Talleres de electrodomésticos: ¿Y las piezas pa’ cuándo?
dom. Dic 15th, 2019

Talleres de electrodomésticos: ¿Y las piezas pa’ cuándo?

La mayoría de los arreglos a electrodomésticos dependen de importaciones que dejaron de hacerse para solucionarlos en el país./ Foto: Juan Carlos Dorado

La mayoría de los arreglos a electrodomésticos dependen de importaciones que dejaron de hacerse para solucionarlos en el país./ Foto: Juan Carlos Dorado

A Maritza se le erizó la piel cuando de pronto, ¡pum!, se le rompió la olla arrocera. “Y ¿ahora?, ¿qué me hago?”, dijo. La expresión de Maritza es la de muchos de nosotros cuando entramos en la lista de espera, que desespera, por arreglar alguno de estos equipos electrodomésticos, sobre todo si pertenece al team cocina.

La Empresa de Servicios Técnicos, Per­so­nales y del Hogar (ESTPH), presente en cada provincia, municipio, y como puntos de acceso también en cada barrio, es la encargada de hacer cumplir lo dispuesto por el país y de manera particular el Lineamiento 249 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, que precisa “elevar la eficacia de los servicios de reparación y mantenimiento de los equipos eléctricos de cocción con vistas a lograr su adecuado funcionamiento”. Sin embargo…

Cuando vamos en busca de soluciones a los talleres habilitados a tales efectos, nos damos cuenta de que el anterior planteamiento no se cumple adecuadamente, consecuencia —entre otros factores— de la preocupante falta de piezas de repuesto en cualquiera de los casos.

Antecedentes

Como parte del Programa de la Revolución Energética, por allá por el año 2005 comenzó la sustitución de viejas centrales termoeléctricas por generadores eléctricos, con el propósito de disponer de un sistema eléctrico sin fallas y suficiente para el país, además de la renovación de viejos equipos electrodomésticos y lámparas por otros más eficientes. Así se cambió una cifra cercana a los 15 millones de esos medios, solo en los primeros tres años.

Luego se han adoptado otras medidas, tendentes a encontrar multiplicidad de variantes para seguir dotando al pueblo de mejores y más eficientes maneras de cocinar.

Actualidad

No obstante, lo que comenzó como bienvenida solución a un problema crítico, al paso de poco tiempo se convirtió en traba. Si bien se buscaba bienestar y calidad de vida para la población, hoy, y desde hace cerca de una década, esos loables esfuerzos se han visto truncados por el desabastecimiento de piezas para la renovación de los tan importantes equipos.

Melba Baffi Durán, directora de la ESTPH en Cienfuegos, refirió que “en el caso de las tan anheladas resistencias para hornillas, las de procedencia china tenían un costo inferior a los 10 pesos moneda nacional (CUP), mientras que las fabricadas en el país cuestan cerca de 30 y poseen menos calidad. Aun así, se venden, la necesidad está latente, pero la demanda sigue siendo mayor que la oferta”.

Esta deviene hoy la principal insatisfacción de los clientes necesitados: “unas piezas porque no están y otras porque cuando vienen, no alcanzan, lo que incrementa el número de casos pendientes a solucionar. Necesitamos una respuesta”. Fue el criterio de algunos clientes en el Taller Siboney, ubicado en la calle Santa Cruz.

La directiva de la ESTPH perlasureña abunda en otros elementos de la situación actual del suministro de piezas de repuesto: “en los últimos tres meses se han reorganizado los inventarios de los talleres en toda la provincia, dejando más o menos, la misma cantidad de accesorios en cada uno de ellos, o moviendo de uno a otro los demandados por la población en determinado municipio o barrio. Siempre dentro de las posibilidades, no podemos sacarlos de la nada; los técnicos tratan de trabajar y resolverle al cliente con lo que tenemos”.

Sin embargo, la semana pasada este equipo de reporteras hizo un recorrido por diferentes talleres dentro del municipio de Cienfuegos y no era esa la situación.

— Aquí lo único que tenemos son hélices para ventiladores.

¿No sabe cuándo pueda entrar otro tipo de piezas?

— No, y no tenemos esperanzas de que eso pase.

Esa fue una parte del intercambio con un técnico del taller de Pueblo Griffo, mientras que en el “Siboney” constatamos la existencia de otros aditamentos para ollas multipropósitos (mangos, juntas), además de las mencionadas hélices.

Ciertamente, la situación a nivel de país es muy parecida, no se encuentran disponibles muchos de los aditamentos de repuesto para los equipos electrodomésticos que se concibieron como parte de la solución al ahorro de energía en Cuba, entonces…

Baffi Durán continúa: “cada uno de nuestros técnicos tiene la tarea de visitar al menos ocho casas a diario, con el objetivo de detectar y tratar de dar solución a problemas con cualquiera de los efectos electrodomésticos presentes en cada hogar”.

No obstante, esta es la situación real:

— “¿Queeé?, ¿que si algún técnico ha visitado mi casa para ver si tengo algo roto?, no mijas, nunca”.

— “No, aquí no ha venido nadie”.

— “Si mi esposo o yo no vamos al taller, nada de nada, de hecho, no sabía que eso era así”.  — “¿De verdad?, pues miren, que no pasa, si a veces vas a la bodega, donde se supone que esté el técnico, y no lo encuentras”.

Esas fueron algunas de las declaraciones de los vecinos consultados en los repartos de Pueblo Griffo y Junco Sur, ambos en el municipio de Cienfuegos.

Uno de los técnicos del taller de refrigeración menciona que hace mucho tiempo que no entra gas para reparar refrigeradores o aires acondicionados, ni juntas para los propios refrigeradores…

Por otro lado, somos eco de la preocupación persistente entre la población acerca del verdadero destino de estas piezas una vez que se encuentran en la empresa y sus talleres.  — “Si bien llegan pocas, del tipo que sean, no las vemos, no nos enteramos; y si accedemos a ellas, es luego de una inmensa cola y ‘matazón’, para que solo unos pocos puedan tenerlas, al menos oficialmente”.

— “Si existe un control sobre ello, no lo sé. El caso es que, además de que entran pocas, luego de que se acaban, te las encuentras por la calle a precios exorbitantes. Nadie sabe de dónde salen estas”.

En cuanto a la distribución de esas piezas, la directora de la ESTPH en Cienfuegos aclara que “una vez llegadas a la cabecera provincial, se envía la cantidad correspondiente a cada municipio en consonancia con el número de habitantes. Así, el administrador del taller, de conjunto con la presidencia del gobierno, priorizan a los discapacitados y asistidos socialmente, para luego enviar una cantidad equitativa a cada asentamiento. Si se sufre la desviación de esos recursos, son varios los responsables”.

La mayoría de los arreglos dependen de importaciones que dejaron de hacerse para solucionarlos en el país. O sea, esas piezas comenzaron a producirse en Cuba, a pesar de lo cual se carece igual o más que hace unos años atrás, cuando todavía se traían del exterior dichos recursos.

De lo que no cabe dudas es que la intermitencia en el suministro de los recambios lleva consigo una serie de resultados y ninguno bueno: falta y/o escasa cantidad de piezas= equipos rotos en casa= necesidad de otros nuevos= sustitución por los que están en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD)= la cuenta no da.

Entonces, ¿la Empresa de Servicios Técnicos Per­so­nales y del Hogar existe actualmente para remendar, inventar con los equipos que a ella llegan?

Lógicamente, la respuesta no es absolutamente negativa. Sin embargo, como en muchos otros asuntos, urge encontrar alternativas y/o soluciones que posibiliten un acceso mucho más expedito a tan necesarios aditamentos que contribuyen a una mejor calidad de vida.

Talleres de electrodomésticos: ¿Y las piezas pa' cuándo?
Talleres de electrodomésticos: ¿Y las piezas pa’ cuándo?


Servicios que deben prestarse en los talleres de la Empresa de Servicios Técnicos y Personales del Hogar según el Portal del Ciudadano de Cienfuegos.

Leído, se ve muy bien, pero la real circunstancia es que cuando el cliente llega a esas unidades se encuentra con un panorama bien distinto, debido a la carencia de piezas.

Olla de presión normal

  • Ajuste de la tapa y el cuerpo de la cazuela.
  • Cambio de la junta de la tapa
  • Cambio de la junta de la válvula
  • Sustitución de las arandelas de la tapa y cazuela.
  • Sustitución de las válvulas
  • Sustitución de los elementos de sujeción

Olla arrocera eléctrica

  • Revisión del circuito eléctrico
  • Cambio de fusible.
  • Cambio de la resistencia de mantenimiento
  • Cambio de la resistencia de cocción
  • Cambio del cable de alimentación.
  • Cambio del cristal visor
  • Ajuste de la cazuela interior
  • Ajuste del cuerpo exterior
  • Reparación del soporte indicador
  • Reparación del conjunto interruptor.
  • Sustitución de elementos de sujeción

 Olla de presión eléctrica

  • Revisión del circuito eléctrico
  • Cambio de fusible
  • Cambio de la resistencia de mantenimiento
  • Cambio del cable de alimentación
  • Cambio de la resistencia de cocción
  • Cambio del cristal visor
  • Cambio de la junta del cristal visor y cocción
  • Ajuste de la cazuela interior
  • Ajuste del cuerpo exterior
  • Reparación del soporte indicador
  • Reparación del conjunto interruptor.
  • Sustitución de elementos de sujeción
  • Reparación de subconjunto del mango
  • Reparación del subgrupo del cuerpo
  • Reparación del Bloque de terminales
  • Reparación del control de alta tensión
  • Reparación del panel del control

 Ventilador

  • Cambio de motor
  • Cambio de garganta
  • Cambio de los motores interruptor
  • Cambio del cable de alimentación
  • Cambio de las aspas
  • Cambio del soporte
  • Soldadura de cables
  • Mantenimiento

 Calentador

  • Revisión del cable de alimentación
  • Soldadura del cable a la resistencia
  • Reparación o sustitución de la agarradera
  • Sustitución de la resistencia

 Cocina Eléctrica

  • Revisión del cable de alimentación
  • Soldadura de los cables interiores
  • Reparación o sustitución del termostato de control de temperatura
  • Sustitución de la resistencia
  • Sustitución del mueble
  • Mantenimiento

Refrigeración Doméstica

  • Reparación con intervención en el sistema
  • Reparación sin intervención en el sistema

 Aire Acondicionado

  • Reparación con intervención en el sistema.
  • Reparación sin intervención en el sistema.

 Cocina de Inducción

En las reparaciones se sustituirán los subconjuntos dañados completos y no sus componentes por separado; los técnicos tienen orientado recoger las placas averiadas para su posterior reparación en la industria.

  • Placa Principal – $80.00
  • Placa de Control (teclado) – $32.00
  • Cubierta superior con cristal – $55.00
  • Ventilador – $13.00
  • Cordón de alimentación – $18.00
  • Bobina – $20.00
  • Base Plástica – $17.00
  • Sensor – $2.00
  • Patas de Goma y Tornillos – 0.25 centavos
  • Mano de Obra – $5.00

La garantía por estos trabajos será de 30 días.

En coautoría con Liz de la Caridad López García, estudiante de periodismo.

Noticias relacionadas
Share

4 comentarios en “Talleres de electrodomésticos: ¿Y las piezas pa’ cuándo?

  1. Nunca tienen piezas pero casualmente los tecnicos de estos talleres conocen a alguien cerquita de su casa que si las tienen y amablemente te hacen el favor de ir desinteresadamente ,desinteresadamente a resolverte el problema que era de 18 CUP y ahora vale 5-7 CUC.
    que buenos tecnicos tenemos tan humanos (como cuidan a las abuelitas y demas personas mayores)

  2. Las ollas arrocera pueden sustituirse por hacer el arroz en una olla normal que no demora mas de 15 a 20 minutos inclusive con la electrica creo que demoras mas y gasta mas electricidad porque en lugares donde hay la que tu quieras no se usan

  3. Oportuno acercamiento a este tema. Es cierto que lo que se concibió para ahorrar electricidad y otorgar rapidez y comodidad en la cocina se ha vuelto un dolor de cabeza. De los equipos de la REnergética, solo me queda Penélope Hornilla en la eterna espera de su Ulises Resistencia, las demás he tenido q sustituirla por las que se venen en CUC, y ese es otro problema: tampoco duran y son súper caras, ya voy por dos ollas de presión eléctricas y dos arroceras. Entonces?? El alivio pa’ cuándo?

  4. Lo primero que deben tener esos talleres es disposición de los técnicos y buen trato, y no lo tienen!!! La semana pasada estuve por el taller de la calle Santa Cruz, y costó trabajo que me contestaran, una señora mayor, mulata, en la recepción, indagaba YO por un cable para olla frijolera (que por supuesto no tenían) la olla me costó casi 50 CUC y salió malisima, yo les digo que el problema que enfrentamos hoy en la cocina es violencia de genero, propongo que liberen a estos técnicos sin piezas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share