Xoconostle, superalimento del sistema inmune

Uno de los símbolos más notables de la nación méxicana es el nopal, a tal punto que está presente en la bandera de ese país. Solo de ver un paisaje donde aparezca la peculiar chumbera  resulta suficiente para identificar la geografía azteca. Tal vez muchos no conocen que el fruto de ella, el xoconostle, se ha hecho muy popular en tiempos de la Covid-19, dadas las insuperables propiedades nutricionales, y no pocos entendidos en la materia lo consideran el superalimento del sistema inmune.

El nombre de la fruta proviene del náhuatl xoco, agrio y nochtli, tuna, es decir, tuna agria. Entre sus cualidades sobresale las de ser semiseca, apreciada por su sabor ácido y consistencia firme. La emplean como verdura en distintos guisos. Con este nombre se identifican principalmente a las variedades Opuntia joconostle, también conocida por duraznillo, y Opuntia leucotricha.

Fruta para apreciar

La pulpa comestible del xoconostle tiene altos niveles de fibra soluble y ácido ascórbico. Incluso, en niveles superiores al mango o la uva. Su proporción de vitamina C es superior al de la mandarina, la manzana y el plátano. En general, esto puede traducirse en una buena digestión (gracias a las fibras solubles) y protección contra enfermedades respiratorias.

Por otro lado, el alimento contiene compuestos fenólicos y flavonoides, así como carotenoides y betalaínas. Ello se traduce en una mayor defensa de las células contra la oxidación, que puede desencadenarse en el surgimiento de enfermedades degenerativas, así como en la prevención de cáncer y hasta de enfermedades cardiovasculares.

La dosis de vitamina A proporcionada por este alimento favorece la reproducción de glóbulos blancos, condición que contribuye en buena medida a fortalecer el sistema inmunológico de la persona, muy a tono con las defensas para enfrentar patógenos y virus como el SARS-CoV-2, causante del nuevo  coronavirus a escala global.

Del mismo modo, su rico contenido de vitamina K, ayuda considerablemente al sistema circulatorio, cuyo impacto se manifiesta en una mejoría en la coagulación de la sangre.

En tanto, la combinación de sus nutrientes ayudan al cuerpo a acelerar la cicatrización y la reparación de cartílago, además ayuda a regenerar piel, tendones y ligamentos. Por otro lado, disminuye la presencia de colesterol malo y controla los triglicéridos de la sangre, lo que proporciona una buena salud arterial; luego, ideal para prevenir accindentes cardiovasculares.

Asimismo contiene los minerales esenciales que el organismo necesita, pues en el están presentes el calcio para fortalecer los huesos y magnesio, productor de energía. El potasio del xoconostle disminuye los efectos negativos de sodio, mientras el hierro deriva en las proteínas (hemoglobina y mioglobina) que transportan el oxígeno. Por último, el cobre  ayuda a la formación de glóbulos rojos.

En ciertos lugares de México la planta se ha usado para tratar diabetes tipo 2. Esto debido a su alto contenido de un compuesto llamado cladodio, el que puede disminuir la absorción de los carbohidratos.

Hábitat natural y algo más

El xoconostle abunda en estados como Coahuila, Zacatecas, Jalisco, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Estado de México e Hidalgo. A diferencia de la tuna verde, que es dulce, tiene una cáscara delgada y puede mantenerse a punto unos tres meses después de caída del nopal en donde crece.

El fruto que nos ocupa es ácido y a veces un poco amargo, tiene una piel mucho más gruesa y eso permite mantenerse en buen estado para consumirse por años. Precisamente, la sustancia denominada betalaína es la responsable de su característico tono rojo encendido, amarillo o naranja.

La fruta fortalece el sistema inmunológico de la persona, muy a tono con las defensas para enfrentar patógenos y virus como el SARS-CoV-2. /Foto tomada de Internet

Se le usa mucho en salsas, aguas frescas, así como en jugos y hasta moles. La fruta contiene de 2,2 a 3,4 gramos de proteínas por 100 gramos de pulpa seca y de 2,2 a 3,4 g de grasa. Además, provee de 4,8 miligramos de sodio por 100 g de producto seco, así como 1,7 ml de potasio.

También conocida como tuna, la planta está formada por unos tallos gruesos, ovales, chatos y modificados, uno de los principales componentes de la cocina mexicana desde hace siglos. y que por sus propiedades culinarias gana cada vez más popularidad entre europeos y estadounidense.

Durante la primavera aparecer floraciones atractivas en los bordes de los tallos, de las cuales nacen deliciosas frutas de cacto con forma de pera que pueden llegar a medir aproximadamente cinco centímetros de diámetro y pesar de 75 a 100 gramos cada una.

Pero el nopal es mucho más

Una investigación llevada a cabo en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional de México asegura que el nopal es un agente hipoglucemiante, incrementa los niveles y sensibilidad a la insulina que disminuye significativamente los valores de glucosa en la sangre casi en un 18 por ciento.

En la ciudad italiana de Sicilia muchos la utilizan en la medicina tradicional. Científicos de esa nación realizaron tratamientos con nopal en animales de laboratorio antes de la inducción de úlceras gástricas y encontraron que este pre-tratamiento ofrecía una acción protectora contra las úlceras, probablemente por el mucílago presente en la planta.

Recolección del nopal con fines comerciales en plantaciones de México. /Foto tomada de Internet

Por otra parte, el consumo del xoconostle es recomendado para quienes necesitan bajar o controlar su peso debido a que la fibra dietética insoluble contenida en la planta absorbe agua y acelera el paso de los alimentos por el tracto digestivo, impidiendo o retrasando la absorción de azúcares.

También posee antibióticos naturales por lo cual la aplicación de cataplasmas de pencas de nopal tiene efectos benéficos en heridas e infecciones de la piel; mientras que en el mercado cosmético se encuentran jabones, mascarillas, cremas limpiadoras y medicamentos naturistas a base de la tuna.

Las múltiples propiedades nutricionales y medicinales del nopal lo hacen uno de los ingredientes más útiles en la cocina para crear platillos y degustaciones. En la cocina mexicana y centroamericana en general, la suculenta tienen un gran protagonismo tanto en desayunos, sopas y hasta en la parrilla, siempre retirando previamente sus espinas con un pelador o cuchillo ya que estas no son comestibles.

Quienes gustan eliminar la baba del nopal antes de consumirlos pueden ponenerlo a reposar en un recipiente con sal y agua por 30 minutos después de lavados y cortados y al cocerlos le agregan una cucharadita de vinagre.

Y aunque es muy sabroso y se considera seguro en cantidades alimentarias, su consumo debe tener límites pues grandes cantidades pueden provocar efectos colaterales como diarreas, nauseas, dolor de cabeza y frecuencia de las deposiciones.

A quienes deseen consumirlo como medicamento, los especialistas recomiendan pelar y picar en forma de cápsulas y consumir dos de ellas con un vaso de agua antes de las comidas.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir