Sucursal Palmares Cienfuegos reajusta su cinturón comercial ante Covid-19 (+Infografía)

A mitad de marzo comenzó a rodar por la mesa directiva de la Sucursal Palmares Cienfuegos la noticia de que la Covid-19 paralizaría el tejido comercial de los centros recreativos y gastronómicos; ante esa verdad se montó una estrategia provincial con énfasis en reajustarse a los tiempos de pandemia y diversificar las ofertas para el cliente nacional.

Tres nuevos servicios nacieron paralelo al incremento de positivos al nuevo coronavirus en Cuba: entrega a domicilio libre costo de transportación, comida por encargo y puntos de venta en los consejos populares. Cada una de ellas transformaría el objeto social de centros emblemáticos de la ciudad, entre ellos, el Club Cienfuegos, el Delfinario, el Ocio Club, Dinos Pizza, el Costa Sur…

“Los precios también se movieron hacia una línea más económica en beneficio del cubano (…) Se ha ido al costo mínimo de las ofertas y ahora los productos elaborados en nuestras instalaciones oscilan entre un 40 y un 50 por ciento menos respecto a años pasados. Por ejemplo, antiguamente la paella costaba para una persona  12 cuc, ahora es a seis y con un gramaje para dos comensales; todavía resulta un tanto caro para quien vive del salario estatal, pero existe la opción, que es importante, y tiene demanda en la población”,  dijo a la prensa Miguel Alfonso Santana, director de la Sucursal Palmares en Cienfuegos.

El Club Cienfuegos tiene una amplia gama de opciones gastronómicas para entrega a domicilio. / Foto: Cortesía de la instalación.
El Club Cienfuegos tiene una amplia gama de opciones gastronómicas para entrega a domicilio. / Foto: Cortesía de la instalación.

Por concepto de entrega a domicilio este emporio ingresó en el mes de mayo más de 67 mil 253 CUC, mientras que el indicador comida por encargo tocó los 460 mil 734 CUC, cifras nada despreciables ante la ausencia total de extranjeros en la ciudad, sin precedente en el siglo XXI.

Para lograr dispersarse entre los cienfuegueros la comunicación on line ha jugado un papel fundamental; la mayoría de las opciones viajan a través de las redes sociales, plataformas desde donde también se hacen pedidos y colegian menús.

La estrategia, además, permitió rescatar del descanso domiciliario a muchos trabajadores del sector que fueron notificados a principios de abril como interruptos. Hasta la fecha solo quedan un poco más de 65 trabajadores al 60 por ciento, de 174 que llegaron a notificarse al inicio de la pandemia en Cuba.

“Yo era dependiente del Costa Sur y después del cierre de la entidad quedé interrupto. Ahora con la venta en los consejos populares tengo una opción de empleo (…) Cada día, menos los jueves, visitamos distintos lugares con ofertas bien definidas: refrescos, confituras, café, leche, bebidas, jugos…, de alta demanda”, reconoció Josué Pérez.

Punto de venta de Palmares en Pastorita, todos los lunes en la mañana. / Foto: de la autora.
Punto de venta de Palmares en Pastorita, todos los lunes en la mañana. / Foto: de la autora.

No solo las alternativas comerciales colaron en la economía familiar una vez que el #QuédateEnCasa se hizo extensivo a toda la geografía cienfueguera, sino que empresas solicitan el servicio gastronómico a la sucursal. El Delfinario de Cienfuegos es el encargado de concretar los deseos alimenticios de estos clientes jurídicos, servicio que goza de una amplia aceptación en los colectivos laborales y que hizo reordenar la dinámica en esa instalación recreativa.

La gama de productos no elaborados que ofertan las entidades de Palmares dependen de las importaciones del país o de las producciones nacionales, afectadas en la actualidad por una visible crisis económica nacional, la cual enfrenta presiones externas debido al bloqueo económico y financiero de Estados Unidos hacia la Isla.

Al decir de Liosvi Lloseras Corcho, especialista en comercialización producto turístico de la sucursal en la provincia, estas líneas de venta se quedarán más allá de los tiempos de la Covid-19, porque el mercado interno demostró capacidad de recepción y son nichos vacíos que anteriormente solo dependían de la opción particular.

Reajustarse a nuevos contextos es un modo de sobrevivir y de no abandonar el terreno ganado, eso lo sabe “Palmares” y desde ya se acomoda el cinturón para avanzar más allá de la pandemia.

Zulariam Pérez Martí

Zulariam Pérez Martí

Periodista graduada en la Universidad Marta Abreu de Las Villas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir