¿Medio llena o medio vacía?

La aparente paradoja léxica ha servido tradicionalmente para codificar una especie de símil semántico, sobre qué tengo o qué me falta. Ahora cobra significado de estafa, tal como descubrió un ciudadano que acudió a nuestra Redacción.

El rápido vertimiento de sus ajíes recién comprados en jaba propia, por parte del carretillero ambulante de nuestra ciudad de Cienfuegos, parecía acto malabárico; luego el poco peso en el nylon lo hizo sospechar, incrédulo revisó su adquisición, y era tan poca que arrancó de las manos del ambulante el recipiente medidor y encontró la trampa.¿Medio llena o medio vacía?

Adherido al clásico potecito de helado, otro más pequeño redujo la cantidad de la venta a la mitad. El aludido no se desconcertó y aunque la sentencia popular predice “al lechero no lo mataron por echar agua a la leche…”, decidió hablar.

Nos place una vez más alertar a la población sobre irregularidades que suceden cotidianamente en los espacios de expendio de alimentos, donde el pillaje se une a avatares cotidianos para la obtención de los indispensables productos.

Share
Dagmara Barbieri López

Dagmara Barbieri López

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share