Muerte al cuatro

0
363
Foto: Aslam Castellón

No hay de otra, por más que se reacomoden los cálculos: solo ganando los cuatro desafíos por venir conseguirán los cienfuegueros hacerse con el cupo del grupo B a la siguiente fase del III Campeonato Nacional de béisbol de la categoría Sub 23. ¿Otro detalle insignificante?: enfrentarán al mejor equipo de la llave, Villa Clara, contra el cual no han conseguido hasta ahora un balance favorable.

La victoria de los locales en el último choque frente a Mayabeque y la derrota en paralelo de los villaclareños a manos de los yumurinos mejoró el contexto para los verdinegros, acercando a tres puntos y medio su desventaja con respecto a los anaranjados. Ahora lo sureños muestran saldo de 17 victorias y 14 descalabros, mientras los líderes exhiben 21-11 y la subserie entre ambos les pertenece 5-3.

Las cábalas exigen barrer al vecino – aunque la lógica exponga sus reservas al respecto- pues solo de esa forma llegarían los sureños a 21 victorias y, ante el eventual empate, tendrían a su favor el duelo particular 7-4. En cambio, si los villaclareños consiguen sonreír en apenas una oportunidad, de nada les valdría a los más jóvenes Elefantes el desafío suspendido con Matanzas. Sería cuestión de borrón y empezar la cuenta nueva el año próximo.

Sin mucho más por decir cuando solo resta hacer, el ejercicio en la barra de equilibrio comienza hoy: será de muerte al cuatro para conseguir la hombradía, o de muerte súbita para, por tercera vez, quedar en la antesala de los cuatro grandes del torneo.

Dejar respuesta