Continúa saneamiento de la Bahía de Cienfuegos tras derrame de aguas oleosas

3
1600
Se mantiene el saneamiento en la Bahía de Cienfuegos y el seguimiento por parte de las autoridades. /Foto: Modesto Gutiérrez Cabo/ACN (Publicada en Cubadebate).

Desde el pasado 28 de mayo, cuando las intensas lluvias ocasionadas por la tormenta subtropical Alberto provocó que las piscinas de recolección de hidrocarburos de la Refinería de Petróleo de Cienfuegos vertieran residuales de crudo a la Bahía, organismos y entidades del territorio, junto a la participación popular, mantienen un intenso accionar para el saneamiento de la ensenada y el freno a la expansión del derrame.

Iván Figueroa Reyes, jefe de la Unidad de Supervisión del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) en el territorio, dijo a la prensa que aunque inicialmente tenían el estimado de un derrame de 12 mil metros cúbicos de aguas oleosas, hoy todavía se precisa la cantidad vertida, a partir de los estudios que se realizan de cuánto se ha recogido y cuánto quedó contenido en el interior de la Refinería y que en un plazo más lejano podrá cuantificarse con mayor exactitud.

El recorrido por la Bahía de una comisión para evaluar el daño estimó, de manera preliminar, que entre un 60 y un 70 por ciento de su área estaba afectada por agua con restos de hidrocarburos, los cuales se fueron diluyendo a medida que pasaba el tiempo y debido al efecto combinado de la lluvia, el aire y el agua pluvial que llegaba a la bahía por las cuatro fuentes de ingreso: el Río Damují, el Salado, el Caunao y el Arimao. “Esto trajo consigo que todo el lóbulo norte y parte del canal de entrada de la bahía se vieran afectados por este derrame”, precisó.

Inicialmente se detectaron como zonas más impactadas por la acumulación de hidrocarburos el litoral de la ciudad, desde el Malecón hasta La Punta, la costa oeste de la bahía, que incluye la ensenada de Jucaral, Calicito, Caletón de Don Bruno, la comunidad El Perché y El Castillo. Posteriormente, cuando comenzaron a bajar los niveles de aportes del Damují y El Salado, como parte del mismo proceso de marea, quedaron áreas con acúmulos en la zona de O’Burque, la ensenada de Manacas y los muelles de la Zona No. 2 del Puerto.

Precisó el experto que las autoridades mantienen el control de la situación y dan seguimiento a la labor de saneamiento. Todos los días una comisión se reúne con la finalidad de evaluar las acciones de limpieza y la efectividad de los trabajos, expresó y destacó la rápida movilización de medios por parte de la Refinería y otras instituciones para los trabajos de limpieza y de retención de las áreas con flor de agua contaminada con restos de hidrocarburos. “Hoy se aprecia una mayor limpieza de las aguas y despeje del área central de la bahía”, señaló.

También abundó sobre el empleo del Simple Green, un producto biodegradable certificado por el Citma, que vuelve más pequeñas las partículas del hidrocarburo, lo cual facilita su evaporación y acelera los procesos de limpieza.

De acuerdo con el especialista, se han identificado dos áreas para la deposición de los desechos extraídos de la bahía, donde se crearon condiciones de barreras para que no haya dispersión adicional de estos productos. “La tarea prioritaria hoy es el saneamiento y que no continúe diseminándose lo que queda de material oleoso”, puntualizó.

Mabel Seisdedos Losa, responsable principal de Evaluación de la Calidad Ambiental de la Bahía Cienfuegos, añadió que el monitoreo previsto para el mes de junio, al comienzo del período lluvioso, permitirá valorar la eficacia de las acciones de saneamiento que se acometen y, a su vez, evaluar la calidad de las aguas, no solo en cuanto a la contaminación de hidrocarburos, sino de otros contaminantes y de los sedimentos superficiales.

Según afirmó Reinaldo Acosta Milán, director del Centro de Estudios Ambientales, los impactos del derrame no pueden conocerse de momento, para evaluarlos se requiere de un tiempo.

Afortunadamente, informó, los movimientos de hidrocarburos no han llegado al área protegida de Guanaroca, donde están los mayores valores a conservar, y todavía no se ha observado una mortandad de especies marinas debido a ese suceso.

Situaciones de este tipo, aclararon los expertos, deben estar contenidas en los estudios de vulnerabilidad y riesgos de las entidades e incluidas en los planes de riesgos de desastres.

3 Comentarios

  1. Es imposible que las aguas de la bahía tengan la misma limpieza y vitalidad que antes. De 1/3 a 2/3 del petróleo se evapora con el calor ambiental, una parte forma con el agua flóculos que flotan, parte los cuales pueden ser recogidos con las barreras flotantes empleadas, pero una parte importante se aglomera en partículas sólidas del agua, formando fracciones más densas que el agua, las cuales se depositan en el fondo de la bahía, afectando la vida vegetal y animal, así como a los humanos que se pongan en contacto. Lo peor es cuando el petróleo se adhiere a las rocas, suelo y plantas de las costas, así como a las arenas de las playas, pues para eliminar la contaminación hay que arrasar con todo esto, o emplear agua caliente o detergentes que contaminan más que el propio petróleo. Según los expertos, la mayor parte de la contaminación se va eliminando a los tres años del derrame, pero según las condiciones climáticas, puede extenderse hasta tres veces ese tiempo. La afectación al ecosistema puede extenderse hasta 20 años. Aunque el agua se vea limpia, no podemos engañarnos, la contaminación durará aún un largo tiempo. Sobre eso deben alertar las autoridades del territorio a la población y a sus dirigentes.

  2. Hola,soy un cienfueguero nacido y criado allá, cuando escuché la noticia entristecí, porque no es la primera vez que nuestra bahia se contamina. Me parece que fue poco previsora la actuación de las personas encargadas por velar que estos accidentes ocurran. Las piscinas no se llenaron de golpe, sino poco a poco, pienso que pudieron haber puesto barreras o buscado alguna otra solución antes de que todo sucediera

    • No no es así, Y.C.C, se comenzaron las labores con tiempo, se colocaron las barreras, pero el desbordamiento del río Damují fue inevitable por las intensas lluvias y lo sostenidas en el tiempo. En esta propia información tiene detalles sobre la situación actual de la Bahía luego del desbordamiento.