Liga Nacional de Fútbol: Solo un milagro…

0
351
Apenas a los seis minutos, Reinier “Coco” Cerdeira ponía delante a los Marineros. /Foto: Carlos Ernesto Chaviano

Importante victoria de Camagüey un gol por cero ante Isla de la Juventud, y costosísima derrota de Cienfuegos frente a Pinar del Río (2-3), prácticamente definieron la suerte de los equipos enrolados en el Grupo B de la Liga Nacional de Fútbol, pues Pinar se convirtió en el primer clasificado de la llave, mientras sólo un milagro pudiera evitar que los agramontinos se hicieran de la otra papeleta.

El desafío entre Marineros y vueltabajeros comenzó como esperaba la afición reunida en el estadio Luis Pérez Lozano. El dominio de los locales resultó abrumador, ante un once que llegó a este epílogo de la etapa eliminatoria muy mermado físicamente.

Solo transcurrieron seis minutos desde el pitazo inicial, y ya Cienfuegos celebraba el gol de Reinier “Coco” Cerdeira, jugador que al ’15 daba la asistencia para que Serguey Campillo cabeceara sin problemas y aumentara la diferencia.

Los pinareños apenas caminaban sobre la grama, a todas luces impotentes frente a la avalancha de fútbol presentada por los Marineros, quienes tuvieron otras claras oportunidades de gol, aunque no hubo alteraciones en la pizarra antes del descanso.

Casi al reiniciarse las acciones llegó lo que nadie esperaba. Ante un saque de banda de Pinar, el cancerbero Adrián Darcourt cometió la descomunal pifia de dejar escapar el balón entre sus manos, para servir en bandeja de plata la primera anotación de los visitantes, por intermedio de Yampier Rodríguez. Resultó un cubo de agua fría para el equipo, que prácticamente al instante vio llegar la igualada, luego de un cobro de corner en el que nuevamente Darcourt salió a destiempo, dejando totalmente frente al arco a Juan Carlos Fuentes, quien no erró su cabezazo.

A partir de ese momento los pinareños, visiblemente aquejados por dolencias y lesiones, sacaron el extra y se lanzaron con todo al ataque, mientras los Marineros, sin dudas afectados psicológicamente, equivocaron una y otra vez su juego, abusando de los balonazos y olvidando su sistema de toque de balón.

Por si fuera poco, en un contragolpe donde para muchos (entre los que me incluyo) la posición adelantada fue más que evidente, José Ciprián Alfonso ponía delante a los suyos, para enmudecer las gradas de la instalación sureña. Luego, los vueltabajeros defendieron con uñas y dientes el resultado, mientras los nuestros hicieron lo imposible para al menos logra el empate, algo que no consiguieron.

Así, Pinar llegó a 21 puntos y aseguró su presencia en la siguiente fase. Con medio boleto se sitúa Camaguey, que solo con un empate en la última jornada tendría el pasaje. La única fórmula para que Cienfuegos se cuele en la fiesta es que los mermados y adoloridos pinareños derroten a Camagüey, y ello se conjugue con éxito marinero ante la Isla. ¿Cree usted en los milagros? Nos vemos en el terreno.

Dejar respuesta