Yo sí tengo “uno”, pero…

2
676
Los equipos importados cuestan caro en el mercado internacional, y su vida útil depende del cuidado, mantenimiento y régimen de explotación./Foto: Darilys Reyes

Sin lugar a dudas, el potencial de viajeros desde y hasta el reparto de Pastorita, en la ciudad de Cienfuegos, es de los más privilegiados en disponer del transporte urbano. Con el reordenamiento de ese servicio en la Perla del Sur,  a la ruta se le sumaron otras como la 6, 200, 207, con sus respectivos ruteros, además de las complementarias Reina-Estadio, Buenavista, Centro Especializado Ambulatorio (CEA) y Psiquiátrico, todas con salida y retorno a la Expedición de Cuatro Caminos.

Por supuesto, las mayores ventajas para los pobladores de la comunidad, por frecuencia y destinos, lo tienen la “1” y la “6”, pues, por una parte, sus recorridos incluyen las vías interiores del reparto y, por la otra, rinden itinerarios de interés colectivo, como son O’Bourke-Prado-Bonneval-Punta Gorda, la primera; y Calzada-Prado-Santa Cruz-Gloria-Calle 51 A (Hospital y complejo de la Salud-Junco Sur), la otra.

Dicen que “de buenas intensiones está empedrado el camino del infierno”, pero no es precisamente el rumbo para el mundo de las tinieblas ni el material pétreo los que plagan de obstáculos el trayecto; más bien se trata de los profundos baches en algunos puntos de las vías de la barriada de O’Bourke (acrecentados allí de manera puntual), calle 37 (frente a la emisora Radio Ciudad del Mar), avenida 20 y los badenes cerca de la Universidad, los que de hecho causan perjuicios al parque de ómnibus.

Por lo general, las guaguas de la ruta 1, tanto de la marca china Yutong como las criollitas Diana, transitan por esas arterias repletas de pasajeros, y son tantos los huecos en ciertos lugares, que apenas los choferes pueden sortearlos.
Desde luego, el mal no es exclusivo de la “uno”; en otras calles y avenidas por donde circulan las también llamadas “locales”, están presentes  las indeseables depresiones asfálticas.

“Cuando caemos en un hueco, aun atenuado por el frenado del vehículo, el sistema de amortiguamiento sufre, como también el motor, que debe hacer un esfuerzo extremo de su potencia para salir del hoyo”, comenta el experimentado chofer de la “uno”, William Montero González, con más de una década de trabajo detrás de timones de guaguas.

El Estado invierte cuantiosos recursos monetarios en mejorar cada vez más el servicio de transporte de pasajeros, tanto urbano como nacional. Los equipos importados cuestan caro en el mercado internacional, y su vida útil depende del cuidado, mantenimiento y régimen de explotación.

La situación del mal estado de la infraestructura vial, en sentido general, afecta tanto a esta provincia como al resto del país. Se sabe que existe un programa de reparación, aunque con limitado alcance por el déficit de mano de obra especializada, equipos y también del material asfáltico.

Sin embargo, pienso que vale la pena revisar al detalle los recorridos de las rutas locales, y accionar con prontitud, ya con el recurso ideal o con otras alternativas como el hormigón o rellenos de piedras, antes de tener que parar un ómnibus por avería de partes o todo su tren de rodaje.

2 Comentarios

  1. La ruta mas mala de Cienfuegos es la 5, siendo Tulipán el barrio mas grande de Cienfuegos, a demás la ruta recoge personal de la Juanita y llega hasta los pilotos. la guagua que tiene es una Diana.. porque no poner una grande para que pueda transportar mas cantidad de pasajeros y no tengan que quedarse tantos en las paradas o bajar el tiempo entre recorrido.

  2. Saludos. Es un minimo de inversion lo que se necesita, apenas medio salario diario de un trabajador para sustituir el letrero de Habana por el de CIENFUEGOS! Un abrazo

Dejar respuesta