En Cruces, Cienfuegos, trabajo colectivo en función del bienestar social

Luego de varios años, la calle San Pedro vuelve a ser transitable. La arteria, del consejo popular (CP) Las Nubes, en el municipio cienfueguero de Cruces, conecta el interior del poblado con las vías exteriores que llevan a Cienfuegos y a Villa Clara.

“Huecos, desniveles; cuando llovía el fango empeoraba la situación. No podían pasar por aquí vehículos ni animales”, recuerda la presidenta del CP Lina Sarracena Águila. Se aprecian ahora varios autos ligeros en la ruta y, distante aún, se anuncia una ambulancia. “Se le aplicó una penetración invertida, y por aquí transitan ahora las ambulancias que salen del policlínico. Los pobladores de la comunidad están muy satisfechos”, apunta Lina.

“Para finales de este mes debe quedar restaurada también la calle Maceo, que actualmente está muy deteriorada”.

Un amplio programa de transformaciones sociales en este municipio, apunta a solucionar problemas que, durante años, han afectado a los pobladores locales. Se trabaja con mayor fuerza en sectores como la vialidad y la vivienda. El fondo habitacional crece en 170 inmuebles como resultado de la ejecución del plan estatal, las modalidades de esfuerzo propio y la entrega de subsidios.

Aunque las mejoras impactan también el sector de la Educación. Durante el receso de este día escolar, los alumnos de la escuela Marta Abreu, de la comunidad del mismo nombre, toman sus meriendas y conversan tranquilamente en el patio. En cursos anteriores, la lluvia solía impedir que salieran de las aulas, incluso mucho después de haber pasado.

“El patio se inundaba cuando llovía”, explica Yainet Sosa García, directora municipal de Educación. “Antes de comenzar las clases, levantamos las aceras y dimos una solución duradera”.

Sobre la escuela del CP Potrerillo, recaen también importantes acciones constructivas. “Allí estamos impermeabilizando el techo con rasilla; quedan por terminar 90 metros cuadrados, que se culminarán en noviembre”, asegura la funcionaria.

A pesar de su impacto, todavía se consideran discretos estos avances. Durante los últimos dos años, los ingresos de las principales empresas decrecieron como consecuencia de la falta de abastecimientos. Se redujo, por tanto, el aporte a la contribución territorial para el desarrollo local.

Afortunadamente, el reordenamiento económico ha propiciado nuevas oportunidades para estimular el fortalecimiento de la economía crucense.

A pesar del suministro inestable de harina de trigo, la fábrica de galletas de la industria alimentaria de Cruces no detuvo su producción. A partir de agosto de 2021, la incrementó para abastecer centros de aislamiento y para el programa de entrega normada de alimentos a núcleos familiares en los municipios de Cienfuegos, Rodas, Aguada, Cruces y Lajas.

“Estamos incursionando en la fabricación de galletas saladitas que se incluirán en combos a la venta en tiendas virtuales”, asegura Yosvany Varela Pérez, director de la industria alimentaria.

En tanto, la mini industria de conservas Los Molinos, en etapa final de ampliación civil y de montaje del nuevo equipamiento, se prepara para aumentar la calidad de sus producciones, variedad y mercados.

Xiomara Ávalos Suárez, administradora de la planta, adelanta que la construcción terminará en diciembre próximo y, en enero, la entidad comenzará a funcionar como Proyecto de Desarrollo Local.

“Como proyecto tendremos más autonomía para comprar a los campesinos las frutas y los vegetales, tendremos más flexibilidad para elaborar las fichas de costo y fijar precios de venta”.

Pero el procesamiento de frutas, vegetales y hortalizas representa apenas un eslabón de la cadena. La estrategia local incluye el desarrollo agroalimentario en busca del autoabastecimiento.

Josué Germiña Fernández es uno de los mayores productores de granos del municipio. Su labor incide directamente en la sustitución de importaciones. Actualmente emprende un propósito más abarcador con la construcción de una mini industria.

“Por ahora tengo condiciones para elaborar puré de tomate y encurtido para el municipio y la provincia, pero yo quiero hacer de todo cuando me llegue el equipamiento, en marzo, y con el fuerte mío, que es el garbanzo y los frijoles, generar ingresos en MLC”.

Otras dos mini industrias, en la UBPC Mal Tiempo y en la CCS Ramón Balboa, se materializarán a mediano plazo. Lamentablemente, se dejan de lado prioridades del territorio como la reparación de la infraestructura para la producción porcina y la venta de carne bovina en MLC.

Los incumplimientos de la contratación impactan en el consumo social. Se cubre solo el 63 por ciento de las 30 libras previstas mensualmente por habitante.

De cara a la asamblea de balance del PCC en este municipio, las autoridades políticas y de gobierno proyectan mayor eficiencia en la conjugación de los diferentes actores económicos para el desarrollo económico y seguir generando soluciones en los asentamientos con más complejidades económicas y sociales, allí donde la gestión comunitaria restituya el rol del delegado.

La población integrada a las acciones del Inder./Foto: Juan Carlos Dorado

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir