Béisbol de Cienfuegos: Sobran razones

5
449
El pitcheo resultó el Talón de Aquiles de Cienfuegos. /Foto: Aslam Castellón

Concluyó el calendario regular fijado para la Serie Nacional de Béisbol número 57, otra vez accidentado, ahora debido a las inclemencias del tiempo, lógicas por la época del año escogida para el principal espectáculo deportivo de nuestro país.

De hecho, casi la totalidad de los equipos participantes todavía compiten en aras de completar sus 45 desafíos oficiales, e incluso alguno aún cuenta con posibilidades matemáticas de incluirse, al menos, en la lucha por los puestos de comodín.

Y si pocos pensaron que a estas alturas del campeonato perduraría tal batalla por los boletos clasificatorios a la etapa decisiva, menos (diría que casi nadie) presagió la desastrosa actuación de los Elefantes de Cienfuegos en la actual campaña.

Si bien es cierto que el plantel dirigido esta vez por Jesús Gómez no contaba con el favoritismo de los vaticinios, su nómina parecía (siempre con reservas acerca de su staff de pitcheo) capaz de codearse con sus similares y dejar un mejor sabor entre la fanaticada local.

Pero bien lejos estuvo el quehacer de la manada de paquidermos de esa realidad, pues acaban de protagonizar, sino la peor, una de las más discretas actuaciones de Cienfuegos en el clásico nacional de las bolas y los strikes.

Con 44 partidos efectuados (faltaría uno ante Isla de la Juventud), los Elefantes exhibían saldo de 10 victorias y ¡34! reveses, seis barridas soportadas (4 en el cinco de septiembre y otra que pudiera concretarse si cayeran ante los Piratas en el juego suspendido), trece subseries perdidas y sólo dos ganadas. Como visitantes, presentaron palmarés de seis éxitos y 15 descalabros, mientras que en sus predios la actuación resultó pésima, pues de 23 desafíos sólo salieron airosos en cuatro oportunidades.

Como bien expresan los seguidores de los sureños, varias victorias les fueron esquivas, sobre todo en el llamado “juego chiquito”. Un total de siete veces cayeron por diferencia de una carrera, y otras nueve por margen de dos anotaciones. Las derrotas en el último tercio de los desafíos fueron 14, la mitad de ellas cuando iban arriba en el marcador.

A manos de Granma los Elefantes fueron literalmente víctimas de una abrumadora paliza. /Foto: Aslam Castellón
A manos de Granma los Elefantes fueron literalmente víctimas de una abrumadora paliza. /Foto: Aslam Castellón

De ellas, difícil será olvidar el descalabro ante Ciego de Ávila, en el cual vencían 2-0 y sus contrarios fabricaron una en el octavo capítulo y otras siete en el noveno. O el choque frente a los gallos espirituanos, quienes rompieron un abrazo a dos con racimo de diez en la octava entrada para decretar el fuera de combate (en total recibieron cuatro KO). Tampoco las 24 veces que los actuales monarcas de Granma pisaron el home en el compromiso del 23 de agosto último…

Razones para el tamaño descalabro existen muchas, de seguro, pero pasemos revista a las cuestiones más objetivas, pues aunque para algunos las estadísticas son frías, casi siempre están en sintonía con el desempeño de un atleta o selección.

En materia de ofensiva los Elefantes se mantuvieron durante los dos primeros tercios de la justa entre los mejores del país. Ya al final decayeron en ese sentido y terminaron por debajo de la media. Sus 275 de average los ubican en el noveno puesto, igualados con los Naranjas de Villa Clara. Anotaron 187 carreras (lugar doce, junto a La Isla), conectaron 409 hits (8vo.), 64 dobles (6to.), seis triples (4to. empatados con santiagueros y agramontinos), y 24 jonrones (11nos. al igual que Sancti Spíritus). En el total de bases promediaron 557 (8vo), y trajeron a 180 compañeros hacia la goma (9no. junto a otros tres equipos).

Hasta el cansancio se ha repetido que en el béisbol moderno es indispensable la utilización de la rapidez en función de la ofensiva. Y ese mal que hace años afecta a la pelota cubana tiene en Cienfuegos a uno de sus máximos exponentes, pues otra vez las bases robadas son asignatura pendiente para los sureños. Ahora fueron últimos, con sólo seis estafas en 18 intentos.

Con justeza Juan Miguel Soriano fue seleccionado entre las Estrellas Occidentales. De hecho fue el único cienfueguero seleccionado para la cita del día 22 en el estadio Capitán San Luis, de Pinar del Río. /Foto: Aslam Castellón

Por si fuera poco, sus bateadores se tomaron 230 ponches, aspecto en el cual estuvieron bien cerca del liderato negativo, aventajados sólo por los de Camagüey, que abanicaron el aire en 238 oportunidades.

La defensa ocupó el noveno escaño, y su 976 (41 errores en mil 702 lances) superaba a la media del certamen, mientras fue décima en dobles matanzas (52). Aquí llama la atención la cantidad de robos permitidos por los receptores de casa, pues en los últimos años en este renglón se habían mostrado resultados satisfactorios. En esta ocasión los “ladrones” contrarios lograron “hurtar” 25 almohadillas (tercero, junto a Mayabeque, entre los peores registros). Sin embargo, los enmascarados de la Perla fueron segundos en atrapados, con 23.

Y llegamos al Talón de Aquiles del conjunto, en gran medida responsable de la friolera de derrotas. El promedio de carreras limpias exhibido por los lanzadores locales (6,44) es el peor de los 16 planteles. El maltrecho staff de serpentineros lideró negativamente los departamentos de anotaciones permitidas (307), inmaculadas (271), hits (488), average de los contrarios (324), boletos otorgados (228) y vuelacercas soportados (44). Además, recibieron el castigo de nueve triples (segundos) y 71 dobletes (terceros).

Aunque hubo poco que destacar, siempre hay espacio para las individualidades. Y en este punto las palmas para Juan Miguel Soriano, con justicia incluido en el equipo Occidentales. El patrullero brilló madero en ristre, con excelente promedio de 358 y 58 cañonazos, incluidos 13 dobletes, un triple y seis bambinazos, además de 32 propulsadas.

Dos talentosos jóvenes dieron muestras de su potencial. Son los casos de Daniel Pérez Pérez (303, 47 imparables, siete tubeyes, 25 traídas al home) y Dany Pérez (303, 24 hits y once empujadas en 32 desafíos).

Bárbaro Rodríguez, al margen de ceder en las últimas jornadas, volvió a aportar, con average de 292, 35 batazos a tierra de nadie y 24 fletadas. Mientras, el experimentado Yusniel Ibáñez, a pesar de no estar en su mejor campaña, conectó 45 cohetes, de ellos trece biangulares y cinco para la calle, pero sólo pudo traer a 18 hacia la “caja registradora”. Mucho más se esperaba del reconocido bateador camagüeyano William Luis, quien produjo para un anémico 224 y apenas impulsó 14.

Desde el montículo, Carlos Damián Ramírez destacó por sus 4,58 de promedio de carreras limpias (PCL) y sus tres victorias (puntero del seleccionado), y varios de sus seis desaciertos llegaron luego de excelentes faenas monticulares. A pesar de ello, los rivales le batearon para 313 y otorgó 30 transferencias en 55 entradas de labor. Por el contrario, muy poco aportaron lanzadores de experiencia como Leorisbel Sánchez, Yasmani Insua y Yasiel Morales.

Carlos Damián Ramírez tuvo buenas actuaciones desde el montículo. /Foto: Aslam Castellón

Al margen de su crédito de 2-2, “Paporo” resultó bateado con facilidad (347 y 7,01 de PCL, mientras Insua, ahora en roles de apagafuegos, apenas se limitó a dos salvamentos, par de derrotas sin éxito, 6,52 de promedio, y 31 boletos en 38 capítulos y dos tercios de trabajo.

El zurdo Morales, abridor en la rotación titular, se despidió con una sonrisa y seis salidas por la puerta estrecha. Le conectaron para 314, con doce tubeyes, dos triples y siete cuadrangulares incluidos.

Es imposible con tales guarismos que Cienfuegos pudiera mostrar otro resultado. Y como comentaba al inicio, otras razones se suman a la estrepitosa caída. Habrá que revisar, como en disímiles ocasiones, aspectos como la preparación, selección de talentos y disposición psicológica. No se trata, una vez más, de señalar culpables e incinerar en la hoguera a este o aquel. Desde ya comienza una nueva etapa, y los encargados de hacerlo deberán trabajar fuerte para revertir esta lamentable situación.

5 Comentarios

  1. Vivo en la Habana, pero viví en cienfuegos 10 años, y que decir que siento en el beisbol por cienfuegos y me procupa la supermalísima actuación, en un momneto dado daba la impresión que no tenían interés en lo que hacía, exceptuando claro honrosas excepciones. Esperemos que aunque sea soriano pueda estar en los refuerzos y que para la próxima serie dejen un mejor sabor. Saludos

  2. Desastroso y mucho que criticaron a Iday Abreu, y fue el unico que a llenado ese estadio. Esa potecialidad no es para que estuviera en Cruces dando clases a niños de 12-13 años. Es verdad que cometia errores, pero que hacemos con los numeritos

  3. No voy a comentar sobre los resultados del equipo de Cienfuegos, sino que quiero hacer una pregunta, porque oí decirle a Roberto Pacheco en una transmisión en la que jugaban Villa Clara y Sancti Spíritus que en el Estadio Cinco de Septiembre habían bajado de una de las torres la gigantografía de Antonio Muñoz, que es uno de los cinco que se encuantran en el salón de la fama, él buscaba información con Digno Rodríguez, pero no la pudo obtener, por lo que quisiera por esta vía conocer lo que pasó

  4. Carlos Ernesto esta es la actuacion mas mala del cfgos en serie nacionales y de echo la peor de un equipo de provincia de la nueva divicion con 16 equipos en la historia solo forestales un año gano 8 y citricultores 9 estos como segundos equipos de sus provincias ,Pero adelante elefantes a comenzar ya a preprepararnos para la proxima sn que aseguro tendremos un mejor equipo,rescatemos atletas de cualquiel sitio.

  5. Desastroso lo de nuestra pelota y contando con todas las atenciones de las autoridades, deberían ponerle algo mas de atención a otras disciplinas históricas en nuestra provincia y dejar que los peloteros pasen un poco de trabajo, así quizá pudiéramos tener de nuevo piscinas en nuestra provincia o mejores botes de remo y competencias tradicionales en nuestra bahía o se repararía la academia de ajedrez y no se regalaría al mejor postor.

Dejar respuesta