Genocidio en Guernica | 5 de Septiembre.
sáb. Jul 20th, 2019

Las ruinas de Guernica tras el bombardeo./Foto: Internet

Aquel 26 de abril de 1937 la Fuerza Aérea hitleriana, de la Alemania fascista de Hitler, complació solícitamente el pedido de Francisco Franco, General español que encabezaba la Junta Militar contra el heroico pueblo hispano que defendía su República. Franco solicitó a Hitler que castigara al pequeño poblado civil de Guernica.


Sus habitantes habían acogido a un grupo de guerrilleros españoles para salvarlos de la salvaje represión del fascista Franco. Esto destapó la cólera de quien compartía la terrible trilogía fascista de Alemania-España-Italia, o sea: Franco-Hitler-Musolinni.   Toda esta fuerza conjunta trataba de aplastar la voluntad del pueblo español que quería mantener su moderna República sobre la antigua monarquía.

Desde 1936 en el suelo ibérico se peleaba por esta República, y cuando ésta se vio atacada por la trilogía mencionada, miles de hombres generosos del mundo, en uso de su sentimiento internacionalista, fueron a España a apoyar al pueblo español y contribuir a su empeño libertario.

En Guernica fue el genocidio. El 26 de abril de 1937 cientos de aviones nazis arrasaron ese poblado. Los bombarderos de Hitler arrojaron 45 mil kilogramos de metralla sobre la aldea, justo a la hora en que las familias solían acudir al mercado, y además de lanzar bombas, cazaron con sus ametralladoras a los que huían horrorizados, principalmente mujeres y niños.

Fueron 1,654 seres humanos masacraDos.   Otros 889 quedaron gravemente heridos o mutilados.  Las fotos del pueblo martirizado, de los cadáveres de personas y de animales destrozados y revueltos por doquier, recorrieron el mundo.

El Generalísimo Franco “explicó” lo sucedido:  “Los republicanos son los responsables de la masacre: ellos la provocaron al tratar de ocultar a los guerrilleros”. Era la advertencia del fascismo.

El genial artista español, Pablo Picasso, reflejó en una pintura famosa mundialmente, aquel crimen masivo del fascismo.  Con su pintura mural “Guernica” lo estigmatizó para siempre.  Hoy es aún el símbolo de la barbarie fascista.  De sus crímenes para castigar y tratar de exterminar a los pueblos que se rebelan.

No importa la fecha, el lugar, o los autores.  Es el crimen, la maldad, la barbarie contra los pueblos del mundo.  Esa que se comete hoy nuevamente.

En la obra pictórica de Picasso parecen escucharse los gritos de horror de las víctimas allí reflejadas, retorcidas, mutiladas; enredados macabramente animales y personas con sus bocas y sus fauces aullando de dolor y rabia, pidiendo ser escuchadas, vengadas.

En la realidad del ataque destructivo a Guernica después de las explosiones se escuchaban todavía los gritos de los moribundos que se arrastraban,  llamando a sus hijos.  Y como comentó la prensa de la época. “Bajo los escombros, mujeres que habían sido bonitas, aparecían ahora desfiguradas y con sus huesos atravesando sus ropas, las cabezas retorcidas, las lenguas afuera.”.

Guernica ha repetido sus horrores.  Se ha multiplicado en los ataques neo-fascistas (no son menos que eso) a Afganistán, Irak, Libia, Siria., contra “cualquier oscuro lugar de la tierra” como dijo el ex-presidente Bush, que puede ser cualquier pueblo sobre el que tengan motivo de conquista de sus riquezas naturales.

Acaso por eso, veinticuatro horas antes del ataque norteamericano contra Irak, el famoso cuadro de Picasso, “Guernica”, situado en el segundo piso del edificio de la ONU en Nueva York, fue cubierto con una tela negra.  Muy significativo, ¿verdad?.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles