La Yagua, una comunidad campesina de Cienfuegos levantada entre todos

1
977
La edificación de la escuelita rural fue una de las acciones emprendidas para mejorar la calidad de vida de los pobladores. /Foto: del autor

La experiencia de La Yagua, asentamiento rural del municipio cienfueguero de Aguada de Pasajeros, es digna de amplificarse, en razón de resultar una demostración fehaciente de cuánto es posible acometer cuando se complementan la unidad, el compromiso social y el amor hacia la comunidad.

Allí los 288 asociados de la Cooperativa de Crédito y Servicios Juan Manuel Márquez (centro y alma de la comunidad), la asamblea general de dicha estructura y su presidente, José Ramón Molina Borges –Monguito para el mundo– decidieron mejorar sustancialmente su entorno y con ello la calidad de vida de los casi 700 habitantes del sitio, así como de su vecino Las Cajas.

Interrogado sobre la naturaleza de lo hecho en La Yagua, José Ramón, el presidente de la CCS, afirma: “No contábamos con un grupo de facilidades y decidimos intervenir todos. Así, remodificamos el asentamiento, hasta convertirlo en este lugar bonito que ahora se aprecia. Primero construimos la Plaza Martiana, el ranchón y las oficinas de la CCS.

“Luego edificamos –desde los cimientos– la escuela primaria Sergio González (El Curita), nombrada así en homenaje a un destacado mártir de nuestro municipio; y más tarde el camino de 17 kilómetros para salir a la carretera de Aguada de Pasajeros, conjuntamente con otro camino hacia Las Cajas: asentamiento donde reparamos el consultorio del médico de la familia, al igual que aquí en La Yagua”.

Lázaro M. Cepero, otro viejo líder cooperativista, tan respetado como Monguito, explica que el financiamiento para tales inversiones lo otorga la propia CCS, tras ser aprobado en su Asamblea General. Para que se tenga una idea de lo erogado, solamente los dos caminos costaron 132 mil pesos. En total, cerca de 700 mil pesos.

La campesina Midalys Sosa pondera las transformaciones y el hecho de que ahora pueda entrar cualquier vehículo aquí, imposible antes con un camino muy malo e intransitable cuando llovía. De igual forma, pondera contar con la escuelita, para niños que antes debían viajar cada mañana –y retornar en la tarde– a un lejano asentamiento, en coches de caballos alquilados por la CCS.

Su vecina, Aurora Benítez, es presidenta de la organización de base de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) en la Cooperativa y considera que dicha Asociación es aquí factor fundamental a la hora de evacuar inquietudes y apoyar a todos los campesinos con problemas económicos o de salud.

En opinión de Ibrahim Castro, miembro del Buró Provincial de la ANAP para la esfera de Organización y Administración, lo emprendido en La Yagua se aviene plenamente con los fundamentos y misiones de las unidades de base de esta organización de masas de la Revolución.

“En las cooperativas, la ANAP cuenta con una organización de base, la cual tiene 33 funciones y dentro de estas figura la atención a los asentamientos rurales: ahí se comprende desde la modificación del paisaje hasta la atención a un niño con desventaja social o a una familia disfuncional”, acota el directivo.

Ibrahim estima que lo anterior se logra “sobre el eje de buscar la integración de todos los factores de la comunidad a partir del resorte cardinal de la unidad: justamente lo sucedido en La Yagua”.

No hay tarea campesina o de cualquiera índole que en Cienfuegos no encuentre respaldo en esta gente humilde, noble, caracterizada por la camaradería y el deseo de ayudarse y resolver los problemas con el concurso de todos.

1 Comentario

  1. Pongamos todos nuestro grano de arena en la atención a los asentamientos rurales. Cuenten con la Dirección Provincial de Salud en Cienfuegos.

Dejar respuesta