Rolo Rivera tocó música en casa de la Malinche, Rulfo y Octavio Paz | 5 de Septiembre.
jue. Nov 21st, 2019

Rolo Rivera tocó música en casa de la Malinche, Rulfo y Octavio Paz

Foto: Cortesía del entrevistado.

La música es el más universal de los idiomas; siempre trasmitirá sensaciones, creará vínculos por encima de una inmediata comprensión o diferentes lenguajes. Depende el músico del consumo armónico, de las presentaciones de su obra al público, tanto como lo hace del oxígeno, y necesita también rodearse de un ambiente cultural que le permita madurar, en todos los aspectos de la palabra. Rolo tuvo un proceso de expansión en ese sentido. Durante 45 días fue partícipe y protagonista de un intercambio musical y danzario en México.

El Séptimo Festival Folclórico Internacional de la Ciudad de México —que se celebró del 22 de junio al 2 de julio pasados— tuvo como invitados a compañías musicales de España, Bolivia, Brasil y Cuba; de este último participaron Rolo Rivera (quien se hizo acompañar de un bajo y un saxofón) y Son Stars, ambos de la ciudad de Cienfuegos. De cómo surgió esta oportunidad me comentó Rolo, entre chistes muy graciosos y a veces descabellados, sentados en el balcón de su casa:

“Hace 18 años que la agrupación folclórica mexicana Tonalli Ámbar viene a diferentes escenarios cubanos, y a su vez han invitado a muchísimas agrupaciones de acá a su festival. César Torres fue el principal responsable en esta ocasión. Ya Nelson Valdés había participado junto a ellos y les había mostrado mi trabajo. Tiempo después regresaron aquí, me vieron tocar, hicieron algunos videos y luego me escogieron para formar parte de las agrupaciones extranjeras invitadas.

“Durante los días de Festival siempre se comenzaba con las presentaciones de danza y luego venía la parte musical. En el caso de Cuba, primero tocábamos nosotros y luego cerraba Son Stars, tratando de interpretar canciones que mostraran el folclor cubano. Luego de terminado el encuentro hicimos varias presentaciones adicionales. Una fue en contra de la violencia hacia la mujer; otra en el Centro Asturiano —en Polanco—; tocamos en varias universidades del DF y en escuelas primarias también. El 26 de julio, en especial, convocamos para un concierto a toda la comunidad cubana en México a través de las redes sociales y aquello se repletó; lo íbamos a hacer primero en la embajada, pero luego alquilamos otro sitio más amplio”.

Las ganancias personales, a la larga, se convierten en ganancias profesionales. Dice Rolo que la música mexicana no lo impresionó tanto como la danza, “lo tienen to’ pensa’o”, me dice con su peculiar manera de hacer notar las cosas importantes y después repite: “son muy buenos”. Lo otro que lo estremeció un tanto fue el picante de las comidas. Tuvo la ocasión, además, de visitar sitios turísticos e históricos, como el museo de Frida Khalo y la gesta patriótica ocurrida en el Castillo de Chapultepec.

Rolo tocó música cubana en casa de la Malinche, Rulfo y Octavio Paz. Quizás él mismo no tenga claro cómo ocurren esos procesos en su interior, pero fue sin dudas, una oportunidad alta para su propio aderezo y cocción.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share