“No cambio la cocina por nada de este mundo”

Omar González Naranjo, recién alcanzó el premio Cocinero Joven del Año, en la región central del país, edición correspondiente al 2017, evento celebrado entre los días 16 y 18 de marzo, en Sancti Spíritus

1
435
"Quiero sorprender a mi abuela con uno de mis platos. Por eso me esfuerzo tanto en aprender". / Foto: Efraín Cedeño

Antes de cumplir 16 años Omar González Naranjo mostraba su interés por la cocina e hizo lo que cualquier curioso haría: empezar a indagar. Tenía las referencias de su abuelo, quien había trabajado como cocinero en el antiguo bar-cafetería El Chispotazo, en el municipio de Aguada de Pasajeros, y hasta de otro familiar.

Fascinado por el mundo que se desarrollaba tras aquellas puertas que se abrían y cerraban constantemente, pidió un día a su tío Vicente Naranjo, cocinero del restaurante Plaza, le enseñara a dar los primeros pasos en esos menesteres, y desde entonces “quedó atrapado”, según sus propias palabras, en una aventura gastronómica que recién comienza.

Entonces… ¿cómo llegas a la cocina?

“Al concluir la secundaria básica me incliné por la carrera de Elaboración de Alimentos, en el politécnico Julio Zenón Rodríguez. Mis abuelos fueron el principal incentivo, el mayor apoyo, junto con mis padres. Al graduarme, comienzo mis prácticas en varios sitios, pero lo más significativo fue cuando llegué al ‘Plaza’, para hacer mi adiestramiento y donde aún me encuentro laborando”.

A partir de ese momento, el joven de 20 años combina su rutina laboral con los cursos en la Asociación Culinaria de Cienfuegos, bajo la atenta mirada de su mentor, el chef Ángel Luis Curbelo Abreu, quien le ofreció una beca para perfeccionarse en tales haberes. “Ya concluí el segundo nivel de Cocina, así como el de Higiene de los alimentos, Lunch; ahora curso el de Panadería-dulcería; no obstante, no cambio la cocina por nada de este mundo”.

Recién acabas de merecer un reconocimiento muy importante para todo aquel que se inicia en el arte culinario: el de Cocinero Joven del Año. ¿Será este el primer paso en una carrera de éxitos?

“Eso espero. Siento mucha admiración por mi profesor, quien es un chef internacional; esa es mi mayor aspiración, convertirme en un chef de prestigio nacional e internacional, así como la de tener algún día mi propio restaurante. Nadie sabe lo que se siente cuando algún cliente pregunta ‘¿quién fue el que cocinó tal o más cual plato?’; y te llaman a su mesa y te felicitan. Uno se acostumbra a verlo en las películas y no se imagina que nos ocurra realmente.

“Este premio ha sido muy importante para mí, lo mejor que me ha pasado, y nos conmina a ser más originales a la hora de presentar un plato; sin embargo, la importancia mayor recae, a mi modo de ver, en el sabor, así como en la composición equilibrada donde prime el color y la textura. En estos encuentros estimulan las habilidades y la creatividad de los más noveles en el oficio de cocinar, y por ende la garantía del futuro de la cocina cubana y de la cienfueguera.

“Para el certamen presenté seis platos, pues existían dos jurados: uno de degustación y otro técnico. Había que hacerlos en una hora, y te daban los ingredientes. Elaboré para el entrante un rollito de col relleno; como plato fuerte, un bistec de pollo con jamón y queso; y de postre, un arroz con leche”.

¿Qué opinas del estado actual de la gastronomía en la provincia?

“Hoy se habla de la cocina estilizada, con menos azúcares, grasas, sales; una cocina más saludable, donde prime la belleza en la presentación y un sabor inolvidable para el cliente. Lo que yo trato de hacer todos los días es no enfocarme en lo que hacen otros colegas, sino en mejorar a cada momento lo que yo hago. Mi propósito es agarrar consejos de todos e implementarlos con un estilo propio, que va creándose con los años. Trato de perfeccionar mis platos de arroz, por ejemplo, creo que es esencial empezar por ahí, y luego con los considerados fuertes, o los entrantes, o los postres, pero el arroz, ¡ese tiene que ser cada vez mejor!

“Y en la provincia las cosas no andan tan mal, fíjate que también alcanzamos el tercer lugar en el evento de Chef federativo, realizado a la par del ‘Cocinero Joven’, logrado por Jorge Maceira Díaz. Por ello recalco la importancia de estos concursos, donde podemos medirnos con otros y compararnos”.

Los fogones, las especias y el arte culinario están también en el ADN del joven Omar Naranjo González, quien no concibe la vida sin la cocina y a la gastronomía sin algún tipo de vida.

Trabajo relacionado

Gana Cienfuegos primer lugar en el “Cocinero joven del año”

 

1 Comentario

  1. que bueno saber que un chico tan joven dé tanto amor y gusto a la cocina, ah el AMOR entra por la cocina, soy de tu pueblo de tus abuelos de Aguada de Pasajeros, saludos Omar, muchos éxitos te deseo.

Dejar respuesta