Amores sobre el pavimento - 5 de Septiembre.

Amores sobre el pavimento

Graffitis inscritos con la complicidad de las noches, –la eterna confabulada de los enamorados–, se han hecho más frecuentes sobre el asfalto de la ciudad. (El detalle ha sido coloreado con toda intención a los efectos de la publicación). /Foto: de la autora

Cuenta la joven que aquella madrugada cuando salió al balcón para despedir a los amigos con los que festejaba su cumpleaños, la sorprendió este mensaje sobre el pavimento: “TU+YO A 3 MSC”.

Sólo una pista sobre la calle: era la frase icónica de uno de los filmes españoles más taquilleros de los últimos años: Tres metros sobre el cielo.

No había rúbricas. Nadie admitió entonces su autoría; y aunque la muchacha no imaginó de inmediato quién era el galán, comprendió que aquella era obra de su mejor amigo, con quien desde la infancia compartía todo, y cuyo inusitado interés más allá de lo fraternal, tantas veces insinuado advertía ahora, se le revelaba en aquel graffiti como sincera declaración de amor.

Historias similares, inscritas con la complicidad de las noches, la eterna confabulada de los enamorados, se han hecho más frecuentes sobre el asfalto de la ciudad, signos que amanecen inequívocamente, esperando a la puerta de la amada, del amado.

Aparecen renovando votos en noviazgos de larga data, (Te quiero siempre); otras veces, con devotas promesas (Eternamente tuyo); algunas calcando la concisión del lenguaje digital, esnobista (I you); tal vez ansiando reconciliadores despertares, o como pétrea confirmación de afectos extintos.

Señales con un único destinatario capaz de decodificar, arrepentimiento, tristeza, despecho; frases que se aferran al suelo, quizás para clamar con más fuerza el perdón; otras que traslucen finales no siempre felices, esos que no se atrevería a registrar por pudor al día.

Caracteres apurados, desvelados, persistentes, u osados hasta franquearse en pleno paseo del Prado… pero resueltos: “Me cansé de estar solo… Quiero estar contigo… A pesar de las peleas, los celos y berrinches, pero ¡100pre juntos!

Creativos, apasionados signos que quebrantan regulaciones del ornato en las bien trazadas, rectas, otrora impolutas calles cienfuegueras. ¡Bendita trasgresión, en tiempos en que los SMS sustituyen la palabra y el abrazo, los códigos prometen 😘 la calidez de un beso, la procacidad roba el ingenio al piropo, la premura del goce invalida al romance.

Emotivos, conmovedores graffitis sobre el asfalto, que aún deslucidos por el tráfico, la intemperie y el tiempo, excitan la imaginación del transeúnte con historias de amor privadamente públicas, contadas sobre el pavimento de Cienfuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *