Cienfuegos: Una satisfacción epistolar para el Coronel Campillo
mié. Jul 17th, 2019

Cienfuegos: Una satisfacción epistolar para el Coronel Campillo

Develación del busto del coronel Campillo, el 29 de abril de 1949. / Foto: cortesía Lesby Domínguez Fonseca

Develación del busto del coronel Campillo, el 29 de abril de 1949. / Foto: cortesía Lesby Domínguez Fonseca

Para no “observar con tristeza a Campillo D’Wolf allí, desolado, en un terreno baldío”, donde 70 años antes se soñó construir un parque en su honor, envió su misiva el historiador Lesby Domínguez Fonseca. En esta misma página, en su edición del 16 de noviembre de 2018, aseguró que: “El coronel sí tiene quien le escriba”, cuando abogaba por la dignificación de un pelotero, mambí, patriota; uno de los primeros cienfuegueros en incorporarse a la Guerra de Independencia de 1895.

Las satisfacciones llegaron recién, a modo de proyecto de restauración presentado por el grupo Polas, de los artistas Frank Álvarez Armiñana y José Carlos Beltrán Labrada. El rescate del busto, su cerca perimetral, la limpieza del pedestal y bancos en derredor vendrían a completar aquel sueño del Centro de Veteranos y Patriotas, trunco desde 1949.

Proyecto del parque Campillo, una propuesta del grupo Polas. /Foto: cortesía grupo Polas
Proyecto del parque Campillo, una propuesta del grupo Polas. /Foto: cortesía grupo Polas

Todavía las fechas, costos o estimados son temas distantes. “Estamos en el proceso de dictaminar la propuesta, señala Clara Estrella Soto Bermúdez, directora de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos adscrita al Centro Provincial de Patrimonio. Tampoco somos decisores, sino consultantes, dada nuestra labor metodológica en la aspiración de salvaguardar.

“Es un quehacer interinstitucional, añade. Corresponde luego a otros factores evaluarlo y dirán la palabra final. Ahora, sí nos satisface mucho saber de la voluntad y el esfuerzo por recuperar esta construcción conmemorativa y respetar su emplazamiento original. Sería una solución feliz”.

El próximo 29 de abril se cumplirán siete décadas de la colocación del busto del coronel Juan José López del Campillo y D’Wolf en la parcela de terreno delimitada por la otrora calle de Laredo (hoy avenida 18) y avenida 16, al final de las calles Cuartel (43) y Cid (45). Aún persisten como incógnitas los motivos por los cuales el Centro de Veteranos y Patriotas escogió un lugar tan apartado para el tributo; mas no por ello disminuyó la solemnidad ni trascendencia cultural y patrimonial de la obra escultórica, de la autoría de Mateo Torriente Bécquer.

Campillo, un hombre querido

De pie, de izquierda a derecha: Juan José López del Campillo Campillo, Alejo Casimajov y Martín Gallart, la misma noche en que embarcaron para incorporarse a la lucha. / Foto: archivo del Museo Provincial
De pie, de izquierda a derecha: Juan José López del Campillo, Alejo Casimajov y Martín Gallart, la misma noche en que embarcaron para incorporarse a la lucha. / Foto: archivo del Museo Provincial

“Campillo era un hombre muy querido, asegura el profesor Lesby Domínguez Fonseca. Al terminar la guerra le ofrecieron los grados de Mayor General y fue tan modesto que los rechazó. Ocupó el cargo de jefe de la Policía aquí y, al no estar de acuerdo con la forma de llevarlo, optó por irse para La Habana. Su decisión dejó muy dolido al pueblo; sin embargo, tan admirado como era, salió toda una manifestación para acompañarlo en su despedida”.

El 23 de marzo de 1910, con apenas 38 años, murió el coronel Campillo en Cienfuegos por las secuelas de una herida en el pulmón derecho durante un combate. Este hombre, que participó en las acciones de Candelaria, Cacarajícara, Paso Real, Cayajabos, Las Taironas, Lomas del Rubí, Río Hondo y Bramales, luchó a las órdenes de dos de las figuras más prominentes de nuestro independentismo, como los generales Antonio Maceo y Máximo Gómez.

En sus años mozos Juan José López del Campillo y D’Wolf fue jardinero izquierdo de la novena del “Jabacoa”. “Nuestros peloteros fueron los pioneros de la ciudad en incorporarse a las filas del Ejército Libertador”, certificaría el historiador Florentino Morales Hernández.

“Revitalizar ese lugar es ser consecuentes con nuestra identidad, sentencia Domínguez Fonseca. Se convertirá también, a través de su imagen, en un homenaje a sus compañeros de armas y de juego, Alejo Casimajov Hernández y Martín Gallart Odery, a quienes no hemos inmortalizado en ningún monumento. Será el parque de la independencia, la libertad, la cubanía: al final, el béisbol representa todo eso. Ojalá y en un futuro cercano podamos abanderar allí, ante un patriota pelotero, a nuestros equipos a la Serie Nacional”.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles