EPEF de Cienfuegos: En aras del sueño realizado

0
547
Alrededor de 370 estudiantes integran la matrícula de la EPEF cienfueguera. /Foto: Efraín Cedeño

Pocos días antes del paso del Huracán Irma por nuestro país, realizamos una visita a la Escuela de Profesores de Educación Física (EPEF) de Cienfuegos, en aras de conocer las particularidades del inicio del curso escolar en ese remozado centro docente del movimiento deportivo.

El fenómeno meteorológico causó leves daños a la institución, pero ello no impide que allí todo marche según lo previsto para dar cumplimiento al período lectivo. Así que ahí les va el reportaje de la EPEF, la cual vio la luz en la Perla del Sur desde el curso 2000-2001, y de cuyas aulas han egresado un total de 3 mil 766 estudiantes. La mayor graduación llegó en el año 2010, cuando culminaron estudios unos 700 muchachos.

En la actualidad dan los toques finales a su proceso de matrícula, cuya cifra actual de alumnos asciende a 367, repartidos en los cursos Regular Diurno y Regular de Atletas. Los 49 que comenzaron luego de vencer su duodécimo grado son deportistas provenientes de la Eide Provincial, mientras que de los graduados de noveno, 167 atletas sobresalen en el grupo de 318 educandos.

“Las expectativas están en función de que realmente el curso se logre con los niveles que en estos momentos se exigen desde el punto de vista integral, y para ello se ha reforzado la preparación tanto del personal docente, como del personal de apoyo a la docencia”, nos explica Iluminada Capote, directora de la EPEF.

Por su parte, Rigoberto Fernández, subdirector de Formación Integral, asegura que “habíamos tomado todas las precauciones con anterioridad, a través de intercambios con los padres, para concientizarlos de manera firme con nuestros objetivos. Y en verdad el inicio podemos catalogarlo de muy bueno, teniendo en cuenta los índices de asistencia, puntualidad y disciplina en sentido general”.

A algunos pudiera parecer difícil el trabajo docente con estudiantes-atletas, pero aquí se demuestra lo contrario, y sobran ejemplos para ratificar esa afirmación.

“El reto primordial para ellos está dirigido a su formación integral –asevera Rigoberto. Porque constituyen la continuidad para preparar a futuras generaciones en materia de educación y enseñanza, y en ese sentido nosotros los potencializamos y fortalecemos, para que cuando egresen de este centro sean referentes de una cultura general, formativa y educativa”.

Para Sujaila Águila, presidenta de la FEEM en el centro, “esta escuela me ha enseñado mucho, sobre todo a ser más formal y dedicada. En el futuro pienso trabajar con la Enseñanza Primaria y por ello me esfuerzo en ser mejor cada día”.

Muestra fehaciente de superación es Yanisbet Beldarraín, ganadora de la medalla de oro en el Concurso Nacional de Monitores. “Esa medalla es fruto de mi esfuerzo y del de todos los profesores que me ayudaron. Demostró que yo podía y que con estudio y empeño todo se puede lograr”, nos dice la muchacha.

“Tenemos que explicar que en el caso de los deportistas en activo tenemos previsto que asistan a clases en sesión contraria al entrenamiento –informa la directora. Ellos vienen ya con una formación docente desde la Eide Jorge Agostini, y aquí reciben la preparación como futuros recursos humanos, que responderán a los intereses, tanto de la Educación Física como del Deporte”.

Luego de casi dos décadas sin local propicio para este tipo de enseñanza, hoy Cienfuegos goza de una excelente escuela, dotada de todo tipo de condiciones para el buen desempeño de sus funciones.

“En la provincia todos conocen que nosotros llevamos más de 18 años ‘flotando’. Unas veces dando clases en las gradas del ‘Estadio’, otras bajo los árboles… Hoy somos felices porque realmente tenemos un centro, y el reto que hemos impuesto es mantener las condiciones que tiene, e incluso mejorarlas, para que nuestros estudiantes se sientan satisfechos y puedan alcanzar el objetivo primordial, que es su preparación”, asegura Rigoberto.

“Un sueño realizado y con expectativas bien ambiciosas”. Así lo califica Iluminada, quien agrega que “ahora estamos más comprometidos, pues no podemos limitarnos a desarrollar simplemente un proceso docente de calidad, sino a exhibir logros que contribuyan cada vez más al movimiento deportivo”.

Sin dudas el parecer de los alumnos es primordial. Y para Sujaila “luego de no tener ni siquiera donde dar clases, ahora contamos con una verdadera escuela. Dormitorios, gimnasios, aulas especializadas, equipo de audio. En verdad estamos muy contentos”. Mientras, Yanisbet señala que “hoy podemos hacer uso de nuestras propias áreas deportivas y eso nos permite consolidar los contenidos recibidos en el aula. Claro que hay que cuidarlo todo muy bien”.

Lógicamente, ahora los retos crecen, y también las aspiraciones de todos en la EPEF cienfueguera.

“Hoy Cienfuegos tiene que sentirse orgullosa porque existe material humano, y los índices de graduación que hemos logrado, así como los que prevemos, van a suplir el déficit de profesores de Educación Física, así como de entrenadores en algunas disciplinas que hoy también están afectadas”, comenta Rigoberto.

Iluminada, sin ocultar un sentido de pertenencia propio de alguien que es fundadora de este lugar, sentencia: “en el orden constructivo el reto es mantener las condiciones que hoy exhibe la escuela. Nos quedaría entonces lograr la excelencia en la integralidad de los recursos humanos, esos que tienen en sus manos la tarea de continuar perfeccionando la obra del deporte cubano en centros docentes, áreas y combinados deportivos, comunidades o instituciones del Alto Rendimiento. Ahí se complementará el sueño realizado”.

Dejar respuesta