Apoteosis de Rodas

Por: José Ramón Calatayud Jiménez*     

En todas las poblaciones hay un día que convoca, como una madre, a sus hijos. Estén donde estén, ese día, los hijos acuden al seno de la madre para volver a ser una familia y celebrar su alegría de estar juntos. En Rodas ese día es el 16 de Julio, día que se escogió para homenajear a Doña Carmen Bouyón, heredera de una familia fuertemente imbricada a la historia de la comarca de Cienfuegos pues ya en 1800 fueron autorizados por la corona española para explotar las fabulosas riquezas forestales de la cuenca del Damují, para lo cual establecieron justo en el sitio en que hoy se encuentra Rodas, donde se besan lánguidamente los ríos Jabacoa y Damují, un aserradero cuyas maderas eran envíadas en lanchones a través del río hasta la bahía de Jagua para proseguir su destino al mundo.

Una de las principales calles de Rodas lleva el nombre de Bouyón. En 1902 la rebautizaron como Céspedes, pero la impronta de Bouyón es tan fuerte que, transcurrido más de un siglo, los rodenses le siguen llamando por su nombre original. Doña Carmen donó tierras y dinero para varias obras sociales, entre estas el espacio donde se construyó la iglesia, por lo que nadie dudó en dedicarla a la generosa mujer que mucho tuvo que ver con la fundación de Rodas. Se dice que cuando los hermanos Montalvo, dueños del central San Lino, encargaron en Barcelona la imagen de la Virgen del Carmen que hoy preside el templo, enviaron una foto de la benefactora y que su rostro fue realizado a imagen y semejanza. Sea cierto o no, lo real es que nos legó mucho más que un rostro, nos legó una leyenda y una tradición hermosa y un día para celebrar más allá de lo religioso, una tradición que ha penetrado tan profundamente que el 16 de Julio se proclamó en 1952 como Día del Rodense, no ausente, como sucedió en otros lares, sino de los rodenses presentes, lo que no excluye a los que están lejos por necesidad o propia voluntad. Como buena madre, Rodas acoge en su seno a todos sus hijos, incluso a los pródigos y a aquellos que habiendo nacido en otras tierras se han aplatanado aquí.

Este 2020 será distinto, las circunstancias no nos permitirán unirnos físicamente pero lo haremos de manera virtual. Por medio de las redes sociales convocamos a todos, rodenses de sangre y espíritu, a congregarnos para trabajar por una Rodas mejor, próspera y creciente en medio del concierto de pueblos y ciudades de Cuba, para gozo de todos en torno a nuestro universo de historia y tradiciones.

*Escritor. Presidente de la sección de Base de la Unión de Historiadores de Cuba en Rodas.

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Un Comentario en “Apoteosis de Rodas

  • Avatar
    el 17 julio, 2020 a las 11:56 am
    Permalink

    Felicidades a todos los rodenses por este día, una celebración diferente pero unidos, con disciplina, vendrán otras celebraciones. Día del rodense.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir