Y la fragata principal despliega velas

0
499
Ray Charles, otra vez bujía de los Marineros. /Foto: Carlos Ernesto

Otra vez nos llegamos hasta el estadio Luis Pérez Lozano, donde los futbolistas de la primera categoría también ultimaron detalles de cara a su Campeonato Nacional, el cual dará inicio este lunes.

Recordemos que en la última edición del certamen balompédico cubano, los Marineros retornaron a su habitual senda victoriosa, y lograron clasificar a la fase decisiva del torneo, en la cual, a la postre, finalizaron en el quinto lugar del país.

Nuevamente Frank Pérez Espinosa llevará las riendas del plantel, ahora acompañado en el cuerpo de dirección por el preparador físico Liosbel Lara y el entrenador de porteros Máximo Iznaga. Un grupo de 31 jugadores, provenientes de cinco municipios, encararon la preparación con vistas al ya inminente evento. Para los técnicos, la motivación que reina entre sus discípulos constituye la principal fortaleza de la selección.

“En materia de cumplimiento de los objetivos trazados la historia se repite una y mil veces, nos cuenta Frank. Volvimos a chocar con los problemas históricos de la cancha, debido al exceso de hierba y la falta de un sistema de regadío. Pero en sentido general los muchachos se han entregado con todo y eso ha permitido que lleguemos a este punto en muy buena forma. En el grupo prima la juventud, pero recuerda que ya muchos de estos atletas cuentan con la experiencia de la pasada campaña, por lo que hoy se muestran más confiados y maduros sobre la cancha. Además, una gran cantidad de estos jugadores ha integrado selecciones nacionales de diversas categorías”.

Máximo Iznaga, otrora cancerbero extraclase del fútbol cubano, se siente satisfecho con el trabajo realizado por los porteros. “El año anterior las dos principales figuras apenas ascendían de la categoría juvenil, por lo que en la segunda etapa incorporamos como refuerzo a uno más experimentado. Pero la situación ha cambiado, y hoy confiamos totalmente en los nuestros”.

Varios de los futbolistas integraron el equipo Sub-23 del territorio, y ahora aúnan esfuerzos con algunos “veteranos”, que reciben con agrado la incorporación del mayabequense Alejandro Portal y el matancero Jhonatan Ramírez, quienes ya habían vestido la casaca marinera en la lid precedente.

“Lo esperaba y lo deseaba –confiesa Portal. Siempre estuve al tanto de la solicitud de refuerzos y agradezco a los cienfuegueros por volver a confiar en mí. En la pasada campaña nos fue muy bien, por lo que ahora el compromiso es mayor, ya que la mentalidad ganadora está presente en cada uno de los miembros del equipo. Por cierto, es una excelente mezcla de juventud y experiencia, así que pueden llegar agradables sorpresas.

“El cuerpo de dirección me ha encomendado una tarea bien difícil: suplir la ausencia de Yordan Santa Cruz, jugador que hoy cumple un contrato en República Dominicana y el que considero un excelente futbolista. Pero aquí estamos, dispuesto a darlo todo por esta franela y conseguir un buen resultado”.

Ray Charles Herrera, una de las bujías indiscutibles del once de casa, considera que “más que refuerzos, ya ellos son dos cienfuegueros más. Las relaciones con ellos no pueden ser mejores, por sus virtudes tanto dentro como fuera del terreno. Claro que estamos contentos porque otra vez estén con nosotros”.

El DT ratifica esa afirmación, cuando agrega que “ambos tienen una alto nivel y nos pueden ayudar mucho. En el caso de Portal está considerado uno de los mejores jugadores del fútbol cubano actual”.

Neisser Sandó, otro de los talentosos, reconoce que, a pesar de su juventud, tiene gran responsabilidad en la nave. “Por mi posición y como parte del equipo nacional, soy consciente del liderazgo que me exigen, y acepto el reto como el resto de mis compañeros”, expresa.

Para beneplácito nuestro, uno de los “históricos” se estrena como capitán del elenco. “Me sorprendió, pues en todos mis años de jugador jamás había vivido esa experiencia –nos dice el incombustible Reinier ‘Coco’ Cerdeira. Pero los muchachos confiaron en mí y me han apoyado desde el inicio. Me siento muy bien y creo que estamos en presencia de un plantel más sólido. Vamos por todas para dar el alegrón que la afición espera, y nosotros mismos necesitamos”.

Al habitual mal estado de la cancha se han sumado ahora nuevas limitantes, como la imposibilidad de completar el trabajo de fuerza en la playa, y la inestabilidad en el hospedaje de la Residencia Deportiva.

“Por problemas de combustible no pudimos completar lo planificado en la arena, mientras que en el Hotel Deportivo no tenemos garantías, pues ante cualquier evento nos sacan de allí. Por eso volvemos a pedir a gritos se soluciones el tema de la Academia de Fútbol, la cual aseguraría la estancia de nuestros atletas”, comenta Pérez Espinosa.

El debut de los Marineros será frente a Camaguey, sede del Grupo B, donde también dirimirán acciones los onces de Isla de la Juventud y Pinar del Río. La primera etapa del Campeonato Nacional constará de dos vueltas, con sistema de todos contra todos y dos días de descanso entre los partidos. Luego los integrantes de la llave se trasladan hacia Cienfuegos para repetir la historia, a partir del 21 de marzo. Los dos primeros planteles de cada una de las tres llaves eliminatorias ganarán su boleto para la fase final.

“Es un grupo complicado, pues Camaguey es el subcampeón de Cuba, y Pinar del Río, aunque alejado hace un tiempo del primer nivel, atesora una gran historia en este deporte. Por su parte, La Isla es de esos conjuntos que siempre batalla hasta el minuto final. Pero confiamos en nuestros muchachos, y el objetivo es clasificar”, asegura Frank.

“Iremos paso por paso. Hay calidad y talento suficiente para lograr la clasificación y luego ir en busca del podio”, sentencia el “Coco” Cerdeira, mientras Máximo reconoce que “la verdad la dice el terreno de juego y tenemos que esperar a que comience la competencia. Lo que sí es un hecho que contamos con jugadores que pueden ser capaces de devolver a Cienfuegos a los planos estelares”.

Yordan Santa Cruz, el gran ausente en la nave. /Foto: Carlos Ernesto

Dejar respuesta