Volley de Playa en Cienfuegos: Una de arcilla… y ninguna de arena

La clasificación de una pareja de cienfuegueras a la final del campeonato nacional de voleibol de playa motivó nuestro acercamiento a esta disciplina, a sabiendas de que hoy se encuentra bien distante de sus años de esplendor. Baste señalar que el año anterior Cienfuegos se mantuvo en la retaguardia, al quedar en el puesto 15 de los Juegos Escolares y el 16 de la competencia juvenil. Por ese motivo visitamos la EIDE Provincial Jorge Agostini, donde se preparan nuestros representantes en su ¿terreno? de prácticas.

Once atletas integran la matrícula actual en la escuela deportiva y cuatro son los entrenadores. En estos momentos ningún cienfueguero integra escuadras nacionales de la disciplina y tampoco existen alumnos evaluados como Perspectiva Inmediata.

Daisy Trujillo funge como comisionada en el llamado deporte de la malla alta, y con ella iniciamos nuestras indagaciones. “Consideramos que hoy ha habido un ascenso con respecto a años anteriores, el cual está dado por el nivel científico que han alcanzado los entrenadores que tenemos frente a estos equipos. Sin embargo, el aspecto material nos golpea sobremanera. Es algo que influye y determina en el nivel deportivo que exhibimos. Existe falta de topes y reducida matrícula, pero, sin dudas, la mayor limitante radica en la situación de los terrenos, algo fundamental. Los que tenemos no cuentan con las condiciones requeridas”.

Las pésimas condiciones de entrenamiento saltan a la vista. Ante la ausencia de una cancha idónea para la práctica de esta modalidad, los atletas y entrenadores hacen peripecias sobre un rectángulo de arcilla, bien alejado de los requerimientos del voleibol de playa.

“Imagínate, hay que trasladarse o a Rancho Luna o hacia algunas playitas por aquí cerca, pero que carecen de medidas y del nivel que realmente se necesita para la práctica de este deporte, aclara Daisy. Es algo complejo, porque aunque somos una ciudad con muchas playas, no todas reúnen los requisitos. Así y todo, es la única vía que tenemos para poder mejorar los resultados, ya que después llegan a la competencia y como no han tocado la arena, se hacen muy difíciles los desplazamientos, porque las superficies no son iguales, no es lo mismo desplazarse en arcilla que en arena.

“Además, la arcilla lógicamente es favorable para la aparición de lesiones. Este es un deporte de muchos lanzamientos, y ahí aparecen los rasponazos, las heridas, porque hay muchas piedras. En verdad tenemos un nivel de insatisfacción en ese sentido, pues los lugares que estamos alcanzando no se corresponden con el nivel que tenemos ni con las posiciones alcanzadas por la provincia tradicionalmente. Siempre hemos oscilado entre los ocho primeros y hubo momentos donde éramos asiduos en el podio, sobre todo en el masculino. Hoy estamos bien lejos de esa realidad”.

Al respecto opina Iván Mesa, entrenador de la categoría social. “Lamentablemente creo que somos la única provincia del país sin un terreno con las condiciones adecuadas para la práctica de esta disciplina. Entrenamos en arcilla, un terreno duro, superficie firme. Cuando vas a entrenar a la arena cambia el proceso de entrenamiento, los muchachos no se logran adaptar, luego de varias semanas en una cancha incómoda e irregular, y eso dificulta el trabajo, fundamentalmente la defensa, esencial en esta modalidad. Tienes que dedicar entonces toda la jornada en la playa a la defensa. Sin dudas abogamos por una cancha, ya que asistimos a las competencias en inferioridad de condiciones respecto a otras duplas del país. Pero así mismo nos mantenemos trabajando, ya que Cienfuegos tiene historia en el voly de playa, con campeones nacionales incluidos. Hacemos un gran esfuerzo. A veces aprovechamos alguna base de entrenamiento de los escolares en Rancho Luna y nos sumamos a ellos. Te aclaro que casi siempre el transporte corre por nuestra cuenta”.

Más leña al fuego llega con las palabras de Alieski Vives, entrenador del apartado escolar. “Claro que es un riesgo, en estos momentos dos chicas del equipo se encuentran lesionadas. Una, incluso, estará en el quirófano, la otra, se encuentra con una pierna enyesada por una caída tratando de salvar un balón, la que le provocó fractura de rodilla”.

Y no podía faltar el parecer de Débora Acea, quien junto a Yadira Pérez protagonizó la proeza de clasificarse a una final nacional. “Es totalmente difícil. En la arena es donde obtenemos la preparación física óptima y aquí las condiciones son horribles. Estamos propensas a todo tipo de lesiones y no aparece la solución. Aún así le estamos dando resultados al territorio; de verdad no entiendo por qué no nos merecemos un terreno que valga la pena”, se cuestiona la atleta.

“Realmente, en cierto modo, contamos con el apoyo de nuestras autoridades, pero nos falta un empujón, sobre todo con el tema de la arena. Eso es lo indispensable en el voleibol de playa y en otros deportes afines. Si no se practica dentro de la arena los resultados seguirán siendo malos, y de ellos depende la evaluación final de cada deporte”, sentencia la comisionada.

En medio del adverso panorama es aplaudible la inclusión de Débora y Yadira para la Copa Cuba, etapa decisiva del campeonato cubano que desarrolla sus acciones durante esta semana.

“Es una pareja que se conformó de momento. Débora ya con experiencia en otros torneos, pero Yadira sí era una jugadora netamente de la modalidad de sala. Sin embargo, trabajaron mancomunadamente, con tesón, se compenetraron muy bien y el resultado salió. Clasificamos de sextos, pero ya el hecho de estar en una final es sin dudas un gran paso de avance”, asegura Mesa, preparador de la dupla.

“Estoy orgullosa y contenta, a pesar, disculpe que lo vuelva a repetir, de las pésimas condiciones de entrenamiento. Esperen lo mejor de nosotras y una buena ubicación”, dijo Débora.

Por su parte, Daisy califica su actuación como “el inicio de un nuevo ciclo. Hacía muchos años que nosotros no participábamos en una final, sobre todo en el sexo femenino, donde tradicionalmente el trabajo se nos ha hecho más difícil. Hoy estas niñas son la imagen de los escolares y de los juveniles y ellos se ven reflejados en estas muchachas que asisten a una final nacional. Eso ya las ubica entre las 16 primeras parejas del país”.

Aunque van en contra de la lógica, las aspiraciones cienfuegueras son sumamente ambiciosas, pues intentarán ubicarse entre las ocho provincias de vanguardia durante las citas veraniegas correspondientes a los Juegos Escolares y Juveniles.

Alieski apuesta por sus discípulos. “La motivación es alta y existe en todo el grupo un buen estado psicológico. Hay un compromiso por quedar entre los ocho primeros. Nuestra mayor fortaleza está hoy en la pareja femenina, que ya cuenta con experiencia del año anterior. Confiamos en que podemos llegar lejos”.

“Estamos luchando por recuperar el terreno y se está trabajando fuertemente para eso. Atletas y entrenadores son conscientes de que necesitamos rescatar nuestro lugar”, finaliza Daisy.

Carlos E. Chaviano Hernández

Carlos E. Chaviano Hernández

Periodista y Director de programas de televisión.

2 Comentarios en “Volley de Playa en Cienfuegos: Una de arcilla… y ninguna de arena

  • Avatar
    el 17 mayo, 2017 a las 2:24 pm
    Permalink

    Caramba, Cienfuegos y las paradojas. De cara al mar y lo que encuentras en las pescaderías es claria, tenca y amura. Todo de río o embalses. Mariscos, cero punto y tanto…, para no ser absoluto. Ahora esto. ¿Costará tanto trabajo rellenar ese espacio con 2, 3 o 4 camiones de arena lavada de Arimao? Me parece mejor opción que el pedregal donde entrenan esos muchachos. ¡Por Dios!

    Respuesta
    • Leyaní Díaz Hernández
      el 17 mayo, 2017 a las 3:39 pm
      Permalink

      No cuesta ningún trabajo rellenar dos o tres caminos de arena y traerlos para los terrenos de volley de playa. En un principio estuvieron en la plaza de la ciudad, ahora es arcilla dura en la EIDE de Cienfuegos. Los atletas que hoy entrenan en la base podrían ser los futuros atletas olímpicos del volley de playa, ¿llegarán si apenas tienen resultados en los Juegos Escolares y Juveniles? Los profesores se esfuerzan mucho, van por sus medios a Rancho Luna y hacen bases de entrenamiento allí, topan con Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila… pero necesitan lo mínimo aquí, hacer un buen entrenamiento en un terreno adecuado es el primer paso para formar a un buen atleta, es el espacio donde practicar lo que enfrentarán en una competencia. Ni hablar de las lesiones, las caídas, los rasponasos, es imperdonable, no hay justificación.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir