Programa Cubano contra la tuberculosis: estrategias de la OMS | 5 de Septiembre.
lun. Jul 22nd, 2019

Programa Cubano contra la tuberculosis: estrategias de la OMS

Integrantes del voluntariado de Salud en las comunidades cubanas. /Foto: Juan Carlos Dorado

Una de las enfermedades causante de mayores muertes en el planeta resulta la tuberculosis, incluso en la actualidad, cuando ya se le conoce una cura. Su descubrimiento se anunció un 24 de marzo de 1882, por el Dr. Robert Koch, quien puso en conocimiento público el origen de la patología, producida por el Mycobacterium Tuberculosis. Conocida además, como tisis o la muerte blanca, trascendió incluso en la cultura, porque afectó a numerosas figuras del mundo del arte, y acabó convirtiéndose en tema en la literatura, la pintura y el cine, durante el período de mayor extensión y mortalidad de la enfermedad.

En reciente fecha, a propósito de que la provincia de Cienfuegos fuera sede de las actividades centrales para atraer la atención sobre la enfermedad, su prevención y diagnóstico temprano, 5 de Septiembre conversó con la Dra. Lourdes Suárez Álvarez, jefa del Programa Nacional Contra la Tuberculosis en Cuba.

Foto: Juan Carlos Dorado

¿Cómo se ubica el país en el contexto actual de la tuberculosis (TB), una enfermedad descubierta hace más de 120 años?

“Para acercarnos al tema es preciso conocer cómo se comporta en el mundo la enfermedad, es necesario recordar que en 2016 se reportaron 10,4 millones de enfermos por esta causa a nivel global, una cifra considerada alta. Son muchos los factores que inciden, de tipo socieconómico, los enfermos de VIH, que representan el 40 por ciento de las muertes; y se cuentan también entre los factores propiciadores del auge de la patología, la resistencia a las drogas de primera línea, que se suministran para el mal.

“Ante este panorama, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció estrategias recomendadas sobre TB y sus metas, así como objetivos de desarrollo generales, que ya se ponen en práctica, para el periodo desde 2016–2035, conocidos como ‘Fin a la Tuberculosis de la OMS y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas’, que comparten el objetivo común de poner fin a la epidemia mundial”, argumenta Suárez Álvarez.

Según los documentos directrices de la OMS: “Las metas específicas establecidas en la Estrategia Fin a la Tuberculosis consisten en reducir su mortalidad en un 90 por ciento, y su incidencia (nuevos casos anuales) en un 80 por ciento de aquí a 2030, en comparación con las cifras de 2015. Para alcanzarlas es necesario que se presten servicios de atención y prevención de la TB en el contexto más general de la cobertura sanitaria universal, que se adopten medidas multisectoriales para hacer frente a las consecuencias y los determinantes sociales y económicos de la enfermedad, y que se hagan avances tecnológicos que permitan que la incidencia disminuya a un ritmo más rápido que hasta ahora”. Sobre la estrategia nacional cubana argumenta la jefa del Programa Nacional:

“Los países adoptan y adaptan sus propias estrategias. Cuba se encuentra entre las cuatro naciones del mundo con más baja incidencia de TB, junto a Estados Unidos, Canadá y Costa Rica, lo cual no quiere decir que no tengamos la enfermedad. En 1962 se inició el programa nacional cubano, el cual ha transitado por varias etapas hasta la actualidad. Cerramos 2016, un período de diez años, con indicadores de entre 6 y 7 enfermos por 10 mil habitantes.

“Ahora estamos enfrascados en pasar a estadios superiores, y desde la OMS se pide un compromiso político, que se involucre en las estrategias y soluciones el Estado y se diseñen políticas públicas para logrardisminuir gradualmente la incidencia, y uno de los reclamos, que Cuba tiene solucionado por cierto, es la cobertura total a los servicios de salud. En el país contamos con un Sistema de Atención Primaria, a través del cual se ejecutan todos los programas epidemiológicos que tienen que ver con la detección precoz y tratamiento de la Tuberculosis; acá está garantizada y tenemos ganada la participación social y la intervención comunitaria, aspectos que en muchos países aún deben solucionar”.

Sobre las metas cubanas abunda la Dra. Lourdes Suárez Álvarez, jefa del Programa Nacional Contra la Tuberculosis: “La más cercana en fecha es para 2020 y tiene que ver con la disminución de la tasa de prevalencia, la cual aspiramos a cumplir involucrando a más líderes en nuestras comunidades más vulnerables y sirviéndonos de la estructura organizativa del país, los consejos populares, por ejemplo. El país tiene168 municipios, y en no todos se reportan casos. Es preciso renovar métodos, fortalecer el trabajo y hacer que sea prioridad para todos, educación, cultura, líderes de opinión, para parar la trasmisión y captar casos que incluso no tienen una sintomatología fluida. Estamos trabajando fuerte en acelerar las acciones y objetivos de desarrollo sostenible para disminuir el tiempo en la tasa de eliminación. En la actualidad el índice es de aproximadamente 40 fallecidos por año, muy asociada a personas que viven con VIH en lo fundamental”.

Cienfuegos es de las provincias cubanas que exhibe un trabajo encaminado a cumplimentar las metas de la OMS en la eliminación de la Tuberculosis, labor en la que se involucra la sociedad toda, unida al Sistema de Salud Cubano, para que este flagelo que afecta a un tercio de la población mundial sea sólo tema de la bibliografía médica e histórica, y el nombre de Robert Koch trascienda como el médico y bacteriólogo, premio Nobel que descubrió una enfermedad erradicada.

Dr. Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Sistema de Salud Cubano, en Cienfuegos a propósito  de la jornada mundial contra la tuberculosis./Foto: Juan Carlos Dorado
Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles