Yanela, la historia de una médica de Cienfuegos y su lucha personal contra la Covid-19

Todo comenzó el 24 de marzo de 2020. Quizás antes, el día 11, o más atrás en el tiempo, en el último diciembre, cuando el SARS-CoV-2 entró a la raza humana por la provincia china de Wuhán para sacudirla con la pesadilla de una terrible enfermedad. Desde entonces, el mundo ya no es el mismo y casi cada rincón guarda una historia por contar. La doctora cienfueguera Yanela Armenteros Suárez tiene la suya y comenzó en la mañana del 24 de marzo. Ese día marcó el inicio de la lucha personal de esta cienfueguera contra la Covid-19.

Cuatro días antes, había atendido en la Clínica Internacional de esta ciudad a una paciente croata llegada a Cuba desde Alemania, que presentaba síntomas de la dolencia. En concordancia con el protocolo, la remitió a un centro de aislamiento. La visitante extranjera resultó positiva y ello hizo que también Yanela fuera aislada. El día 27 recibiría la confirmación: se había contagiado.

“Ha sido una experiencia única, como la de todos mis compañeros. Al inicio, cuando me dieron la noticia de que era positiva a la Covid-19 me sentí muy deprimida. Solo pensaba en mi hijo, mis demás familiares, y mis compañeros de trabajo de la Clínica Internacional, ya que en ese momento te gana un sentimiento de culpa enorme. Ese primer día me sentí muy mal, preocupada por si alguno de ellos resultaba positivo”, me comentó Yanela en una breve conversación vía on line.

Natural del municipio de Lajas, la joven galena se encuentra hospitalizada en el  área de cuidados médicos del hospital militar Dr. Mario Muñoz Monroy, de la ciudad de Matanzas, donde mantiene una evolución satisfactoria. La frescura de 29 años, la fe en que todo saldrá bien, la confianza en sus colegas y el saberse aguardada por su pequeño hijo de cinco años, su esposo y el resto de la familia, le infunden aliento, le mantienen el corazón alegre, algo que en casos tales constituye un remedio sin igual.

“Al llegar aquí a la sala era una más. Todos contábamos nuestras anécdotas sobre el contagio. Pasé días difíciles. Los principales síntomas me comenzaron al cuarto día del ingreso, pero los superé, siempre pensando en mi niño.

“Al pasar el tiempo y ver que todos mis contactos resultaron negativos me puse muy contenta. De ahí los deseos enormes de terminar bien el tratamiento para regresar a casa”.

Yanela se aferra a su optimismo y espera con ansiedad el día en que pueda salir de alta. /Foto: Redes Sociales de la entrevistada.
Yanela se aferra a su optimismo y espera con ansiedad el día en que pueda salir de alta. /Foto: Redes Sociales de la entrevistada.

Si un recuerdo grato guardará la doctora lajera de esta prueba que ahora atraviesa será la del equipo médico que la atiende en el “Mario Muñoz”. Para ellos, sus palabras llevan el matiz de la gratitud sin reservas.

“El trato de los médicos ha sido excepcional, desde el primer día. No tengo palabras para agradecer sus atenciones: el Dr Frank Abel, médico clínico intensivista, quien se encuentra al frente de la sala, un ser ejemplar y excelente profesional, con una inmensa sabiduría, y a pesar de las largas horas con nosotros, siempre nos muestra su sonrisa para hacernos mejor los días; el Dr. Reinier, médico residente del grupo del Dr Frank Abel; enfermeros como Salvador, Leo, Norberto y ‘Camagüey’, como le llaman sus compañeros, quienes dan lo mejor de su parte, ya que no solo realizaban labor de enfermeros, sino también de roperos y cantineros, como les decíamos con cariño”.

Yanela se aferra a su optimismo y espera con ansiedad el día en que pueda salir de alta y “poder ver a mi hijo de cerca, a mi esposo, mi hermano, mis padres y el resto de la familia. Y espero sentirme bien para continuar mi labor como médica, sin ningún tipo de problemas”, confesó.

No faltaron en la charla las frases de agradecimiento a parientes y amigos que han mostrado afecto y preocupación en estos días difíciles. “He recibido llamadas y mensajes de todas partes del mundo, y eso me ha ayudado también a levantar mis ánimos”, expresó.

Es gracias a ese talante que Yanela no deja de compartir fotos y expresiones en sus perfiles, el que inflama su deseo de vivir, sonreír, regresar al Guayabal, el barrio lajero que conoce sus pasos desde hace 29 años y donde la aguardan el abrazo de sus padres Pepe y María, su esposo Luis y su pequeño príncipe Luis Eduardo.

Yanela está de alta médica en su natal Lajas

En la tarde del jueves fue dada de alta la Dra. Yanela Armenteros, segundo caso de COVID-19 detectado en Cienfuegos. Ahora estará 14 días en aislamiento en su casa. Enhorabuena, ya suman 4 altas de casos de la provincia.

Yudith Madrazo Sosa

Yudith Madrazo Sosa

Periodista y traductora, amante de las letras y soñadora empedernida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir