Prohibición de cruceros: un obstáculo para los cuentapropistas
mar. Nov 12th, 2019

Prohibición de cruceros: un obstáculo para los cuentapropistas

El emperador Trump y su malévolo séquito impidieron que esta imagen de cruceros en nuestra Bahía, que se tornó tan habitual, vuelva a ser vista aquí. /Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)

El emperador Trump y su malévolo séquito impidieron que esta imagen de cruceros en nuestra Bahía, que se tornó tan habitual, vuelva a ser vista aquí. /Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)

La más reciente ofensiva de Washington contra Cuba provoca un grave daño en los niveles de desarrollo económico del país: los cuentapropistas o pequeños empresarios cubanos representan uno de los eslabones afectados.

Con la vigencia plena de la Ley Helms-Burton, el imperio prohíbe que continúen los viajes de cruceros a la nación antillana, como parte de la estratagema para asfixiar el progreso nacional a través de un bloqueo a todas luces implacable y nefasto.

La reducción de los cruceros norteamericanos propina un duro golpe a los ingresos del sector del trabajo por cuenta propia en la provincia, y aún está por estudiarse a fondo el impacto total de las restricciones de los viajes adicionales.

El diálogo con jóvenes asociados a este sector ─que han echado su suerte, brindando servicios desde negocios particulares─ en las arterias más populares de Cienfuegos así lo constata.

Trabajadores perjudicados

En mi caso, soy una trabajadora contratada por la filial de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA), y en estos tiempos hemos visto muy afectadas la ventas. Sobre todo después de aplicada en todas sus partes la Ley Helms-Burton, con la suspensión de los viajes de intercambio. Estos cruceros significaban un ingreso mayor, ya que los norteamericanos representan uno de los públicos que más souvenires compra. En esta época del año el resto de los turistas –a mi juicio– no generan las mismas ventas”, comenta Lisbeth Pérez Veitía, una entre los muchos cuentapropistas que radican en el llamado Bulevar Nuevo de esta ciudad.

Como es lógico suponer, la inmensa mayoría de los trabajadores privados señalan una y otra vez que el objetivo debe ser igual para todos: continuar ofreciendo una prestación de excelencia y mantener las puertas abiertas para recibir a cualquier visitante, sin importar la procedencia.

Otra trabajadora asociada al cuentapropismo, con su punto de venta ubicado en el Palacio de la Artesanía, explica: “A este lugar nos llegan más clientes nacionales que extranjeros; pero los visitantes de otros países se muestran muy interesados en llevarse algún recuerdo de Cienfuegos o de Cuba en sentido general. Sin embargo, los usuarios nacionales son los que predominan. No obstante, las ganancias en CUC han disminuido considerablemente”, según Yailín Soto Santana.

Turistas incorporados a la dinámica cultural de Cienfuegos. /Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)
Visitantes extranjeros incorporados a la dinámica cultural de Cienfuegos. /Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)

Visión sindical y administrativa

Las preocupaciones están hoy más que nunca dirigidas a ese 25 por ciento de la fuerza laboral presente en el sector privado. Es una razón bastante obvia, debido en parte a que las empresas privadas que iniciaron hace varios años sus tareas, estaban parcialmente financiadas con remesas de Estados Unidos. Pero hoy, con las nuevas restricciones a los envíos y viajes, dañan directamente a todo el sector.

De acuerdo con las impresiones de Ilsia González Correa, organizadora del Buró Provincial del Sindicato de Hotelería y Turismo: “Nuestros trabajadores vinculados al sector no estatal sí se sienten afectados, porque muchos aprecian un descenso considerable en cuanto a la cantidad de viajeros que arriban a la provincia. “Económicamente les inquieta, pero no por ello han dejado de trabajar o han cerrado ningún establecimiento”.

Indiscutiblemente la administración Trump nos está haciendo mucho daño a los cuentapropistas cienfuegueros: teníamos cruceros previstos para este mes de junio que fueron cancelados ipso facto cuando emitieron la restricción… Nosotros hemos tratado de encadenar a todos los sectores, aun cuando la política del imperio consistía en que los extranjeros no visitaran las entidades estatales. Pero como notamos hoy, las paladares (restaurantes) y negocios particulares en la ciudad se ven igualmente afectados con estas medidas”, refirió Yolexis Rodríguez Armada, subdelegada del Ministerio del Turismo (Mintur) en la provincia.

Cambio de planes

Más allá de que transcurren los meses de “temporada baja” en nuestro país ─junio, julio y agosto, que son de poca afluencia de extranjeros a la Isla─, Cienfuegos exhibe cada año un turismo de tránsito durante la presente temporada, con una actividad de cruceros muy bien representada. En el centro sur del archipiélago, el puerto de la ciudad es el más relevante para la entrada de cruceros, a la par de La Habana y Santiago de Cuba.

Cruceristas en el muelle Olimpia Medina, del puerto de Cienfuegos. /Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)
Esta afluencia de cruceristas en el muelle Olimpia Medina, del puerto de Cienfuegos, era ya parte de la dinámica del turismo en la ciudad. /Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)

Las excursiones preparadas para los cruceristas, que en días recientes no han podido entrar más al país, incluían paladares, fincas, negocios privados y ferias de artesanías, además de recorridos en carruajes y autos antiguos administrados por cuentapropistas.

Necesidad de reiventarse

En el tablero cubano solo queda la acuciante necesidad de reinventarse, de buscar alternativas, para lo cual es preciso un mayor diálogo entre el Estado y los negocios, sobre importación, ventas mayoristas y otros temas.

Así afirma Ilsia González Correa, cuando le preguntamos sobre la búsqueda de futuras soluciones que puedan paliar el escenario actual: “A pesar de que la situación es muy compleja, está en nuestras manos buscar remedios cercanos; si no podemos resolver con el turismo extranjero pues tendremos que estudiar mucho más a los públicos nacionales, y ofrecerles los productos, aunque no al mismo precio que al foráneo.

Por ejemplo, en el caso de los hoteles, para que tengan ingresos, habrá que salir de las instalaciones y colocar puntos de venta en otros lugares. Realizar trabajos de extensión puede ser una vía llevadera”.

De esta manera, la nación reverencia a todos los que arduamente la sostienen, con esfuerzo y desde el corazón. En el presente, la coyuntura externa es desfavorable, y los emprendedores cuentapropistas de Cuba tendrán que buscar nuevos procederes, con el apoyo de las autoridades y el gobierno.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share