¿Los que juegan a ser médicos? | 5 de Septiembre.
vie. Dic 6th, 2019

¿Los que juegan a ser médicos?

Foto: Magalys Chaviano Álvarez

Foto: Magalys Chaviano Álvarez

Es la tarde-noche del viernes 26 de octubre, y sobre las 7:00 p.m. llego con mi padre al Cuerpo de Guardia del Hospital Provincial y el maremágnum de personas llama la atención, incluso la sala de espera, donde hay un TV, está congestionada con camillas. Pienso que será larga la espera para acceder al servicio de urgencias de Ortopedia.

Pero para mi sorpresa todo fluye, casi como el mecanismo de un reloj suizo. Me atiende una muchachita muy joven, le cuento que mi padre se cayó hace un rato en la ducha, que tuvo una fractura anterior, y le indican una radiografía, por un sistema moderno, digital, que es una maravilla para los tiempos en los que escasean los insumos médicos.

Me uno a una fila que espera por su turno en el departamento de rayos X, todos son urgencias. Sin embargo, llega alguien con una paciente en una silla de ruedas y según comenta, también, como los que esperan, sufrió una caída. Al parecer el acompañante cree que su emergencia es mayor que todas; no espera, toca a la puerta, interrumpe, molesta, y no sin cierta “guapería”, inapropiada para un centro hospitalario, pasa sin pedir permiso junto a los que están cercanos a la puerta, quienes repudian su actitud.

Y es que el Cuerpo de Guardia de un centro hospitalario de la Atención Secundaria se ve colmado de pacientes que en los policlínicos y consultorios que funcionan las 24 horas (dotados de lo imprescindible, recursos humanos y materiales), pueden ser atendidos sin congestionar el sistema que quedaría para los códigos más apremiantes.
Cuesta educar y concientizar a la población, y es preciso, desde los medios de comunicación, ayudar en este sentido, en el de usar los servicios creados para determinadas urgencias, y evitar así la congestión en los centros hospitalarios.

Al regresar de rayos X, ya hay más pacientes frente a “Ortopedia”, y entre ellos una mujer vestida de uniforme (creo de una tienda), quien al parecer ha confundido el lugar, habla alto, molestando a los que allí acuden con dolor, y cuando la doctora sale a atender a una paciente en camilla, con fractura y herida, pide “respeten” su turno. Pero se ha tropezado con la ética y el carácter de quien cubre ese horario en la guardia de la especialidad y la “coloca” en su lugar con diplomacia.

Continúan llegando pacientes a todos los servicios: Urología, Otorrino, Cirugía, Medicina…, acuden a rayos X, la enfermería, y yo sigo frente a Ortopedia, admirada de cómo la especialista va por orden de prioridades, atiende a todos, da explicaciones, acompaña a un joven que se cayó de una placa, encofrando, hasta el Cuarto de Yeso, regresa, sin parar de atender, escribir, recetar, analizar la radiografía con el paciente o el acompañante, sin maltratar, con buen trato y profesionalidad.

Ya van llegando los colegas que estaban en Guardia Física, alimentándose, como es normal que ocurra con los seres humanos, porque ellos dedican 24 horas de su horario semanal a una guardia repleta de pacientes impacientes, que a veces acuden en la noche por un dolor que tienen hace un mes, y que hasta podían resolver en el consultorio, policlínico o en la Sala de Rehabilitación de su área de Salud.

La muchacha respira, pero continúa allí, atendiendo a los que llegan, estableciendo prioridad, organizando. Y me pregunto, ¿no resultaría positivo, ahora que la Educación se amplía con los técnicos superiores, crear una especialidad que tenga como contenido el manejo de personal y servicios en los grandes centros de Salud? Para que los médicos vayan a lo suyo, que es la labor asistencial; los técnicos de rayos X no tengan que decir a quién le toca; y los acompañantes no hagan función de camilleros?

Una anciana estaba allí con sus hijos por una caída, ya padecía de una fractura de cadera recuperada, le tocaba el medicamento para la presión. Mientras esperaban, llamaron a unos estudiantes de Medicina para tomarle la tensión, y una persona dijo, despectivamente: “Mira como juegan a ser médicos”, refiriéndose a los alumnos que están en un hospital docente, y no dejo de asombrarme del comportamiento negativo de algunos. Camino a casa, reparo en el cuño de las recetas indicadas a mi padre, se trata de la Dra. Leyanet Leyva Fernández, residente de la especialidad de Ortopedia. ¡Enhorabuena para ella!, que mientras aprende, enseña ética “jugando” a ser una médico humana.

Noticias relacionadas
Share

6 comentarios en “¿Los que juegan a ser médicos?

  1. Excelente artículo, estoy totalmente de acuerdo en que la labor de los médicos (algunos) es única, muchas veces recibiendo malos tratos de los pacientes que son muy impacientes. Es verdad que si el médico que está atendiendo también tiene que organizar la cola y dar explicaciones, puede al final no cumplir su objetivo importantísimo que es consultar, medicar y aliviar el dolor; que el Cuerpo de Guardia del Hospital se convierta en consultas que se puedan hacer en los políclinicos, no debería ser…….pero también es verdad que Cienfuegos cuenta con unos Políclinicos dotados con todo lo necesario para atención primaria, pero también es verdad que algunos carecen de humanidad y profesionalidad; Mi suegra fué al políclinico (Tulipán) con un malestar muy grande del catarro, ella ni siquiera fué obscultada aún con un estado muy demacrado, solo le dijó el médico de guardia que era VIRAL……no le mandó nada y ella se fué…….ese día se puso mla en la noche y su hija la llevó en la mañana nuevamente ‘al policlinico como corresponde” y la otra doctora que estaba saliente de guardia que también estaba la noche anterior, pero que se encontraba descansando cuando a mi suegra la vió el otro “médico viral” la reconoció y la remitió para el Hospital con un posible EPOT………confirmación que le dieron después de una simple placa…….que se pudo haber hecho en el políclinico o con un reconocimiento como así lo hizo la otra doctora………..entonces de que estamos hablando…………ese mismo día a ese médico allí mismo le gritaron VETERINARIO………………y para mí no lo es porque hasta a los animales se atiende de la manera más humana………aunque tengas que pagar por el servicio. Mi suegra estuvo muyyyy mal……por la mala consulta………ahora ya está un poco mejor………pero sino se hubiera empeorado esa misma noche…….pensaríamos que era VIRAL…………y si hubiera pasado lo peor porque su respiración es muy débil………….entonces hubiera sido un problema porque son dos hijos que estaban dispuestos a todo. Reflexionen…………..Saludos……………

    1. Qué pena ocurran cosas así, un médico que no sea humano no lo será jamás!!! Deberían haberse quejado, para que aprenda lo que provocó y sea una experiencia, gracias por acercarse y comentar

  2. Muy sencible historia !!! , pero un solo medico en cuerpo de guardia , no entiendo muy bien (residente ) me imagino esta haciendo la especialidad . Todos los demas medicos estaban comiendo ? . pienso que una dra que esta haciendo una especialidad no deberia estar sola en un cuerpo de guardia donde acuden tanta personas enfermes. Como dice la autora de la historia los policlinicos estan brindando servicio 24 horas y los consultorios . ella misma fue directo al hospital , cuando pudo ,pienso yo , ir a uno de esos policlinicos. Nunca escucche esa frase de jugando a ser medicos , en muchas ocaciones los estudiantes me han tomado la presion cuando tienen el equipo, los veo visitando casas en la lucha antivectorial. en un millon de actividades . Felicidades a la dra a los estudiantes .

  3. Gracias al “5”, por acercarse a tema tan sensible como el respeto a los médicos y estudiantes de Medicina, por señalar los buenos ejemplos, que son muchos. Pido respeto para los estudiantes, me cuento entre ellas, respeto profesional y humano, son cada vez más frecuentes la mala educación y ofensas a especialistas y estudiantes que estamos de guardia en emergencias, colmado por personal que pudo ser atendido en un Policlínico: falta de credibilidad, los estudiantes no emitimos diagnóstico, lo hacen nuestros profes, estamos en un Hospital Universitario y Docente, todos alguna vez fueron estudiantes, pedimos confianza. Si tenemos la cara joven no significa que no sepamos tratar, gracias otra vez, coincido en que los cuerpos de guardia, manteniendo el código de colores precisan ser organizados y administrados y dejarle a los especialistas la labor asistencial

  4. Excelente trabajo, gracias periodista por describirnos la cruda realidad, lo que deja a un lado la negatividad es esa postura y conducta de la doctora que como ella muchos son así, pero en un hospital o policlínico con escaceses como las nuestras, vale mucho esa conducta. Gracias a la doctora y a todos los que sin conocer su nombre ponen en su lugar a los “creyentes” irrespetuosos que tratan de pasar por encima de todos como si el mundo se paralizara si no los atienden.

Responder a Magalys Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share