¿Qué hospital debemos pensar para 2030?

0
1072
Economista Cristian Morales Fuhrimann, representante en Cuba de las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) accedió a una entrevista para 5 de Septiembre. / Foto: Cedeño

Una convención, no es una mera reunión donde suelen escucharse disquisiciones utópicas, sino problemas reales, solubles y hasta económicos. Por estos días tiene lugar en Cienfuegos una cita a propósito del aniversario 38 del Hospital Provincial Dr. Gustavo Aldereguía Lima.

Y es que se trata de una prestigiosa institución médica, que quizás no tenga toda la infraestructura constructiva que soñamos, pero sí la humana y profesional. Esta unidad asistencial es también científica, y ostenta la condición de Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud, por ello, no podía faltar entre los invitados el economista Cristian Morales Fuhrimann, representante en Cuba de las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS), quien tras dictar la conferencia de apertura del evento accedió a una entrevista para 5 de Septiembre.

La mortalidad infantil y materna son temas recurrentes cuando se habla de la Salud cubana, pero tras escuchar su conferencia comprobamos una vez más, que los indicadores que muestra el país y Cienfuegos en particular, son de Primer Mundo.

¿Podría comentar a propósito, desde su óptica de representante de organismos internacionales?

“El objetivo de desarrollo sostenible que debemos alcanzar para 2030, el número tres de la OMS, se declina en doce metas, y una de ellas es el indicador de mortalidad materna. En relación con este parámetro se dice que debemos alcanzar en la regiónun número de 70 por cien mil nacidos vivos, sin embargo, Cuba ya hace mucho que superó esa meta y hoy muestra un número de 26. De tal manera, se sitúa como el país con mejor índice en el orden sanitario en la región, y Cienfuegos, en particular, muestra uno de los mejores.

“En la zona de las Américas la situación es lamentablemente muy diferente, el promedio oscila entre las 138 muertes maternas por cada cien mil nacidos vivos, entonces, si en los trece años que nos restan hasta 2030 tenemos que llegar a 70, diríase que buscamos disminuir la mitad, eso implicaesfuerzos tremendos en muchos países que tienen más de 200, como es el caso de Haití. Pero también nos planteamos desafíos importantes a nivel de la calidad de los servicios. Por ejemplo, una de las intervenciones que más disminuye la mortalidad materna son los partos atendidos por personal calificado, pues bien, la región muestra un 98 por ciento de cobertura médica en ese sentido y todavía no se logra disminuir el indicador, como pasa, por ejemplo, en República Dominicana.

“Por todo ello, es necesario elevar la calidad de los servicios médicos, y que los desafíos que se presentan no deberán limitarse solo al acceso a los servicios sino que estos deben tener una calidad asegurada, un nivel de competencia en los profesionales que los brindan, así como un nivel de recursos técnicos, materiales y financieros suficientes para lograr los objetivos que pretendemos”.

Durante la conferencia mencionaba entre los logros más recientes de la Salud cubana la eliminación de la trasmisión del VIH por la vía materna.

“Sí, Cuba se certificó como el primer país del mundo en eliminar la trasmisión vertical del VIH de la madre al hijo, en julio de 2015. Es bueno entender que puede haber otros países que lo logran, sin embargo, no se han sometido al proceso de verificación y de certificación que liderala OMS, respaldado por expertos y con una serie de criterios y requerimientos muy fuertes. Por ello, Cuba sigue siendo el único país reconocido en ese sentido. Y es un gran paso adelante, porque una de las metas del objetivo de desarrollo sostenible es también eliminar la trasmisión de VIH, la tuberculosis, la malaria y otras enfermedades, entonces, en lo que toca al VIH, Cuba va adelante. Queda mucho por hacer, pero es un un ejemplo para otros países de la región”.

¿En el caso de la tuberculosis comentaba que está en vías de erradicación?

“Bueno, los indicadores de incidencia o prevalencia de la tuberculosis nos hacen pensar que en Cuba estamos cercanos a poder realizar un proceso como el del caso del VIH, quedan muchas acciones por acometer, esfuerzos por desplegar, pero es algo que está en el horizonte, es posible, no es una utopía, entonces, en ese sentido es otro de los campos en los que Cuba puede dar ejemplo”.

Usted aportaba un indicador interesante, que relaciona el gasto de los servicios de Salud sobre el Producto Interno Bruto (PIB). ¿Podría comentar al respecto?

“Sí, lo que quisimos expresar fue que para que se desencadenen las transformaciones de los sistemas de Salud, para que estos puedan responder mejor a las necesidades de los individuos, de las comunidades, se necesita una acción importante por parte del Estado, no es el sector privado el que va a transformar los sistemas de Salud en la Región. Entonces,el ejercicio, rectoría o liderazgo del sector público, se expresa elevando su financiamiento, este debe aumentar en la Región. Hoy en día es entre el 3,5 y el 3,8 el gasto de Salud sobre lo que se produceen un año en un país que es el PIB; debería ser, por lo menos, del 6 por ciento. Solo unos cuatro o cinco países sobrepasaron esa cifra, y exhiben índices de entre el 9 y el 11 por ciento, entre ellos Cuba, y eso está muy bien, solo que el Estado debe asegurarse de que ese gasto, que ya es elevado, sea eficiente, que no despilfarremos recursos, no se produzcan pérdidas y que cada uno de esos recursos financieros sirva para prestar más servicios, de mayor calidad para todos aquellos que los necesiten”, sentenció.

Con tal enfoque, fue dictada la conferencia magistral inaugural de la Convención del Hospital Provincial de Cienfuegos en su aniversario 38, porque economía y salud van aparejados en el propósito de lograr centros asistenciales de excelencia a futuro mediato, queda demostrado que no resulta utópico sino dialéctico, pensar el hospital que queremos para 2030.

Dejar respuesta