Rosandra, la muchacha que empuja el progreso | 5 de Septiembre.
mié. Jul 17th, 2019

Rosandra, la muchacha que empuja el progreso

Pie de foto: Rosandra Montalvo Lozano, operadora de BTG en la Termoeléctrica Cienfuegos. / Fotos: Karla Colarte

Pie de foto: Rosandra Montalvo Lozano, operadora de BTG en la Termoeléctrica Cienfuegos. / Fotos: Karla Colarte

El BTG de la Termoeléctrica Cienfuegos es un constante ir y venir de operadores a esta hora de la mañana, cerca de las 8:00 a.m., se entrega el turno y al mismo tiempo tiene lugar el chequeo de las labores de mantenimiento capital de la unidad generadora No. 3; pero entre ellos, noto la presencia de una joven que pasa la mayor parte del tiempo frente a un display, chequeando parámetros o dando la información de las lecturas por un tronki. Y el asombro no es porque sea mujer, es simplemente porque resalta entre un sector masculino.

Me acerco hasta su puesto de labor. Se trata de Rosandra Montalvo Lozano, operadora de BTG, que por sus siglas en inglés, Boiler-Turbine-Generator, resulta una sala de mando y control, desde donde se supervisan los parámetros correctos de explotación de estos agregados, fundamentales en el proceso de obtención de energía eléctrica a partir de fuel oil.

Y le espeto la casi prohibida pregunta de su edad, y lo hago sin remilgos, porque su juventud me respalda de cometer una imprudencia: “Tengo 21 años y estoy trabajando en la Termoeléctrica desde los 18”, me dice con una sonrisa sin apartar su mirada de las constantes que muestra el monitor y por las que debe velar. Rosandra se ha hecho mayor en el centro y la seriedad con la que asume su labor, expresado por sus colegas de trabajo, son una señal inequívoca de su excelente preparación.

“Controlo el proceso de generación, la parte operacional de equipos auxiliares, la regulación de la frecuencia, un parámetro importante. Estudiaba en el Instituto Politécnico 5 de Septiembre, la carrera de técnico medio en tecnología de los procesos de la industria del petróleo, sin embargo, debí reorientarme a la rama de la Termoenergética. Te confieso que fue difícil al principio, pero hoy me alegro de que así fuera, porque le he tomado mucho entusiasmo a esta especialidad.

“Recuerdo que llegué, recién graduada y comencé como adiestrada en el departamento de Producción. Me preparé en la posición de ‘Local’, que es la primera que se ocupa antes de subir a BTG, y aquí estoy, ya a punto de terminar el segundo año de ingeniería Industrial en la Universidad, en la modalidad por encuentros, y emprendiendo nuevos caminos, con el apoyo de mis compañeros y el de mi familia”.

Rosandra trabaja por turnos, lo que significa pasar noches y madrugadas en vela, atenta a los parámetros y no pocas veces se ha encontrado en la disyuntiva de tomar una decisión difícil, en un centro que se caracteriza por la excelencia, donde operan bajo estrictas normas de control ambiental, de calidad y no se permiten una mala operación, mucho menos un accidente.

“Sí, los turnos imponen un difícil régimen de labor, pero yo soy como la niña linda de este colectivo, me tratan y nos tratamos como familia y al llegar a casa, luego de una noche o madrugada difíciles, encuentro las condiciones para el descanso y el sueño. Pero muchas veces he tenido que sobreponerme al sueño para estudiar, porque tengo exámenes o porque debo asistir a la Universidad. Pero creo que al final valdrá la pena, cuando obtenga mi título, el que me respaldará para continuar adelante”.

Pero no todo en la vida de esta joven son los fierros, monitores, índices y parámetros de la termoeléctrica; no, como una joven que creo no pertenece a este tiempo, le gusta mucho la lectura y se confiesa una lectora empedernida, entre sus preferidas menciona El amor en tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez; y pasar el rato con sus amigos en el Malecón, al aire libre, descargando de la estresante rutina que supone la responsabilidad de que esas torres de la termoeléctrica señalen el progreso y no paren.

“Cuando me gradúe como ingeniera quiero continuar trabajando aquí, el lugar donde he crecido como persona y como trabajadora. Tengo un buen salario, condiciones excelentes de atención, futuro como profesional… pero poseo un preciado bien, a mis compañeros, con quienes aprendo cada día y me supero”.

 

 

Noticias relacionadas

5 thoughts on “Rosandra, la muchacha que empuja el progreso

  1. Me siento súper orgullosa de la princesa de mi hermano Juan Andrés Montalvo que donde quiera que estes estará orgulloso de su hija,(Tito) como cariñosamente le decíamos aquí está tu luchadora incansable,tu bella princesa la que amabas más que a tu vida,es nuestros orgullo pues nos dejaste un pedazo de tu ser siempre fuiste buen padre si la vieras , cabe resaltar que su mami Rosa Lozano es una excelente madre y gracias a su esfuerzo ha sabido llevarla por el buen camino ,Niña te deseamos tus abuelitos mima y pipí ,tus tíos Annia y Ramón y tus primos Anniara y Ramón Andrés muchas felicidades que sigas así y que eres nuestros orgullo te amamos niña hermosa

    1. Sin dudas Rosandra proviene de una familia amorosa y que la sustenta, en lo personal, en mi experiencia como periodista, siempre que entrevisto a alguien eso se nota, hay “cuna” como diría mi abuela, y no es por abolengo o riqueza material, es de valores y principios, gracias por leernos y comentar, la autora

  2. Que bueno que trabaja en la termo, centro de trabajo que estimula la superación constante, que confía en los jóvenes, estoy seguro que todo lo que ella se proponga lo logrará.

  3. Creo que es especial que se vea el trabajo de la mujer y de los jóvenes dentro de la termoeléctrica, como alcanzan un nivel de madurez ,seriedad y desarrollan un sentido de pertenencia hacia el centro, entrar por las puertas de la termoeléctrica es para muchos, sentirnos orgullosos de trabajar en un ambiente donde solo se trabaja para mantener esas dos excelentísimas unidades japonesas que son nuestro orgullo, es trabajar, sin pensar en que podemos ser un poco mas beneficiados con nuestros salarios por la responsabilidad que ello conlleva y por lo importante que es la energía para este país y para el resto del mundo. Es hablar de sentido de pertenencia ,es unir generaciones diferentes con formas de pensar diferentes y al final llegar a un consenso donde el resultado sea salud para la empresa , es tomar decisiones responsables y que salga todo bien, es irse a la casa con una penita en la cabeza y una pregunta que no acaba hasta que se ve el resultado ¨lo habré hecho bien¨, para muchos jóvenes pasar por este centro es una escuela, es otro mundo donde sentirnos orgullosos y resguardarnos por 8 horas antes de volver a la dura realidad que enfrentamos los jóvenes hoy. Somos 38 anos vanguardia nacional

    1. Gracias por acercarse a nuestros sitio web, leernos y comentar, la Termoeléctrica, representada en esas torres rojiblancas, es un símbolo de Cienfuegos!!! Lleva usted toda razón, y la mixtura generacional que allí labora, la simbiosis perfecta para llevar a delante una empresa insigne en la rama eléctrica, de ahí el valor de reflejar el trabajo de su gente, gracias, la autora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles