Homenaje de dolor multiplicado

0
441
Manuel Rodríguez Oquendo, Héroe del Trabajo de la República de Cuba./Foto: Juan Carlos Dorado

La mañana, con la grisura de la lluvia y un otoño a destiempo, invita a quedarnos en casa; sin embargo, es 6 de octubre, la fecha en que a la distancia de 41 años seguimos recordando con dolor, la jornada en que las noticias nos trajeron las imágenes de la muerte, cuando 73 personas a bordo de un avión de Cubana de Aviación se precipitaban al mar tras un atentado terrorista. Un dolor multiplicado de generación en generación, inolvidable en la memoria de los cubanos.

Es viernes y los trabajadores de la Cooperativa Mártires de Barbados, con la responsabilidad que asumieron un febrero de 1980, cuando se fundaba y decidieron llevar su nombre, están prestos a honrar a las víctimas y condenar el hecho. En primera fila está Manuel Rodríguez Oquendo, Héroe del Trabajo de la República de Cuba, y quien fuera su primer presidente, forma productiva que llegó a aportar más de 100 mil toneladas de productos agrícolas al consumo de la población cienfueguera; el autor de la proeza de hacer la tierra parir y aglutinar a su alrededor a hombres de voluntad y sudor.

Autoridades de las organizaciones políticas y sociales, de la Asociación de Agricultores Pequeños, campesinos y lugareños, se congregaron en el Teatro del asentamiento. Y hubo canciones, poemas, encendidos discursos, y la anécdota de Manuel, ese patriarca del campo y el azadón, y sus lecciones de hombre laborioso al contar cómo siempre lo primero resultó honrar con trabajo a los mártires de Barbados, a quienes recordamos todos los cubanos con un dolor multiplicado, en un escenario en el que la beligerancia no ha cesado, y la prepotencia vuelve a ser el lenguaje de al principio de los años de Revolución nueva.

Dejar respuesta