Voleibol en Cienfuegos: Magos de balones y huecos
lun. Nov 18th, 2019

Voleibol en Cienfuegos: Magos de balones y huecos

Lejísimo estaba la madera empleada, pino de tercera, de ser la idónea para una instalación de este tipo. / Foto: Darilys Reyes Sánchez

Lejísimo estaba la madera empleada, pino de tercera, de ser la idónea para una instalación de este tipo. / Foto: Darilys Reyes Sánchez

“Tiempo al pino” fue la última línea de Los “pininos” del tabloncillo de la Eide —publicado aquí el 3 de febrero de 2017— tras la lesión del atleta juvenil Eison Brown Baute, al partirse una tabla durante el entrenamiento, a solo un mes de protocolares reinauguraciones. Dos años y cuatro meses después, ¿queda mucho por explicar?

Lejísimo estaba la madera empleada, pino de tercera, de ser la idónea para una instalación de este tipo. Desde entonces los muchachos se quejaban de la resbaladiza superficie, tal cual hacen hoy. Y para quienes en aquella ocasión reclamaron a la prensa no valorar “el esfuerzo, el sacrificio”, los tablones que ahora “adornan” el piso son la mejor evidencia.

Los “pininos” del tabloncillo de la EIDE

“Nuestros entrenadores y jugadores son héroes, afirmaba la comisionada provincial Daisy Trujillo Presno. En la preparación general no hay problemas, pero todo se complica cuando toca la especial, dentro del terreno, con los complejos uno y dos (K1 y K2), recibo, ataque: los atletas tienen miedo a tirarse en una defensa, saltar e irse por un hueco… Igual ponen el extra; los entrenadores casi los obligan a hacerlo”.

No obstante, “varias muchachas no quieren saltar, porque otras se han lesionado, explicó Ricardo Guzmán Jiménez, a cargo del Juvenil femenino. En estos momentos tenemos a dos regulares afectadas y buscamos cómo suplirlas, en caso de que no puedan volver a tiempo”.

Mientras los parches amortiguan el proceso, vuelven al tema los cuestionamientos: “¿Quién vela por la calidad en la ejecución de las obras? ¿Quién se preocupa porque el dinero desembolsado se traduzca en beneficios a largo plazo y no en derroches de coyuntura? (…) También bastan para suponer que, en lo adelante, las arcas de la provincia precisarán sufragar otras ‘inyecciones’ como enmienda a lo mal hecho”. Para no repetirnos, así de textual lo expusimos en febrero de 2017.

BALÓN AL AIRE

Por si no bastara, otras malas matizan el contexto. “El estado con las pelotas es crítico, ¡CRÍ-TI-CO! Ningún equipo en Cienfuegos tiene y yo, como la máxima autoridad del deporte aquí, tampoco, sentenció la comisionada Daisy Trujillo Presno. De conjunto con nuestra Subdirección y la dirección de la Eide hicimos una gestión y conseguimos algunas ‘por fuera’ y las entregamos a la escuela, como paliativo.

“Ahora, cuando llegamos a la competencia, los demás territorios tenían y Cienfuegos no. Nuestra Comisión nos mandó el despacho correspondiente, nuestra asignación, incluso por municipios. Es una cifra bastante alta, con esa cantidad podíamos hacer muchas cosas. Y no sabemos dónde están. Desaparecieron por arte de magia”.

En busca de la cuantificación del envío, nos comunicamos vía telefónica con la Federación Cubana de Voleibol, que no puede “confirmar números”, por cuestiones estratégicas (¿acaso seguridad nacional?, pregunto) y no ser el lugar indicado para nuestras inquietudes, dijeron. Las respuestas estaban en la provincia —bastante obvio, ¿no?— y por ahí necesitábamos encauzar la investigación, recomendaron.

Extraoficialmente conocimos que acá debían llegar 364 balones destinados al voleibol. Por pauta, como oficialmente le llaman, 40 de ellos correspondían al alto rendimiento. “Nos han dado uno solo, con el que fuimos a la clasificatoria, insiste Ignacio Hernández Consuegra, responsable del Escolar masculino. Allí todos los rivales llevaron, alrededor de 20, menos nosotros”.

“En el resto de las provincias entregaron, añadía Ricardo Guzmán Jiménez. Porque además, son los balones de competir en los eventos nacionales y no estamos adaptados a ellos; los nuestros aquí están bajos de peso, en muy mal estado. No entiendo: a los municipios les dieron más y a los del alto rendimiento, solo uno”.

Según datos ofrecidos por José Luis Rodríguez Suárez, director de la Unidad Presupuestada de deportes en Cienfuegos, la Empresa Comercializadora del Inder (Ecinder) vendió a la provincia 286 esféricas en febrero del actual año. Por pauta, sacaron cinco para la Epef y en marzo efectuaron la venta a los municipios por el siguiente desglose: Cienfuegos (20 para sala y cinco para el voli de playa), Abreus (20), Rodas (20), Cruces (30), Palmira (20), Lajas (20), Aguada de Pasajeros (20) y Cumanayagua (30). Para la Eide, el alto rendimiento, no hay salida y en el almacén quedan 91, de acuerdo con las facturas.

“Esos 40 de la Eide no entraron, pero deben llegar, alegó Jorge Bauzá Escalona, subdirector de Actividades deportivas. No vinieron completos y es muy complicado para nosotros: tampoco podíamos quitárselas a los municipios, pues son nuestra base. Faltaron, como ves, la diferencia, no están completos. Hemos resuelto algunos para aliviar el problema, hasta que vengan los de ellos. Depende de otros factores que no puedo asegurarte como créditos, quizá deudas con Ecinder, no tengo certezas. Hay que seguir revisando”.

LA MAGIA

A pesar de los tantos pesares, la provincia tiene clasificados a los equipos Escolar masculino y Juvenil en ambos sexos para sus respectivos Juegos, en el mes de julio. Matanzas acogerá a los más pequeños y Pinar del Río a los mayores.

“Hoy peligra nuestra permanencia en primera división con el Juvenil masculino, pues nos llevan cuatro atletas, claves, para el Servicio Militar, aunque nos refuerzan los dos muchachos del equipo nacional (José Carlos Romero y Gustavo Bolaños), señaló la comisionada Daisy Trujillo. Nuestro objetivo es ubicarnos lo mejor posible; mas hay cosas que se nos van de las manos”.

El avance con los Escolares es prudente. “El año pasado no clasificamos, pues teníamos a un equipo de nuevo ingreso, explicó su entrenador Ignacio Hernández Consuegra. El objetivo era clasificar y una vez cumplido, luchar por obtener un buen posicionamiento. Ya para el próximo curso, el último de ellos en la categoría, podríamos aspirar a una medalla”.

“Cada día tenemos menos condiciones para mantener la práctica, y aún así continuamos con la misma fe, con el deseo de mejorar los resultados”, sentenció Ricardo Guzmán Jiménez, del Juvenil femenino. Entonces jugar, perseverar y hasta ganar, cuando desaparecen balones y aparecen huecos como en un espectáculo de prestidigitación, ¿no es acaso el mejor acto de magia que existe?

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share