Zenayda tiene ángel…, y también subsidio

0
852
Zenayda Santos Curbelo es una de las casi 400 personas beneficiadas en Abreus por un noble programa de la Revolución, destinado a respaldar a los necesitados, sin reparar en edad, sexo, raza ni ningún medidor. /Foto: del autor
Zenayda Santos Curbelo es una de las casi 400 personas beneficiadas en Abreus por un noble programa de la Revolución, destinado a respaldar a los necesitados, sin reparar en edad, sexo, raza ni ningún medidor. /Foto: del autor

Es una anciana maravillosa, dueña de un particular gracejo, quien a todo le extrae motivos de conversación y de cada cosa posee su anécdota particular. Lleva la bondad en los ojos y porta un ángel que la hace entrañable para quienes la tratan ocasionalmente o aquellos que interactúan con ella a diario.

Zenayda Santos Curbelo, vecina de la circunscripción No. 1 del consejo popular Abreus, enclavado en la cabecera del municipio homónimo, en la provincia de Cienfuegos, resulta, a pesar de sus 85 años, una cederista activa, que motiva y se motiva por los problemas de su cuadra.

Cuando se desempeñaba como presidenta de su CDR, labor cumplida por largo tiempo, ella siempre priorizaba las necesidades de sus vecinos por arriba de las suyas; aunque su vivienda –muy deteriorada–, ya le estaba pidiendo a gritos que intercediera por ella.

“Al fin, un día me decidí. Fue en el momento cuando ya no aguantaba una gotera más sobre mi cabeza. Planteé mi situación e informé a mi delegada que la casa se me estaba yendo a pique progresivamente. Yo era una anciana sola y no podía hacer nada. La atención y la respuesta fueron inmediatas, no tengo por qué decir otra cosa”, afirma.

Zenayda recibió un subsidio ascendente a 52 mil pesos por concepto de acciones de rehabilitación, lo cual le permitió adquirir los materiales para reconstruir su casa: “Parece otra, le cambié el techo, causa de tantas preocupaciones antes; le puse ventanas y puertas nuevas; le levantamos una meseta e hicimos un baño”.

Neyvis Acea González, delegada de su circunscripción, expresa que “el caso de Zenayda era algo que no admitía dilación: una anciana sola, con serios problemas de deterioro de las condiciones físicas del hogar”.

Dice la delegada que aunque eso no tiene que ver en nada para concederle el subsidio, sí quiere resaltar las condiciones humanas de Zenayda y su aptitud. “Gracias a ella, en mis asambleas de rendición de cuenta no falta nadie. Zenaydita toma el teléfono y llama a todos, y a los que no tienen les vocea”, dice.

De acuerdo con la información complementaria suministrada por Iván González Pajón, jefe del Departamento Técnico Integral de la Dirección Municipal de la Vivienda (encargado de atender el programa de subsidios), desde el 2012 –fecha de inicio– hasta hoy fueron entregados en Abreus 382 subsidios: para células básicas (comprende un espacio físico de 25 metros cuadrados donde disponer al menos de cuarto, baño y cocina), o destinados a acciones de rehabilitación o conservación. El monto asignado alcanza los 17 millones 450 mil pesos.

Zenayda es una de las casi 400 personas beneficiadas acá por un noble programa de la Revolución, destinado a respaldar a los necesitados, sin reparar en edad, sexo, raza ni ningún medidor.

Dejar respuesta