Vuelos prohibidos: Cuba “explicada” en aeropuerto | 5 de Septiembre.
vie. Dic 13th, 2019

Vuelos prohibidos: Cuba “explicada” en aeropuerto

Vuelos prohibidos (Rigoberto López, 2015) representa la versión Dora la Exploradora del “fenómeno cubano” para extranjeros curiosos, pueriles e ingenuos como los niños del cartoon; la hermenéutica en clave power point caramelo de la “singularidad nacional”; la desvirtuación de una receta de Nitza Villapol con su tilín de retama y miel de abeja para compensar.

Es la explicación simplista, de oportunidad y apurada, vamos, que le daríamos en plan cachondos y tras tres copas de Bordeaux 2004 a cualquiera turista que intentamos levantar para una one-night stand, mientras conversamos en el aeropuerto Charles de Gaulle, damos luego un paseíllo por París y hacemos finalmente el amor en el Novotel a la espera de la reanudación de los desplazamientos al Caribe de Air France. Muchos hemos pasado por la experiencia del personaje central cubano del filme, al menos en tren o hasta en Yutong, y cumplimos la faena en el baño o hasta en el asiento, pero sin tanta verborrea. Un polvo viajero no precisa volumen de retórica semejante. Ya no son los tiempos sufridores del joven Werther.

Pero, comentarista, no sea vulgar, incurre usted en craso error. Nuestro criollo fotógrafo protagonista se enamora de verdad de la francesa y ella es hija de un cubano que hizo contacto carnal con su madre gala más tres décadas ha. La europea con raíces locales necesita dicho acto de traducción del entorno patrio para no iniciados y el fotorreportero de La Habana está dispuesto a proporcionárselo. Usted no advierte la lírica de la relación; además, pierde por completo de vista la dimensión de las palabras de Paulito FG. A la exhibición de semejante clarinada en derredor del ser nacional debían enviar emisarios desde el Paraíso nuestros Lezama, Virgilio y Don Fernando. Compréndalo.

Gracias, lector imaginario, ya me entero. De todos modos, le comparto mi opinión personal: una película como Vuelos prohibidos, con guion de base profundamente menor, mal narrada y dirigida, peor actuada, supone involución ostensible en la línea de desarrollo de una ya de por sí bastante maltratada pantalla nacional. Resulta desaguisado mayor soltar a hablar a un improbable como actor Pablo Fernández Gallo con cara de carnero degollado durante buen trecho de los noventa minutos, sin transiciones dramáticas, sin recursos de ningún tipo encaminados a mesurar, equilibrar, densificar el contenido informativo subjetivizado que la película desparrama en la pantalla con urgencia seminal de un recluta venido de pase.

Todo este Iguazú de elucubraciones envuelto en parrafada sin freno a lo Speed o Unstoppable sabe a discurso sobadísimo. Aclaremos: el cuerpo dialogístico sobre el cual queda estructurado no causa asombro o inquietud alguna en virtud de su presunta crítica política (quien así lo piense no tiene ni la menor idea de cuanto está pasando en la creación cubana desde hace años), sino por su ausencia de sentido común ante el ridículo. Son dos cosas sin relación alguna. Además, a cada línea de impugnación aquí viene colgada otra de identificación puesto que, caramba, somos únicos, fascinantes, bla bla bla…

La incorrecta dirección actoral del filme, tendente a hacer más visibles las majaderías manifiesta de un casting cubista, provoca el hundimiento incluso de actores de la precisión de Mario Balmaseda y Daisy Granados en su suerte de apariciones especiales. El primero, en el rol del padre de la europea Monique (Sanâa Alaoui), asume grimoso rol, el cual no se cree ni gestiona ni por dos fotogramas, porque esto sencillamente no se puede metabolizar.

Al realizador Rigoberto López nuestro cine le debe un documental básico como Yo soy del son a la salsa (1996), que cada cubano debe ver y justipreciar. Solo por dicha obra este hombre pasará a la historia y merece mi respeto de espectador. En cambio, su capítulo dentro del apartado de ficción -también incluyente de la olvidable Roble de olor (2003)-, ningún punto de contacto artístico observa con el área creadora que lo legitima como autor.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share