, es decir, ellas son mayoría, en la industria y la pre industria. Sólo en la agricultura son pocas. Con la nueva inversión en Cumanayagua debemos incrementar la capacidad de empleo en unas 100 plazas, y en más cantidad serán mujeres, de modo que seguiremos contando con ellas para echar adelante nuestras producciones”.

¿La fabricación del producto en Cienfuegos es eminentemente manual?

“Sí, todo este trabajo acá es manual, cero máquinas por ahora. En breve inauguraremos un centro de beneficio de capa, para su procesamiento, porque sí se está pensando, a futuro, incorporar algunas máquinas; pero hasta este momento todo el proceso es manual”.

¿De dónde procede la materia prima empleada en la industria cienfueguera?

“Proviene de Pinar del Río, de Artemisa –San Antonio de los Baños. En lo fundamental la picadura, que es el relleno interior; la capa sí es de nosotros, producida acá, estamos enfrascados en lograr producir toda la que demandamos”.

¿Observamos que hay resultados, se revierten en mejorar las condiciones de vida de los trabajadores de esta importante industria cubana, y cienfueguera en particular?

“Estamos enfrascados en un proceso inversionista y de mantenimiento constructivo de nuestras instalaciones. Hemos trabajado en el plan de dignificación de la empresa, que no es más que la recuperación y embellecimiento de los locales de las siete unidades empresariales de base. Es estos momentos cambiamos la imagen de la fábrica del Castillo de Jagua, pero en general estamos cambiando el mobiliario y asientos a los torcedores, los típicos taburetes que usan. Estamos pensando en climatizar donde sea posible y donde no, ubicar ventiladores; estamos trabajando, pero debemos reconocer que nos falta mucho por hacer en ese sentido”.

¿Cuánto representan las producciones de la Empresa de Tabacos Cienfuegos a las cifras generales del territorio?

“Producimos 8 millones 900 mil dólares, no tengo el dato de cuánto representa en el aporte global de la provincia, pero producimos y vendemos esa cifra. Estamos trabajando en la implementación de los sistemas de la calidad, porque como laboramos para la exportación es muy importante tenerla presente, así como para el consumo nacional. El pasado año trabajamos por debajo del 4 por ciento de rechazo, que es el parámetro permisible; sin embargo, hasta el cierre del cuatrimestre tuvimos un 5 por ciento, producto de la calidad de la materia prima, que no era óptima, pero nos estamos recuperando y tratando de bajar el índice. Nuestra Empresa se ha caracterizado siempre, por la calidad de los productos entregados y de seguro lo logramos”.

Fábrica de tabaco torcido para la exportación Castillo de Jagua./Foto: Yuliet Sáez
Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles