Home: de acuerdo, ¿pero quién es el culpable?

2
504

Pese a ser uno de los documentos audiovisuales de su género menos conservadores a la hora de atisbar el cambio climático provocado por el calentamiento global como un fenómeno de ya mismo, de expresión inminente, resultó controversial la irrupción de Home (Yann Arthus-Bertrand, 2009), debido a varias razones, pero la más significativa su vista gorda sobre la cuestión nuclear.

Filmada pre-Fukushima y todo, concitó la repulsa de diversas asociaciones ecologistas antinucleares. Sin embargo, ese no es a mi juicio el problema de fondo del filme; sino su indecisión para designar, con nombres y apellidos, quiénes son los causantes de lo que algunos llaman el comienzo de “la séptima extinción”. El término depredación imperial no asoma nunca en este largo documental de Yann Arthus-Bertrand.

Viro la verbosa película de atrás a adelante una y otra vez, y no aparece ninguna reconvención directa a los poderes.

El mensaje va dirigido a los 7 mil millones de terrícolas, cuyo 99, 9 por ciento poco decide en protocolos y cumbres climáticas, de las cuales Estados Unidos, el principal contaminador histórico del planeta, se esfuma.

El batiburrillo del filme al espectador no pasa de: “Debemos de…, tenemos que…”. ¿Debe quién y tiene quién? ¡Por favor¡ Sus fecundas imágenes valen, sí, mucho; pero faltaban más dedos apuntadores. Mucho más numen porta su compañera británica Tierra en su advertencia sobre los perjuicios del irrespeto al equilibrio ecológico.

2 Comentarios

  1. Alabo muchísimo su reseña para este documental. Normalmente, no puedo encontrar críticas que refieran a este tipo de productos, que tanto me gustan y aplaudo.
    Le confieso que pasó desapercibida la cuestión que aborda. Me concentré más en las imágenes que en otra cosa; a veces, todo ese (jeje) baturrillo, me deslumbra.
    Me encantaron otros documentales como Arabia (2013), Life, especialmente el capítulo “Reptiles and amphibians”, y Planet Earth. De este último, supe que salió el año pasado una segunda parte dirigida por Michael Gunton que tuvo una aceptación tremenda en los premios Golden Globe. Pero más nada, no me he empatado ni con el material ni con alguna secuencia suelta.
    Dicho sea de paso, estoy ansioso por encontrar desde hace tiempo, un material que se emitió en Pantalla documental por el Canal Educativo (ignoro el nombre, pues comencé tarde a verlo) donde se colocaba en el paredón a los culpables verdaderos del extermino masivo de muchas especies, con énfasis en las especies marinas: pocos salieron ilesos (por cuanto aprecié), además, el documental aboga por el descubrimiento de la verdad arremetiendo contra las normas de seguridad que les imponen a los investigadores las corporaciones, empresas y entidades, utizando cámaras ocultas, micrófonos, etc. ¡Es lo mejor que he visto en años y no sé ni siquiera cómo se titula!
    Su final: estruendosamente gigante, conmovedor y reflexivo. Gigaproyectores que reflejan a las especies en peligro crítico (con los números y porcientos), sobre las edificaciones más emblemáticas tanto en ciudades estadounidenses como del resto del mundo… definitivamente, tengo que registrar Internet.

Dejar respuesta