Elefantes de Cienfuegos: Abel, por los Campos Elíseos
dom. Dic 15th, 2019

Elefantes de Cienfuegos: Abel, por los Campos Elíseos

El zurdo Abel Campos fue el héroe de los Elefantes en la sabatina incursión sandinista, también asumiendo las nueve entradas. /Foto: Aslam Castellón.

El zurdo Abel Campos fue el héroe de los Elefantes en la sabatina incursión sandinista, también asumiendo las nueve entradas. /Foto: Aslam Castellón.

Con pizarra de cuatro carreras contra una ganaron los Elefantes de Cienfuegos el primer desafío de la subserie ante los Azucareros de Villa Clara. Compromiso decisivo, el último de la etapa clasificatoria de esta 59 Serie Nacional de Béisbol, donde los verdinegros deben definir su boleto a la siguiente fase.

La casi totalidad de resúmenes anteriores están en abierto contraste con lo sucedido en los últimos dos juegos: una temporada entera penando por el pitcheo, por su inestabilidad e infectividad, en todos los pretendidos roles, con muy pocas excepciones; con ausencias y dolencias… para que ahora levanten gradas por distinción. El zurdo Abel Campos fue el héroe de los Elefantes en la sabatina incursión sandinista: también asumiendo las nueve entradas, partido completo, en otro encuentro crucial en pos de la clasificación directa a la segunda fase.

Reconozcamos algo: Villa Clara no tenía hoy motivos para impresionar. Ni hoy ni en lo que ha transcurrido de campaña, tampoco lo asumamos como excepción. La grada vacía, casi a proporción de cinco parciales verdinegros por uno naranja, completaban esta realidad. Nos ha pasado. Hemos estado ahí. ¡Tantas veces! Pero subestimar es un ejercicio peligroso a estas alturas: sigue siendo un equipo de respeto, de nombre a hombre una alineación de cuidado, en un estadio que nos trae muy malos recuerdos, en una manifiesta y tradicional porfía de vecindad, atravesados… A todo ello se enfrentaba un muchacho que asumía por vez primera la apertura tras recuperase de una lesión en las vértebras de la columna. Y deRobelio Carrillo todos hemos escucha hablar.

Ahora, el espectáculo sí iba por los nuestros; de todas, todas. Además de un equipo inspirado, superando los más diversos y frecuentes contratiempos, contaba el respaldo de su afición: conga, sirena, Luisito con la escoba; mucho verde, ruido, bailadera, gritería… Por acompañamiento tuvieron incluso la transmisión radial en voz de Digno y Osvaldo, para mantener la familiaridad. Hoy el “Sandino” era nuestro, con tremenda revolución.

Sobre el terreno, en Abel se centraban más anhelos que pronósticos: tanto ha pasado hasta aquí que merecía salir bien. Merecía, dije, sopesando las distancias del deber al ser en todo contexto. Abrió complicado, con doblete de Otoniel González que entraría poco después en carrera con el siempre peligroso Yeniet Pérez. Empezábamos en desventaja, qué cliché.

Carrillo parecía navegar con mejor suerte, porque en realidad no se mostraba muy dominante. Otra vuelta de la alineación paquiderma y el cuento cambiaba. Tan predecible: jit de Luis Enrique, infield jit de César, también Richel a base y un error sobre la conexión de Ibáñez pusieron la igualada. El indiscutible de Pavel trajo la ventaja, antes del flyout de Soriano y el doble play de Barbarito. Se quedaron cortos, el inning pintaba para más; pero al menos ya estaban en ventaja.

En el cuarto la ampliaron: jit de Mateo (intratable, de 5-3 en el choque), sacrifico de Daniel e imparable remolcador de Luis Enrique, otro que viene empujando con fuerza. En el sexto sumarían la última, a los pies de Luis Enrique por indiscutible de Ibáñez. Aquí se cruzaron un tanto los papeles: era esa su  empujada 51en la campaña, igualando el record establecida para la primera fase; sin embargo, se contabilizó a lo interno como la 52, nueva marca -al desconocer el error en la anotación del tercer capítulo, que lo privaba del remolque- y sus compañeros salieron a  recibirlo en agasajo. Nada, que los malentendidos numéricos persiguen al 17;pero tampoco nada que mañana no pueda enmendar.

A todas estas, la conga a sus anchas. Que no lo nieguen: están ensayando en la madrugada. Repertorio variadísimo, coro y cuerpo de baile (hoy minimizaron a los coreógrafos del bullpen) mientras Luisito se encargaba del resto. Como ha hecho en otras ocasiones, casa, carro y mujer prometió a varios de los jugadores villaclareños con tal de que vinieran a vivir para Cienfuegos. Yenietni caso le hizo, Sarduy le sonrió como pensándolo y similar gesto recibió de Freddy Asiel desde el banco… Todo en broma, según él, hasta ver el susto que pase cuando le vengan a cobrar.

Abel, por su parte, mantenía su juego de control, sin grandes preocupaciones…aunque con él nunca se sabe, en honor a la verdad. Expresivamente hermético, impenetrable, es difícil descifrar cuándo se molesta, cansa o celebra.Ponche, jit, rolling, fly e inlcuso error de los suyos: vuelve tranquilamente al box, reanuda el movimiento y lanza. Y así de nuevo, y otra vez. El disfrute de su trabajo quedó por nosotros; la preocupación por su prolongada actuación también…

Subió a la lomita en el octavo: rolling out, rolling out, boleto y fly out; la afición (cienfueguera, mayoritaria) de fiesta y él con su habitual ecuanimidad camino al banco. Más radical se mostró contra la tanda alta en el noveno: tres rollings al cuadro, victoria asegurada, el desborde de la conga a nivel de escándalo… y el muchacho, tranquilamente al banco tras saludar al equipo.

Habrase visto un héroe tan comedido. Que se reencuentra en el lugar sagrado del éxito, el paradisiaco sendero que a su apellido Campos añade el Elíseos, que sube al Monte Olimpo con las nubes a sus pies, con la mesura como única gloria. Impresionante, él y su desempeño hoy. La mejor de las nuevas.

A 27 victorias llegaron así los Elefantes en una jornada de indefiniciones, puesto que gran parte de los desafíos fueron suspendidos a causa de la lluvia. Olvidemos posiciones o combinaciones ahora, suelen ser bastante engañosas: ganar es la fórmula, mañana y pasado, con Barreto y con Ínsua, de no existir cambios. Lo demás se verá de camino.

Además de un equipo inspirado, contaba el respaldo de su afición: conga, sirena, Luisito con la escoba; mucho verde, ruido, bailadera, gritería…/Foto: Aslam Castellón.
Además de un equipo inspirado, contaba el respaldo de su afición: conga, sirena, Luisito con la escoba; mucho verde, ruido, bailadera, gritería…/Foto: Aslam Castellón.
Noticias relacionadas
Share

1 comentarios en “Elefantes de Cienfuegos: Abel, por los Campos Elíseos

  1. Bravo por los muchachos…el triunfo está en sus cabezas; todo está en que crean en ellos mismos. Gracias a las autoridades por apoyar y permitir q la prensa estuviera allí y q el estilo narrativo de Digno y Osvaldito nos acercara con la magia d la radio a las gradas del Sandino.¡Felicidades!

Responder a Lourdes N. Milián Borroto Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share